Cuando PS Vita se presentó en sociedad, hace ahora algo más de dos años, una de las preguntas que se hacía el público era hasta qué punto sería la consola en cuanto a potencia de hardware. La respuesta no se haría esperar demasiado, ya que desde el primer día estuvieron presentes joyas del calibre de Wipeout, Virtua Tennis 4 o, muy especialmente, Uncharted Golden Abyss.

Es difícil hoy en día ganarse la etiqueta de vende-consolas, pero este título era con diferencia uno de los que más ganas teníamos de probar en cuanto la consola llegó a la redacción, y creemos que lo ha conseguido en  buena medida. Somos auténticos fans de la saga en Playstation 3, especialmente de una segunda entrega que para nosotros ha sido de lo más soberbio de toda la generación, y creemos que una licencia exclusiva como esta debe tener una resonancia amplia en todos los sistemas posibles, por lo que recibimos la noticia del desarrollo de Golden Abyss con gran expectación.

A decir verdad, hemos de admitir que este juego cumple con algunas de las ideas y expectativas que nos habíamos hecho previamente, pero no con todas. Sí, es cierto que supone una excelente piedra de toque a nivel técnico de lo que Ps Vita puede dar de sí, pero eso no significa que este juego esté carente de fallos.

UnchartedGA-05

A nivel gráfico es un gran juego, pero no es ni mucho menos perfecto, y determinados planos y elementos de los escenarios son demasiado llamativos por su escasa resolución y trabajo de texturas. Los personajes están bien, pero tanto sus animaciones como movimientos de labios quedan muy por debajo de los méritos de la trilogía precedente, lo que da la impresión de estar ante una entrega menor de la franquicia. Y en cuanto al juego como tal, hay una serie de deficiencias a nivel de variedad de personajes, guión y nuevas mecánicas que entorpecen bastante una experiencia que en PS3 rozaba en muchos momentos la perfección.

A ello tampoco ayuda, desde luego, el hecho de que ciertos personajes, como Dante, Chase o Guerro, rechinan de tanto cliché como acumulan, o que la mayor parte de las escenas cinemáticas sean del todo intrascendentes y no sirvan para ocultar que en el fondo no dejan de ser sino pantallas de carga camufladas. Solo en aquellas en que se nos cuenta la trama del misterio principal, en torno a los siete monjes y la ciudad de oro, el tono general se eleva y crece el interés del jugador por saber más.

Así las cosas, la baza principal del juego es la que ya nos temíamos: el carisma de un personaje a prueba de bombas (literalmente), que se nos va ganando con la inestimable ayuda de Sully y de unas mecánicas sólidas, una cámara bastante digna y un sistema de disparos y saltos efectivo. Es decir, lo que ya nos cautivó en su momento, pero aderezado con una serie de nuevas mecánicas para puzzles y tesoros que nos invitan a utilizar los sistemas de giroscopio y pantallas táctiles de la consola, así como unos quick time events táctiles para determinadas secuencias de lucha, que por fortuna no llegan a copar demasiado protagonismo.

2388805-golden_abyss

Las mecánicas de juego pueden desarrollarse con los botones clásicos o bien con táctiles. En algunos casos resultan bastante útiles, como la recarga al tocar con el dedo sobre el arma que llevamos, pero en otros casos, como la ascensión o balanceo con lianas, se convierten en bastante engorrosas debido a la falta de precisión con los dedos, especialmente en la pantalla trasera. Por suerte, y como ya hemos señalado, muchas de estas mecánicas son totalmente opcionales, mientras que otras, como la de que Nate siempre esté a punto de caerse por puentes estrechos y que debe solucionarse con balanceo de giroscopio, son obligatorias y llegan a hacerse algo cansinas.

Salvo las excepciones ya mencionadas, y en contra de lo que algunos medios han señalado a propósito de las nuevas mecánicas, a nosotros muchas de ellas nos parecen bienvenidas porque suman enteros al juego. Ello y una más que generosa cantidad de niveles dan forma a un juego mucho más largo de lo que pensábamos para el formato que ocupa, con niveles con bastante extensión aunque con el tono pasillero y desenfadado de siempre. Impresionan algunos fondos naturales y, sobre todo, los sensacionales juegos de luces, que alcanzan en las fases de río o en la puesta de sol ante el templo sus cotas más elevadas de preciosismo gráfico, toda una prueba de que esta consola es capaz de dejarnos con la boca abierta a poco que las desarrolladoras se la tomen en serio.

