El género de las aventuras cinematográficas ha despertado siempre una polémica bastante encendida entre una comunidad de usuarios que no sabe muy bien qué hacer con este tipo de juegos, a caballo entre la aventura gráfica y el cine, con diferentes grados de jugabilidad según cada título. La escasa libertad de muchos de estos títulos, donde el jugador se limita a pulsar botones en determinadas situaciones o a desplazarse por entornos cerrados y muy limitados, la falta de profundidad en opciones, misiones secundarias o incluso tiempo para explorar libremente los entornos y el hecho de estar dirigidos permanentemente en el avance de la trama principal por sendas bastante lineales hace que haya quien, incluso, le niegue la categoría de videojuego a obras como Heavy Rain, The Walking Dead y un largo etcétera.

Quizá por todo ello, la desarrolladora Supermassive Games ha decidido escoger el que, quizá, sea el género cinematográfico preferido de los adolescentes, y ofrecerles una experiencia a caballo entre el drama interactivo, el survival horror y toneladas de referentes a todos los tópicos de este tipo de películas, en la esperanza de que sea suficiente para enganchar a todo aquel amante del género.

news_until_dawn_release_date_new_trailer-16560

Este título, uno de los pocos exclusivos de 2015 con cierto peso para Playstation 4, parte de una premisa argumental por todos conocida, la del grupo de adolescentes perdido en mitad de una montaña boscosa y rodeados por todo tipo de criaturas, maldiciones y acertijos por resolver. No faltan la mina, el sanatorio mental o la casa abandonada, del mismo modo que en el elenco de protagonistas podemos encontrar todos los arquetipos a los que ya estamos, por desgracia, demasiado acostumbrados en el género.

Si por algo destaca Until Dawn, en una primera impresión, es por su buen acabado técnico y sonoro. A nivel gráfico el juego roza la excelencia, que no desborda por algunas animaciones algo robóticas de sus personajes, especialmente en expresiones faciales que, aunque conseguidas, no terminan de convencer como deberían a estas alturas de la generación. Es loable el caso de algunos personajes, como los conocidos Peter Stormare o Hayden Panettiere, muy reconocibles y con una gran labor en el doblaje, lo que sin duda ayuda a darle al título aires de gran superproducción.

until-dawn_mdsima20150820_2655_21

Hay otro factor que juega a favor de este juego, y es la extraordinaria capacidad para la autoparodia. Hay un gran conocimiento de los lugares comunes del terror por parte de sus desarrolladores, y la cantidad de homenajes a decenas de clásicos es apabullante, (de Viernes 13 a Saw con toda su escala de grises, por poner dos ilustres ejemplos) algo que se refleja sobre todo en unos diálogos que rozan el ridículo consciente en buena parte de sus escenas más tensas. Until Dawn está plagado de situaciones donde no tenemos muy claro hasta qué punto el juego se toma a sí mismo en serio, todo un síntoma de salud que cada cual interpretará como desee.

El sistema de juego es bastante sencillo, lineal y muy dirigido por los creadores. Vamos alternando el control de los ocho adolescentes, tomando sencillas decisiones cuya importancia está marcada por la asignación del efecto mariposa. Además de recorrer los escenarios, interactuar con los personajes y asistir a las muchas secuencias de vídeo del juego, podemos encontrar unos curiosos coleccionables en forma de tótem que nos ofrecen pistas sobre las posibles rutas alternativas del juego. Aquí es donde radica la mayor gracia del título, ya que puede darse la circunstancia de que salvemos a todos los chicos al final de la partida o que mueran todos. Ello depende de nuestra habilidad en los numerosos quick-time events, en las decisiones que vayamos tomando o en los lugares que recorramos y las pistas que recojamos.

until-dawn-review-playstation-4-490062-12

Toda esta amplia variedad de situaciones hace que Until Dawn sea uno de los lanzamientos más rejugables que hemos visto en mucho tiempo. Nuevas líneas de diálogo, escenas y secretos se abren en función de lo acertados que estemos con el mando, y aquí es preciso señalar, por lo novedoso, las llamadas situaciones críticas donde es preciso no mover ni un milímetro el mando, o de lo contrario los enemigos advertirán nuestra presencia y se terminó la partida, sin duda los momentos más tensos y mejores de un juego plagado, por suerte, de instantes como estos.

