El fenómeno de los remakes, las colecciones HD, las remasterizaciones y las ediciones del año o definitivas se han convertido en uno de los lugares comunes de los últimos tiempos en los videojuegos. No hace falta que se trate de un título o franquicia de especial relumbrón, porque en realidad cabe casi de todo: desde viejas glorias a juegos que en su momento pasaron casi inadvertidos, sin olvidarnos de los grandes megatones de otros tiempos. Vivir de unas sustanciosas rentas se ha convertido para muchas compañías en un recurso fácil, de poca inversión y beneficios considerables, que además mantiene fresco el recuerdo de juegos míticos que en su momento supusieron todo lo que ahora ya no: novedad.

El caso de The Last of Us Remastered es especialmente atípico por todo lo que implica la obra maestra que Naughty Dog lanzó para Playstation 3, y que ahora llega, un año después, para su sucesora con muy pocas novedades. Más allá de su renovado aspecto gráfico, con todo a 1080p. y a unos 60 frames por segundo que hacen que luzca realmente bien, o del contenido DLC que incluye packs de multijugador y el excelente Left Behind, este juego es en esencia el mismo que ya en su momento analizamos aquí, por lo que todo lo bueno que en su momento dijimos puede decirse ahora, con un par de salvedades.

La primera de ellas tiene que ver con las mejoras: ahora el sonido ya no da problemas, en su versión doblada al español, como sí los daba en la versión de PS3. Asimismo, tanto el empleo de la pantalla táctil para activar la mochila de supervivencia o el uso del mando para la linterna o diferentes efectos de sonido son adiciones muy adecuadas, que mejoran ligeramente la experiencia de juego en el apartado de control. Puede que haya quien no los valore tanto como nosotros, algo totalmente respetable, pero son cambios innegables para mejor.

Th-Last-of-Us

La segunda salvedad, y aquí es donde suponemos que mucha gente puede estar en desacuerdo, es en la pertinencia de este juego, en este momento, en este catálogo de esta consola concreta. Hace un año, The Last of Us coronaba la ascensión de Playstation 3, que pasó de ser la perdedora de la generación de los primeros años a terminar de una manera impensable, dominando el mercado de los exclusivos, con un sistema online mejorado y una sensación de victoria con ese empate técnico final con Xbox 360. El juego tocó el techo técnico de la consola, y puso el listón literalmente imposible para nada de lo que se había publicado antes, durante o después de su lanzamiento.

Un año después, The Last of Us Remastered es la prueba palpable de que el catálogo de Playstation 4 no ha cumplido, ni de lejos, con las expectativas que Sony había creado con el lanzamiento de la consola. ¿Por qué? Pues porque se trata de lo mejor, con una diferencia abismal, sobre todo lo que se puede encontrar en el catálogo, y resulta algo triste que estemos hablando de una remasterización de un juego de la anterior generación. Por mucho que se hayan mejorado texturas, sombreados, resoluciones y demás zarandajas técnicas, lo cierto es que este juego es EL MISMO que ya jugamos en su momento: las sensaciones a la hora de jugarlo son las mismas, las emociones que transmite son idénticas, las situaciones de tensión, acción o diálogos provocan el mismo vértigo, adrenalina o llanto.

A todo eso se suma que este juego no es, lógicamente, el techo técnico de nada en Playstation 4, por muy bonitos que sean sus gráficos, que eso nadie lo duda. Se ha perdido la sensación de sorpresa, frescura y originalidad que despidió la aventura de Joel y Ellie en la séptima generación, y aunque es evidente que Naughty Dog ha sufrido bastante para sacar adelante el proyecto, enfrascado como está en tantos otros para 2015 y siguientes, nosotros seguimos pensando que esta remasterización llega demasiado pronto desde el estreno del original, en una situación de demasiada necesidad de su consola que evidencia una pobreza de catálogo de exclusivos alarmante y sin las novedades, aportaciones en forma de contenido extra o similar suficiente como para justificar su precio de salida.

The-Last-of-Us

La edición que ha salido a la venta en formato físico es plana, pobre y sin ningún tipo de aliciente para el coleccionista, que seguramente sería el más interesado tras haber ya pagado en su momento por este juego. Lejos de seguir el ejemplo de otros casos parecidos, como ya comentamos en una entrada reciente a propósito de Tomb Raider, se ha optado por hacer una distribución fácil y sin riesgos. Sony se defiende argumentando que este juego va dirigido a todos aquellos que en su momento no lo probaron, ya fuera porque no lo adquirieron en Playstation 3 o porque entonces tenían una consola diferente, y qué mejor que hacerlo con una edición que, eso sí, en el apartado técnico tiene realmente muy pocas tachas que hacérsele.

En cualquier caso, y centrándonos ya en el juego en sí, lo cierto es que para todos los iniciados o los marcianos que no hayan oído hablar de él, The Last of Us es la obra maestra de 2013, y conserva todas y cada una de sus virtudes técnicas y jugables intactas. A nivel gráfico resulta una auténtica barbaridad, tanto en el diseño de niveles, personajes y secuencias cinemáticas. Está hecho con un mimo y un detalle sobrecogedores, con unos diálogos casi perfectos (desde aquí recomendamos encarecidamente la versión original, con unos Troy Baker y Ashley Johnson sencillamente magníficos en los papeles principales), un apartado sonoro plagado de aciertos y una banda sonora, obra de Gustavo Santaolalla, que es de antología del videojuego.