Es una lástima que Naughty Dog haya puesto menos carne en el asador que de costumbre (el juego lo supervisan ellos, pero el desarrollo corre a cargo de SCE Bend Studios). Quizá eso explique que falten esos enfrentamientos épicos con helicópteros o tanques (algo a lo que no creemos que se pueda achacar limitación técnica de la consola de ninguna clase), y que en general determinados momentos se terminen salvando con el manido recurso de la horda de enemigos o de la torreta indestructible que hay que sortear en medio de un alud de balas. Sinceramente, creemos que a la fórmula de Uncharted le vendría bien reducir su dosis de tiros y aumentar un poco más la de los puzzles, porque si bien en estos alcanza cotas muy decentes e interesantes, como la de la búsqueda de los ídolos cuyos rostros hay que calcar con carboncillo en un escenario amplio, en la parte de acción todo termina resultando, al igual que ocurría ya en la tercera parte, un poco repetitivo.

2012-05-29-172734

Tampoco ayuda la sensación de que ya hemos estado en muchos de los lugares o situaciones, como la selva con sus caídas libres, las grutas cavernosas o las ciudades milenarias. Falta variedad de escenarios y de dinámicas de juego, salirse un poco de esa rutina de zona de confort en la que parece que Golden Abyss vive en demasiados momentos, y que terminan por reducir el impacto que, de otro modo, habría sido considerablemente mayor.

Uncharted Golden Abyss es, en cualquier caso, un imprescindible de la consola, perfecto para los amantes de los buenos juegos de aventura y acción, y muy recomendable como aproximación a la versatilidad de Vita como portátil plagada de posibilidades táctiles y de control.

Es un juego largo, divertido y lleno de emociones fuertes que, eso sí, se queda a varios peldaños por debajo de cualquiera de las entregas de Playstation 3, lo que quizá pueda decepcionar a algunos. Sin embargo, para todos aquellos que quieran más ración de sensacionales diálogos entre Nate y Sully, como era nuestro caso, la expectativa quedará más que satisfecha.

Cuando PS Vita se presentó en sociedad, hace ahora algo más de dos años, una de las preguntas que se hacía el público era hasta qué punto sería la consola en cuanto a potencia de hardware. La respuesta no se haría esperar demasiado, ya que desde el primer día estuvieron presentes joyas del calibre de Wipeout, Virtua Tennis 4 o, muy especialmente, Uncharted Golden Abyss. Es difícil hoy en día ganarse la etiqueta de vende-consolas, pero este título era con diferencia uno de los que más ganas teníamos de probar en cuanto la consola llegó a la redacción, y creemos que lo ha conseguido en  buena medida. Somos auténticos fans de la saga en Playstation 3, especialmente de una segunda entrega que para nosotros ha sido de lo más soberbio de toda la generación, y creemos que una licencia exclusiva como esta debe tener una resonancia amplia en todos los sistemas posibles, por lo que recibimos la noticia del desarrollo de Golden Abyss con gran expectación. A decir verdad, hemos de admitir que este juego cumple con algunas de las ideas y expectativas que nos habíamos hecho previamente, pero no con todas. Sí, es cierto que supone una excelente piedra de toque a nivel técnico de lo que Ps Vita puede dar de sí, pero eso no significa que este juego esté carente de fallos. A nivel gráfico es un gran juego, pero no es ni mucho menos perfecto, y determinados planos y elementos de los escenarios son demasiado llamativos por su escasa resolución y trabajo de texturas. Los personajes están bien, pero tanto sus animaciones como movimientos de labios quedan muy por debajo de los méritos de la trilogía precedente, lo que da la impresión de estar ante una entrega menor de la franquicia. Y en cuanto al juego como tal, hay una serie de deficiencias a nivel de variedad de personajes, guión y nuevas mecánicas que entorpecen bastante una experiencia que en PS3 rozaba en muchos momentos la perfección. A ello tampoco ayuda, desde luego, el hecho de que ciertos personajes, como Dante, Chase o Guerro, rechinan de tanto cliché como acumulan, o que la mayor parte de las escenas cinemáticas sean del todo intrascendentes y no sirvan para ocultar que en el fondo no dejan de ser sino pantallas de carga camufladas. Solo en aquellas en que se nos cuenta la trama del misterio principal, en torno a los siete monjes y la ciudad de oro, el tono general se eleva y crece el interés del jugador por saber más. Así las cosas, la baza principal del juego es la que ya nos temíamos: el carisma de un personaje a prueba de bombas (literalmente), que se nos va ganando con la inestimable ayuda de Sully y de unas mecánicas sólidas, una cámara bastante digna y un sistema de disparos y saltos efectivo. Es decir, lo que ya nos cautivó en su momento, pero aderezado con una serie de nuevas mecánicas para puzzles y tesoros que nos invitan…
Gráficos - 92%
Sonido - 81%
Banda Sonora - 90%
Mecánicas / Jugabilidad - 96%
Originalidad - 92%
Argumento - 78%
Duración - 95%

89%

Una más que digna entrega de una saga legendaria, que hace un uso fabuloso de todas las funcionalidades de PS Vita, y sirve de perfecto ejemplo para el resto de desarrolladores de lo que es capaz esta magnífica portátil, tan por desgracia desaprovechada en general.

User Rating: Be the first one !
89