De todas las adaptaciones que ha conocido el universo Star Wars, la saga Battlefront ha ocupado siempre un lugar especial en el corazón de los jugadores, en parte por su concepto arcade, directo, sencillo y apasionante, que consigue que hasta el más iniciado pueda hacer un buen resultado en su primera partida, permitiendo por otra parte al que más horas dedica sacarle todo el jugo a un multijugador adictivo y lleno de referencias a la galaxia lejana.

No obstante, las primeras entregas datan de 2004 y 2005, por lo que ha hecho falta una década para que la insoportable ausencia de una tercera entrega llegara a su fin. Las preguntas que caben hacerse ante este lanzamiento son varias, empezando por si esta entrega está a la altura de lo que se espera de ella, si refleja de manera adecuada el mundo de Star Wars y si, por último, es un juego de acción y multijugador online como corresponde a los tiempos que corren.

A las dos primeras preguntas, en mi opinión no cabe otra respuesta que un rotundo sí. Battlefront retoma la línea de las dos entregas precedentes y las lleva a un nivel cualitativamente superior en muchos aspectos, salvo en la ausencia de un modo campaña que me sigue pareciendo injustificada se mire por donde se mire. Es evidente que la fuerza de esta franquicia está en el multijugador, así ha sido siempre, pero no por ello es menos doloroso que los desarrolladores de DICE y EA hayan decidido dejar fuera un modo que sirve, entre otras cosas, para que dentro de unos años podamos seguir disfrutando de las muchas bondades de un juego cuya caída de servidores dejará prácticamente vacío de contenido.

star-wars-battlefront-screen-04-ps4-us-13apr15

Antes de volver sobre ello y sobre el polémico asunto del contenido, creo que es de justicia reconocer que este juego entra por los ojos como prácticamente casi ninguno de la octava generación. Todo en Battlefront luce de manera asombrosa, con unos efectos de iluminación, una resolución, unas texturas y una cantidad de enemigos en pantalla como jamás había visto. La espectacularidad de las explosiones, los increíbles efectos de sonido, los gritos de los soldados al morir… todo está tan cuidado a nivel audiovisual que resulta complejo buscarle reparos, si acaso la olvidable banda sonora del juego o algún bug muy, muy ocasional que en absoluto justifica una nota negativa en este aspecto, quizá lo más destacado del juego junto con su fabulosa ambientación.

Si algo debo reconocer además del indiscutible envoltorio técnico es que Battlefront es un juego muy inteligente en cuanto a su propuesta, ya que está hecho por gente que sabe bien qué hay que darle al aficionado de Star Wars. Nada de precuelas ni de rollos raros o polémicos: trilogía clásica 100%, con escenarios, naves y personajes míticos que todos reconocemos al instante (Hoth, Endor, Tatooine; Luke, Han, Leia, Vader, etc.) e inventos, los justos (jet packs, algunas clases de soldados imperiales y pare usted de contar). Las primeras horas del juego, y en especial para un auténtico devoto de la trilogía clásica como el que esto escribe, Battlefront es puro gozo hecho videojuego: jamás Star Wars ha sido reflejado en todo su esplendor como aquí; jamás la reproducción de sonidos ha sido tan espeluznante, ni el brillo de las explosiones tan reconocible, ni tan idénticos todos y cada uno de los detalles de un juego que es fan service puro y duro de la primera a la última gota.

A esto se suman algunas bondades muy claras del juego, dentro de las que destacan el equilibrio y calidad de sus mapas y, muy especialmente, los modos de juego Asalto de los caminantes y Área de cápsulas (curiosamente, los dos que se pudieron disfrutar ya en la beta del juego). La reproducción de las batallas de Endor o Hoth es sencillamente espeluznante: jamás se ha visto nada parecido ni tan fiel al espíritu de las películas en tantos y tan asombrosos detalles. La satisfacción por destruir los AT AT tras media hora de dura pelea es difícil de explicar, así como recorrer los pasillos de la base de Hoth hasta salir de pronto al blanco inmaculado del planeta de hielo donde todo es caos y pura batalla.

star-wars-battlefront-gameplay-shot

Hasta aquí, parece que todo apuntaría a un 10 claro, ¿verdad? Sin embargo, Battlefront produce un efecto parecido al de ese gas que sube con una energía solo comparable al fenomenal modo en que termina desinflándose tan rápido como ascendió. Si bien el resto de modos de juego presenta un interés relativo inicial, con un tutorial apañado y unas misiones multijugador curiosas, así como algunos modos para dos en cooperativo local bastante satisfactorios, al cabo de un tiempo se les cae el barniz y el brillo da paso a la cruda realidad: el juego está carente de modos con la profundidad suficiente como para pasar más allá de las 5 partidas. Solo los dos modos citados resisten, junto con Supremacía, el paso del tiempo con cierta dignidad.