La trama, aunque algo revolucionada a partir de la mitad del juego, consigue su objetivo, que es el de mantenernos enganchados al mando. La variedad de personajes y situaciones hace realmente llevadero el ir y venir por el monte y sus alrededores. Dividido en 10 capítulos de diferente duración, el aire cinematográfico y de serie de televisión se deja notar desde el primer encuadre de cámara a la recapitulación que hay previa a cada nuevo episodio. No es un juego excesivamente largo pero, gracias al sistema de decisiones, nos animará a jugarlo más de una vez.

until-dawn-mike-profile

A la hora de jugar al título, es recomendable contar con unos buenos auriculares y, a ser posible, una habitación a oscuras y una televisión con efecto 3D. Determinadas escenas, y en concreto el 99% de los sustos, parecen pensados para este contexto, y creemos que es la mejor manera de disfrutar del título. La otra opción, la de jugarlo en compañía de amigos, es también bastante recomendable, aunque la experiencia es completamente distinta (no por ello menos divertida, que quede claro).

Es posible que Until Dawn no sea un juego perfecto (el control de los personajes es algo duro, así como el sistema de apuntado con armas) y que presente todas y cada una de las limitaciones del género al que pertenece. Sin embargo, a diferencia de títulos anteriores su condición genérica y su sentido del humor pueden convertirlo en una auténtica sorpresa para muchos jugadores, lo que se suma a un apartado técnico excelente. A nosotros, desde luego, nos ha encantado.

MediaHandler.ashx

 

El género de las aventuras cinematográficas ha despertado siempre una polémica bastante encendida entre una comunidad de usuarios que no sabe muy bien qué hacer con este tipo de juegos, a caballo entre la aventura gráfica y el cine, con diferentes grados de jugabilidad según cada título. La escasa libertad de muchos de estos títulos, donde el jugador se limita a pulsar botones en determinadas situaciones o a desplazarse por entornos cerrados y muy limitados, la falta de profundidad en opciones, misiones secundarias o incluso tiempo para explorar libremente los entornos y el hecho de estar dirigidos permanentemente en el avance de la trama principal por sendas bastante lineales hace que haya quien, incluso, le niegue la categoría de videojuego a obras como Heavy Rain, The Walking Dead y un largo etcétera. Quizá por todo ello, la desarrolladora Supermassive Games ha decidido escoger el que, quizá, sea el género cinematográfico preferido de los adolescentes, y ofrecerles una experiencia a caballo entre el drama interactivo, el survival horror y toneladas de referentes a todos los tópicos de este tipo de películas, en la esperanza de que sea suficiente para enganchar a todo aquel amante del género. Este título, uno de los pocos exclusivos de 2015 con cierto peso para Playstation 4, parte de una premisa argumental por todos conocida, la del grupo de adolescentes perdido en mitad de una montaña boscosa y rodeados por todo tipo de criaturas, maldiciones y acertijos por resolver. No faltan la mina, el sanatorio mental o la casa abandonada, del mismo modo que en el elenco de protagonistas podemos encontrar todos los arquetipos a los que ya estamos, por desgracia, demasiado acostumbrados en el género. Si por algo destaca Until Dawn, en una primera impresión, es por su buen acabado técnico y sonoro. A nivel gráfico el juego roza la excelencia, que no desborda por algunas animaciones algo robóticas de sus personajes, especialmente en expresiones faciales que, aunque conseguidas, no terminan de convencer como deberían a estas alturas de la generación. Es loable el caso de algunos personajes, como los conocidos Peter Stormare o Hayden Panettiere, muy reconocibles y con una gran labor en el doblaje, lo que sin duda ayuda a darle al título aires de gran superproducción. Hay otro factor que juega a favor de este juego, y es la extraordinaria capacidad para la autoparodia. Hay un gran conocimiento de los lugares comunes del terror por parte de sus desarrolladores, y la cantidad de homenajes a decenas de clásicos es apabullante, (de Viernes 13 a Saw con toda su escala de grises, por poner dos ilustres ejemplos) algo que se refleja sobre todo en unos diálogos que rozan el ridículo consciente en buena parte de sus escenas más tensas. Until Dawn está plagado de situaciones donde no tenemos muy claro hasta qué punto el juego se toma a sí mismo en serio, todo un síntoma de salud que cada cual interpretará como desee. El sistema de juego es bastante sencillo, lineal y muy dirigido por los…
Gráficos - 90%
Sonido - 84%
Banda Sonora - 82%
Jugabilidad / Mecánicas - 62%
Originalidad - 70%
Argumento - 70%
Duración - 77%

76%

Toda una agradable sorpresa que, además, es una de las pocas exclusivas de PS4 en lo que va de último semestre de 2015. Adornado con un apartado técnico más que notable, Until Dawn retoma la tradición de las aventuras de corte cinematográfico con un inusual sentido del humor y de la autoparodia, lo que sumado a su excelente sistema de ramificaciones según las decisiones del jugador lo hacen apasionante y rejugable como pocos. Muy, muy recomendable.

User Rating: 4.47 ( 3 votes)
76