La sabia combinación de exploración, aventura, diálogos y acción de la buena resulta todo un acierto. Cada muerte es dolorosa, cada paso en el camino plantea tantos peligros como satisfacciones en su resolución, y las dosis de puzzles, coleccionables y trofeos no hacen sino añadir aún más interés a la experiencia. Ampliar todo ello con el contenido de los DLC es un acierto, qué duda cabe, alargando la vida útil del juego con un multijugador correcto, que sigue sin ser, no obstante, el pelotazo que podría haber sido con un planteamiento más integrado en la historia.

Las 12/15 horas de la campaña principal se siguen pasando en un santiamén, enganchados como posesos a un mando que no soltamos casi ni para comer desde el fabuloso prólogo hasta ese final (qué final), al que algún día deberemos hacer un artículo especialmente dedicado. La extraordinaria habilidad narrativa de sus creadores lleva a los jugadores de la mano de unos personajes creíbles, redondos y complejos que se plantean su propia existencia en un mundo apocalíptico, desolado y, al mismo tiempo, plagado de una belleza natural sobrecogedora. Hay pocas experiencias que sean tan complejas, completas y satisfactorias como jugar a este juego y completarlo, especialmente en un nivel de dificultad considerable. Se trata del mejor ejemplo de producción triple A, uno que da sentido al concepto y lo eleva a un nivel cualitativo que, francamente, está al alcance de muy pocos títulos en la historia del sector.

Por todo ello, si eres un usuario de Playstation 4 que, aun habiendo oído hablar del juego, no tuviste la ocasión de probarlo, no lo dudes: por todos los motivos que puedas imaginar, The Last of Us Remastered es el mejor juego que hay en el catálogo, una aventura incomparable, emocionante y que deja una huella indeleble en la memoria de todo jugón que se precie de serlo. Ahora bien, si, como nos sucede a nosotros, ya lo jugaste en su momento, si ya pagaste por los DLC y te sabes de memoria los mapas multijugador y la guinda de Ellie con su complemento a la historia principal, entonces la recomendación ya no es tan encarecida y dependerá de la necesidad que tengas como jugador de mantener activa tu flamante consola, que mucho nos tememos que tendrá que seguir viviendo de clásicos como este por una temporada, al menos hasta que llegue el verdadero séptimo de caballería.

la

El fenómeno de los remakes, las colecciones HD, las remasterizaciones y las ediciones del año o definitivas se han convertido en uno de los lugares comunes de los últimos tiempos en los videojuegos. No hace falta que se trate de un título o franquicia de especial relumbrón, porque en realidad cabe casi de todo: desde viejas glorias a juegos que en su momento pasaron casi inadvertidos, sin olvidarnos de los grandes megatones de otros tiempos. Vivir de unas sustanciosas rentas se ha convertido para muchas compañías en un recurso fácil, de poca inversión y beneficios considerables, que además mantiene fresco el recuerdo de juegos míticos que en su momento supusieron todo lo que ahora ya no: novedad. El caso de The Last of Us Remastered es especialmente atípico por todo lo que implica la obra maestra que Naughty Dog lanzó para Playstation 3, y que ahora llega, un año después, para su sucesora con muy pocas novedades. Más allá de su renovado aspecto gráfico, con todo a 1080p. y a unos 60 frames por segundo que hacen que luzca realmente bien, o del contenido DLC que incluye packs de multijugador y el excelente Left Behind, este juego es en esencia el mismo que ya en su momento analizamos aquí, por lo que todo lo bueno que en su momento dijimos puede decirse ahora, con un par de salvedades. La primera de ellas tiene que ver con las mejoras: ahora el sonido ya no da problemas, en su versión doblada al español, como sí los daba en la versión de PS3. Asimismo, tanto el empleo de la pantalla táctil para activar la mochila de supervivencia o el uso del mando para la linterna o diferentes efectos de sonido son adiciones muy adecuadas, que mejoran ligeramente la experiencia de juego en el apartado de control. Puede que haya quien no los valore tanto como nosotros, algo totalmente respetable, pero son cambios innegables para mejor. La segunda salvedad, y aquí es donde suponemos que mucha gente puede estar en desacuerdo, es en la pertinencia de este juego, en este momento, en este catálogo de esta consola concreta. Hace un año, The Last of Us coronaba la ascensión de Playstation 3, que pasó de ser la perdedora de la generación de los primeros años a terminar de una manera impensable, dominando el mercado de los exclusivos, con un sistema online mejorado y una sensación de victoria con ese empate técnico final con Xbox 360. El juego tocó el techo técnico de la consola, y puso el listón literalmente imposible para nada de lo que se había publicado antes, durante o después de su lanzamiento. Un año después, The Last of Us Remastered es la prueba palpable de que el catálogo de Playstation 4 no ha cumplido, ni de lejos, con las expectativas que Sony había creado con el lanzamiento de la consola. ¿Por qué? Pues porque se trata de lo mejor, con una diferencia abismal, sobre todo lo que se puede encontrar en el…
Gráficos - 96%
Sonido - 98%
Jugabilidad - 97%
Duración - 96%
Originalidad - 65%

90%

Sensaciones encontradas con The Last of Us Remastered. Es la mejor versión del mejor juego de 2013, y como tal no podemos sino recomendarla de manera encarecida, ya que realza las virtudes del original y transmite una sensación de poderío técnico que deja en pañales todo lo visto hasta la fecha en el sistema. No obstante, esa mayor virtud es su principal problema, sobre todo por las dudas que arroja sobre un catálogo que, a día de hoy, ya va siendo hora de que alguien reconozca que es mucho más pobre de lo que todos podíamos haber imaginado hace un año. No es culpa de Joel y Ellie, sin duda, pero su regreso pone de manifiesto esta dolorosa realidad con una edición, por otro lado, mucho más pobre de lo que nos hubiera gustado, y que sin duda un título como este merecía.

User Rating: 4.7 ( 1 votes)
90