En cuanto a las opciones del combate, armas y demás, de nuevo el juego da una de cal y otra de arena: el control de los personajes es fiable y tiene momentos gloriosos, como la mochila de salto como punta de lanza; sin embargo, las armas, escasas y de una precisión bastante cuestionable, son un punto flaco de un juego, paradójicamente, donde la gracia del asunto está en disparar a todo lo que se mueva. Por su parte, los personajes heroicos son un aliciente indudable, y al principio resulta apasionante verlos aparecer en combate o incluso controlarlos en contadas ocasiones. No obstante, en cuanto profundizamos un poco en su control y movimientos, nos damos cuenta de que son realmente limitados en opciones, que el control es tosco y bastante impreciso, y que no pueden producirse épicos duelos de espadas de luz entre Vader y Luke, por ejemplo, ya que no hay detección de colisiones entre ambos; únicamente Boba Fett permite virguerías a la altura del personaje, quedando el emperador, Han y Leia como las grandes decepciones del grupo.

maxresdefault

Por otra parte, el último gran aliciente del juego son las naves. Aquí hay que decir que el trabajo respecto de la beta es incuestionable, ya que tanto el control como el sistema de disparo se han mejorado notablemente. Sin embargo, tras unas primeras partidas apasionantes, el modo Escuadrón de caza pronto revela también una falta de profundidad alarmante, que únicamente se salva a la larga por el hecho de poder manejar el Halcón Milenario o el Esclavo I.

Los niveles de mejora se traducen en posibilidad de mejorar armas y equipo, distribuido en cartas que nos aportan diferentes habilidades temporales. También aquí se echa en falta más profundidad de opciones. Hay armas que, además, tienen marcada de inicio la imposibilidad de atacar a soldados o naves y viceversa, lo que añade un cierto componente estratégico pero limita mucho nuestra acción en un combate donde siempre habrá enemigos a los que no podremos derribar como es debido, si nos hemos decantado por llevar granadas o la mochila en el otro espacio (el tercero queda para un extraño sistema de refuerzo de disparo, menos efectivo de lo que debería y sí muy escaso de encontrar).

Todo esto nos lleva a la lógica conclusión de que Battlefront habría ganado, y mucho, con la inclusión de un modo campaña. No es que tenga ningún problema con el protagonismo del online, porque como ya sucede en casi todos los grandes FPS del momento, la campaña termina ocupando un lugar terciario; sin embargo, no todos los FPS tienen la ambientación y posibilidades que Star Wars ofrece. Shadows of the Empire contaba una historia realmente competente con la batalla de Hoth, el enfrentamiento con Boba Fett o las carreras por Mos Eisley como grandes puntos álgidos; Rogue Leader no necesitó de demasiada hilazón narrativa para trasladarnos a las batallas más memorables de la trilogía clásica, así que no vemos por qué en este caso no ha sido así.

star-wars-fighter-squadron-tease

La expansión, muy necesaria, del contenido del juego llegará con el famoso y tristemente polémico DLC en cuatro partes, que se puede conseguir por un Season Pass por la nada módica cifra de 50 euros. Es un lamentable récord para un juego que ha salido por 60/70 euros como novedad, y que claramente nos lo están vendiendo por fascículos, algo tan evidente como criticable y que no he podido evitar tener en cuenta a la hora de valorar el juego en su conjunto. Entiendo que Star Wars ha sido, es y será siempre negocio puro y duro, pero esto me parece una tomadura de pelo en toda regla. No me parece normal tener que desembolsar 120 euros por un juego que, a todas luces, está a una distancia sideral de los grandes FPS de la generación, empezando por un Destiny cuyas políticas de DLC tampoco es que aplauda, precisamente, pero al que al menos le reconozco una mayor honradez hacia el usuario a la hora de ofrecer contenido extra para el juego.

Y es que aquí es donde Battlefront encuentra su talón de Aquiles. Está tan marcado por la concepción comercial de todas las grandes productoras que esperan sacar tajada del asunto con el éxito del juego, que su mismo desarrollo se ha visto condicionado hasta el extremo de hacer dudar a muchos usuarios de la conveniencia de comprarlo. A mí me parece más que evidente que Dice se ha guardado muchos ases en la manga, y que los irá sacando de la manera más lucrativa posible. Todo esto no sería tan grave si a) el Season Pass no tuviera un precio escandaloso y b) si el juego de partida incluyera una cantidad de contenido razonable. No es el caso.

