microsoft-xbox-one-4842_610x407

 

Microsoft acaba de anunciar hace solo dos horas el nombre, el diseño final y algunos primeros datos definitivos sobre el software que acompañará el lanzamiento de su próxima consola de sobremesa a finales de este año. Xbox One, la sucesora de Xbox 360, ha sido presentada en las oficinas centrales de la empresa en Redmond como el futuro del entretenimiento, un intento de ocio total que combinará videojuegos, música, televisión, cine y comunicación online.

Había una enorme expectación por ver si Microsoft era capaz de superar las expectativas tan razonables sobre su nuevo sistema, toda vez que 360 se confirmó como un éxito en la pasada generación. Nada menos que quince títulos exclusivos verán la luz a lo largo del año siguiente a su lanzamiento, con ocho nuevas propiedades intelectuales. De los ya conocidos, el más importante de todos es sin duda Forza Motorsport 5, del que se han podido ver las primeras -e impresionantes- imágenes. Este título vino acompañado de otra sorpresa de Remedy, responsables del gran Alan Wake. El juego se llama Quantum Break, y parece seguir los pasos a nivel estético de Beyond: Two Souls, pero del que apenas se ha llegado a saber más. Por supuesto, los ya consabidos FIFA 14, NBA Live, Assassin’s Creed IV, Battlefield 4 y el Call of Duty de turno saldrán también junto con la consola, aunque estos serán títulos multiplataforma.

chrome-2013-05-21-10-07-48-56-610x325

Por otro lado, ha podido verse el mando de control, sobre el que ha gravitado buena parte de la conferencia llegando a afirmarse que tenía cuarenta innovaciones respecto al anterior. Nosotros, aparte del color, pocas hemos visto, pero todavía nos falta analizarlo con más detalle antes de sacar conclusiones. Lo que sí se ha aclarado es que la consola llevará el polémico Kinect incorporado de serie, con lo que será necesario colocar la consola frente a la pantalla para que la cámara pueda detectar el movimiento. Parece ser que la consola tendrá detector de voz y movimiento, indispensables para manejarse por los menús de los diferentes ámbitos que permitirá la consola (como las conversaciones con Skype, por ejemplo).

Al igual que ocurrió con PS4, este sistema permitirá la subida a la nube de partidas para compartirlas con otros usuarios. La novedad es que Xbox One contará con un programa para editar y montar dichos vídeos antes de subirlos, para de ese modo mejorar la calidad de la experiencia. No se han conocido más detalles del hardware del sistema, al margen de los 8 gigas de RAM, así como del precio, que fuentes cercanas a la desarrolladora sitúan en una cifra aproximada a los 500 euros. Tampoco se ha aclarado si habrá dos versiones del sistema, como sucedió con Wii U.

Microsoft ha cerrado la conferencia con anuncios como el de una serie de televisión sobre Halo con producción de Steven Spielberg y algunos de los títulos ya citados, que hacen gala de nuevos motores gráficos con una enorme potencia. Ahora solo falta esperar que el E3 aclare muchas de las incógnitas que ha dejado el evento, principalmente acerca de lo más importante: los juegos y el salto cualitativo que todo el mundo promete pero que, al igual que nos ocurrió con PS4, nosotros no terminamos de ver por ninguna parte. Veremos.

XboxOne1