Para cuando escribo estas líneas, el modelo impulsado por Telltale Games con su primera temporada de The Walking Dead (2012-2013) ha generado ya casi tantos debates como un patrón reconocible, claro y que sabe perfectamente a lo que juega, y donde se insertan otros títulos que han tenido muy buena acogida, como The Wolf Among Us, Game of Thrones o Tales from the Borderlands, y al que en breve sumarán la jugosa licencia de Batman con idéntico sistema de juego.

La gran ventaja que tiene esta exitosa adaptación de The Walking Dead es que su universo es mucho más abierto, y hasta cierto punto flexible, que el de Juego de Tronos en lo que a personajes se refiere. Tampoco es necesario un esfuerzo imaginativo supremo para ponerse a la altura de los guionistas de una serie que da ejemplares bandazos en sus últimas temporadas, con personajes de quita y pon y muertes bastante caprichosas. Clementine, en este sentido, es un fabuloso personaje principal con el que vivir todas las aventuras que componen los cinco episodios del juego, de modo que el elenco de secundarios que va desfilando (literalmente) a su alrededor tampoco importa demasiado, a pesar de un desenlace que se empeña en que así sea (o parezca). Pero vayamos por partes.

unnamed

Una de las ventajas que tiene la narrativa de The Walking Dead (hablo del cómic y la serie) está en que obliga a los personajes a un viaje permanente con dos focos de conflicto principales: los zombies y los humanos, siendo siempre estos últimos los más crueles, peligrosos y desalmados de todos, como norma general. Y esto Telltale lo aprovecha de forma ejemplar para construir una historia bien trenzada, con buenos diálogos y situaciones de tensión realmente conseguidas, con algunas escenas de acción, como la del puente o la huida entre los infectados, que se cuentan entre lo mejor que ha conseguido el estudio desde su creación.

No todo son parabienes, evidentemente. El atraso gráfico de su motor comienza a resultar escandaloso; entiendo la necesidad de rentabilizar el famoso Telltale Tool, pero no se puede permitir a estas alturas de la generación ver semejante “cantidad” de polígonos por personaje, unas texturas tan pobres, unos efectos de iluminación tan escasos, etc. Ya no es solo porque quede más o menos bonito: es que todo ello va en perjuicio de la historia que se nos quiere contar, porque seguimos manejando a personajes robóticos de muy escasa expresividad a los que no es suficiente con dotar de un gran trabajo de doblaje, como es el caso (ojo a Michael Madsen como Carver, el villano de la función: no tiene desperdicio), y que se siguen paseando por unos estáticos escenarios de cartón piedra. Es algo que tiene que mejorar, porque por muy reconocible que sea la estética ya no cuela a estas alturas del partido.

maxresdefault

La pobreza técnica del juego, con diferencia lo peor de todo el conjunto, lastra un título que a nivel narrativo no solo es superior a la primera temporada, sino que probablemente sea lo mejor que ha hecho este estudio en su historia reciente. La ambientación es soberbia, la caracterización hasta del más insignificante secundario está realmente conseguida y los momentos dramáticos, especialmente determinadas muertes que es mejor no spoilear aquí o cierta despedida lacrimógena final, son auténticos ejemplos de cómo se debe contar una historia (banda sonora incluida, por cierto: los temas de final de episodio son impresionantes, pero el score no se queda atrás).

Como siempre, aquí entramos en el escabroso terreno del “género” Telltale, de si el grado de interacción es suficiente o no para tratarse de una aventura conversacional con mínimos elementos de exploración. Desde luego, si la exploración es tan insatisfactoria como lo que ocurría en la primera temporada de Juego de Tronos, prefiero que el foco de atención esté como aquí, más centrado en los diálogos y en la toma de decisiones. La multiplicidad de finales hace que muchas de estas decisiones, sobre todo en el último acto, tengan más peso efectivo que las tomadas hasta entonces, que tampoco modifican esencialmente el panorama. En cualquier caso, siempre son bienvenidas porque invitan a una rejugabilidad que en pocos juegos está tan justificada como aquí.

the-walking-dead-game-season-2-episode-5-kenny-saves-baby

 

Los cinco episodios cuentan historias hasta cierto punto autoconclusivas, con cierres parciales bastante efectivos y algún que otro final en alto bastante bien pensado. En todos ellos, sin embargo, se desarrolla con habilidad la trama principal de la protagonista, esa chica que está madurando en el peor de los mundos posibles y a la que en todo momento le asalta la duda de si necesita a los demás o si ella sola puede sobrevivir y, hasta cierto punto, estar mejor sin la permanente problemática que suponen “los otros”.

La variedad de escenarios y personajes, la sensación de movimiento permanente, ayudan a que el aburrimiento no aparezca en ningún momento, como ya sucedía en la primera temporada. El refinamiento de ciertas mecánicas, especialmente en los ataques de los zombies, hace que sean partes fabulosas y tensas. En los diálogos se mantiene la apertura de opciones, dejando en esta ocasión ver un carácter bastante voluble de Clementine, que puede ser desde una tierna angelita a un auténtico bicho, según nuestras decisiones.

