La Playstation experience que acaba de celebrarse ha puesto de manifiesto el enorme músculo de PS4 de cara al próximo año, tras un 2015 más bien discreto en cuanto a exclusivas se refiere. De todos los anuncios que se han hecho, que fueron muchos, me gustaría destacar cuatro que, a nuestro juicio, son aquellos por los que merece la pena seguir con atención el futuro inmediato de una consola que, ya es oficial, ha rebasado los 30 millones de unidades vendidas en 2 años. De seguir así, el récord de PS2 de los 150 millones está cada vez más cerca.

Lo primero, sin duda, el alegrón que me he llevado al saber que Ni no Kuni 2: Revenant Kingdom es ya una realidad. Concebida como secuela oficial de The wrath of the white witch, la colaboración entre Level 5 y Studio Ghibli vuelve a traernos una alegría en forma de rol fantástico al más puro estilo JRPG clásico. A pesar de que conocemos pocos detalles, más allá de lo visto en el prometedor tráiler lleno de cinemáticas, y que no se ha anunciado fecha de lanzamiento, de este juego esperamos sencillamente lo mejor.

En segundo lugar, Sony mostró un gameplay de Final Fantasy VII Remake, donde además de asombrarnos con la excelente calidad gráfica que ofrecerá el juego (no resiste comparación con el original, bajo ningún punto de vista técnico) pudimos comprobar que el estilo de combate se va a acercar más a lo visto en Final Fantasy XV, con una acción más directa. No es información suficiente, de todos modos, como para sacar más conclusiones, pero lo cierto es que el dinamismo que esto puede aportar al juego puede venirle fenomenal (aunque también nos imaginamos lo que los puristas dirán al respecto, y quizá con razón).

Por otra parte, la buena marcha de exclusivos de lucha se tradujo en nuevos datos sobre Street Fighter V y King of Fighters XIV, ambos exclusivos para PS4. Creo que no se le está dando la importancia que tiene realmente este hecho para la consola de Sony, porque especialmente el primer título está llamado a ser el referente de lucha de esta generación, dado que además Capcom ha confirmado que no lanzará ediciones Super, Ultra o demás prefijos, sino que hará actualizaciones online para esta primera edición que, con su juego online contectado también a PC, promete arrasar con todo.

Por último, y aun dando por sentado que ha habido anuncios también interesantes como el nuevo Ratchet and Clank, me gustaría terminar con Quantic Dream. Es evidente que después de la tibia acogida de Beyond: Dos Almas (que ya se puede encontrar en versión HD digital para PS4, por cierto), las expectativas con su nuevo proyecto son algo más reducidas. No es que Detroit: Become Human no tenga buena pinta (la tiene, y mucha), pero mucho me temo que por interesante que sea la historia y fascinante que sea la tecnología de captura facial implementada para este juego, las mecánicas de esta nueva aventura de David Cage van a seguir dando qué hablar, y no precisamente para bien. La buena noticia es que en marzo podremos volver a disfrutar de la que, creo que sin duda, es la obra maestra del estudio francés: Heavy Rain, que recibirá también tratamiento HD y saldrá, al igual que Beyond, de momento solo en formato digital.

Cuatro ejemplos, en cualquier caso, de que la salud de PS4 es muy buena, y que se unen a ese Uncharted 4 que parece que se va a comer el primer trimestre de 2016 él solito. Eso sí, eché en falta saber un poco más de The Last Guardian y de Shnemue III, aunque entiendo que Sony debe dosificar el hype que está generando un próximo año donde, esta vez parece que sí, el catálogo de PS4 va a estar al fin a la altura de las ventas del sistema.