Por todo ello, y sintiéndolo muchísimo, debo decir que Battlefront me ha dejado un sabor de boca agridulce. Estaba esperándolo como agua de mayo, convencido de que como fan de la saga iba a colmar todas mis expectativas. Y si bien a nivel técnico es una salvajada que satisfará hasta los más puristas de esta franquicia, se queda muy cojo a nivel de contenido y, para colmo, como juego de acción no es nada del otro mundo y agota sus posibilidades mucho antes de lo deseable. No lo recomendaría por encima de Black Ops III, si hablamos de alternativas dentro del género, y desde luego no considero que su multijugador ofrezca las mismas posibilidades no ya que el juego de Treyarch, sino de prácticamente cualquier FPS online que hay ahora mismo en el catálogo de PS4.

Entiendo que el tirón del estreno inminente del episodio VII hace que Disney y compañía hayan decidido sacar el juego en estas fechas navideñas, pero a mí me parece que un tiempo más en el horno, con más contenido y más empeño en dotar al juego de campaña, profundidad y mejoras en aspectos tan esenciales como el sistema de disparo y de armas, habrían hecho de este juego la joya que todos desearíamos, y que no es. Lamentablemente, la Fuerza no nos ha acompañado esta vez.

news_our_ps4_videos_of_sw_battlefront_beta-17193

De todas las adaptaciones que ha conocido el universo Star Wars, la saga Battlefront ha ocupado siempre un lugar especial en el corazón de los jugadores, en parte por su concepto arcade, directo, sencillo y apasionante, que consigue que hasta el más iniciado pueda hacer un buen resultado en su primera partida, permitiendo por otra parte al que más horas dedica sacarle todo el jugo a un multijugador adictivo y lleno de referencias a la galaxia lejana. No obstante, las primeras entregas datan de 2004 y 2005, por lo que ha hecho falta una década para que la insoportable ausencia de una tercera entrega llegara a su fin. Las preguntas que caben hacerse ante este lanzamiento son varias, empezando por si esta entrega está a la altura de lo que se espera de ella, si refleja de manera adecuada el mundo de Star Wars y si, por último, es un juego de acción y multijugador online como corresponde a los tiempos que corren. A las dos primeras preguntas, en mi opinión no cabe otra respuesta que un rotundo sí. Battlefront retoma la línea de las dos entregas precedentes y las lleva a un nivel cualitativamente superior en muchos aspectos, salvo en la ausencia de un modo campaña que me sigue pareciendo injustificada se mire por donde se mire. Es evidente que la fuerza de esta franquicia está en el multijugador, así ha sido siempre, pero no por ello es menos doloroso que los desarrolladores de DICE y EA hayan decidido dejar fuera un modo que sirve, entre otras cosas, para que dentro de unos años podamos seguir disfrutando de las muchas bondades de un juego cuya caída de servidores dejará prácticamente vacío de contenido. Antes de volver sobre ello y sobre el polémico asunto del contenido, creo que es de justicia reconocer que este juego entra por los ojos como prácticamente casi ninguno de la octava generación. Todo en Battlefront luce de manera asombrosa, con unos efectos de iluminación, una resolución, unas texturas y una cantidad de enemigos en pantalla como jamás había visto. La espectacularidad de las explosiones, los increíbles efectos de sonido, los gritos de los soldados al morir... todo está tan cuidado a nivel audiovisual que resulta complejo buscarle reparos, si acaso la olvidable banda sonora del juego o algún bug muy, muy ocasional que en absoluto justifica una nota negativa en este aspecto, quizá lo más destacado del juego junto con su fabulosa ambientación. Si algo debo reconocer además del indiscutible envoltorio técnico es que Battlefront es un juego muy inteligente en cuanto a su propuesta, ya que está hecho por gente que sabe bien qué hay que darle al aficionado de Star Wars. Nada de precuelas ni de rollos raros o polémicos: trilogía clásica 100%, con escenarios, naves y personajes míticos que todos reconocemos al instante (Hoth, Endor, Tatooine; Luke, Han, Leia, Vader, etc.) e inventos, los justos (jet packs, algunas clases de soldados imperiales y pare usted de contar). Las primeras horas del juego, y en…
Gráficos - 95%
Sonido - 97%
Banda Sonora - 66%
Mecánicas / Jugabilidad - 68%
Duración - 67%
Originalidad - 62%

76%

Battlefront es todo lo que los fans de Star Wars podrían pedir (gráficos impresionantes, ambientación perfecta, etc.), pero que tropieza más de la cuenta a la hora de ofrecer lo que un jugador medianamente exigente suele pedirle a un juego de este género: falto de contenido en modos de juego, campaña principal para un jugador y con lacras importantes de control, sistema de disparo y la discutible aportación de los personajes heroicos... Mucho nos tememos que estamos ante una magnífica oportunidad perdida de haber realizado el mejor juego basado en Star Wars de todos los tiempos. Qué lástima.

User Rating: Be the first one !
76