Lo que no cambia es una estructura narrativa muy bien pensada, con un clímax soberbio que, por suerte, cierra como debe en todas sus muchas opciones y no deja espacio para la autocomplacencia, algo que no casaría en absoluto con el universo creado por Robert Kirkman.

aMKQ66O

Hay escenas realmente memorables en el juego, pero con diferencia la que marca un punto de inflexión no ya dentro del título, sino dentro de la trayectoria del estudio, es la noche en la que todos los supervivientes se sientan en torno a un fuego para celebrar un momento de paz, el primero en mucho tiempo. El modo en que interactúan, flirtean o bromean entre ellos es asombroso porque logran sobreponerse a las limitaciones técnicas a base de buen diálogo y buena interpretación. A ello contribuye, evidentemente, lo bien construidos que están buena parte de estos personajes, o que por primera vez Clementine se coloque en un segundo plano narrativo y observe a su alrededor ese extraño mundo de los adultos del que ya está formando parte, tanto si quiere como si no.

En definitiva, The Walking Dead Season Two ofrece un “más de lo mismo, pero mejor” respecto a la primera parte, cuyos fans volverán a encontrarse con algún que otro viejo conocido y esa buena ración de vísceras y mandíbulas batientes que tanto les motiva, en el mejor de los sentidos. Es un juego Telltale puro y duro, con todo lo bueno y malo que ello conlleva según se sea fan o detractor, pero que precisamente por la honestidad de la propuesta y lo acertado de sus muchas virtudes, no engaña a nadie. Ello no quita, obviamente, para que echemos en falta más novedades reales, que esperamos que la ya anunciada tercera temporada incluya, no ya solo a nivel de motor gráfico sino también en esas mecánicas a las que una vuelta de tuerca tampoco les vendría nada mal.

TWD_203_Hoard

Para cuando escribo estas líneas, el modelo impulsado por Telltale Games con su primera temporada de The Walking Dead (2012-2013) ha generado ya casi tantos debates como un patrón reconocible, claro y que sabe perfectamente a lo que juega, y donde se insertan otros títulos que han tenido muy buena acogida, como The Wolf Among Us, Game of Thrones o Tales from the Borderlands, y al que en breve sumarán la jugosa licencia de Batman con idéntico sistema de juego. La gran ventaja que tiene esta exitosa adaptación de The Walking Dead es que su universo es mucho más abierto, y hasta cierto punto flexible, que el de Juego de Tronos en lo que a personajes se refiere. Tampoco es necesario un esfuerzo imaginativo supremo para ponerse a la altura de los guionistas de una serie que da ejemplares bandazos en sus últimas temporadas, con personajes de quita y pon y muertes bastante caprichosas. Clementine, en este sentido, es un fabuloso personaje principal con el que vivir todas las aventuras que componen los cinco episodios del juego, de modo que el elenco de secundarios que va desfilando (literalmente) a su alrededor tampoco importa demasiado, a pesar de un desenlace que se empeña en que así sea (o parezca). Pero vayamos por partes. Una de las ventajas que tiene la narrativa de The Walking Dead (hablo del cómic y la serie) está en que obliga a los personajes a un viaje permanente con dos focos de conflicto principales: los zombies y los humanos, siendo siempre estos últimos los más crueles, peligrosos y desalmados de todos, como norma general. Y esto Telltale lo aprovecha de forma ejemplar para construir una historia bien trenzada, con buenos diálogos y situaciones de tensión realmente conseguidas, con algunas escenas de acción, como la del puente o la huida entre los infectados, que se cuentan entre lo mejor que ha conseguido el estudio desde su creación. No todo son parabienes, evidentemente. El atraso gráfico de su motor comienza a resultar escandaloso; entiendo la necesidad de rentabilizar el famoso Telltale Tool, pero no se puede permitir a estas alturas de la generación ver semejante "cantidad" de polígonos por personaje, unas texturas tan pobres, unos efectos de iluminación tan escasos, etc. Ya no es solo porque quede más o menos bonito: es que todo ello va en perjuicio de la historia que se nos quiere contar, porque seguimos manejando a personajes robóticos de muy escasa expresividad a los que no es suficiente con dotar de un gran trabajo de doblaje, como es el caso (ojo a Michael Madsen como Carver, el villano de la función: no tiene desperdicio), y que se siguen paseando por unos estáticos escenarios de cartón piedra. Es algo que tiene que mejorar, porque por muy reconocible que sea la estética ya no cuela a estas alturas del partido. La pobreza técnica del juego, con diferencia lo peor de todo el conjunto, lastra un título que a nivel narrativo no solo es superior a la primera…
Gráficos - 52%
Banda Sonora - 95%
Sonido - 91%
Argumento - 94%
Originalidad - 35%
Mecánicas / Jugabilidad - 59%
Duración - 85%

73%

Más que digna continuación de uno de los títulos más alabados de 2012, The Walking Dead Season Two retoma el hilo de la aventura de Clementine para llevar al jugador a nuevos terrenos emocionales, gracias a un elenco de personajes secundarios muy acertado y una historia perfectamente contada y llena de momentos memorables. Lástima que el paupérrimo apartado técnico y la escasa originalidad le resten puntos a esta notable aventura.

User Rating: Be the first one !
73