sonic

Parece que fue ayer cuando estas dos mascotas se repartían mamporros por ver cuál aupaba a sus respectivas empresas (Nintendo y Sega) a lo más alto de las consolas de sobremesa. Veinte años después de aquella lucha épica, ya poco o nada queda de aquello: Sega se dedica a hacer juegos para otras empresas, principalmente para su antaño rival, Nintendo. Curioso es el caso del último Sonic, que como ya ocurrió con algunos lamentables juegos de Wii, será lanzado en exclusiva para el sistema. Sonic Lost World, el enésimo intento por devolver la gloria a una franquicia que lleva décadas en franca decadencia, tiene buena pinta y mejores intenciones, pero mucho nos tememos en el Rincón del píxel que estamos ante otra cantada del erizo, y si no, al tiempo.

Sonic-Lost-World-06

Sea como fuere, lo cierto es que muchos fans están que se tiran de los pelos por lo que consideran una flagrante violación del copyright en cuanto a diseño de niveles y mecánicas de juego del último gran éxito del bigotudo fontanero, Mario Galaxy 1 & 2 (Wii, 2007 y 2010). El universo galáctico de Mario fue primero intentado para Gamecube, pero no terminaron de cuajar determinadas mecánicas por culpa del mando, algo que se superó con la llegada del nuevo sistema en 2006. El éxito descomunal de esta entrega, para muchos a la altura de los míticos logros de Super Mario World para SNES (1991) o Super Mario 64 para N64 (1996) devolvió a Mario a la cresta de la ola. Y sin embargo, existe un precedente de la época de Super Mario 64 precisamente, protagonizado por Sonic, que tira por tierra buena parte de estos méritos inauditos.

Foto+Super+Mario+Galaxy+2

Allá por 1995 Sega andaba enfrascada en un proyecto que tenía como objetivo darle vida a una Sega Saturn que estaba fracasando de manera notable frente a Playstation, y a la que la sombra de N64 amenazaba de forma poderosa. El Sonic Team tenía en mente un más que ambicioso proyecto basado en la idea del ojo de pez, con Sonic recorriendo mundos pequeños, esféricos que girasen sobre sí mismos y que permitieran una gran libertad de exploración en tres dimensiones. ¿Os suena de algo esto? El proyecto se llamaba Sonic Xtreme, y nunca llegó a ver la luz por multitud de problemas técnicos, presupuestarios y, finalmente, de las limitaciones de una Saturn que era incapaz de mover semejantes mundos con fluidez. El proyecto no pasó de la fase beta pero puede ser consultado hoy en día en youtube, y lo cierto es que prometía bastante, como muestran las imágenes de este reportaje.

sonic-xtreme

Evidentemente, resulta imposible saber cuál habría sido el resultado de este Sonic Xtreme, aunque muchas de sus ideas fueron trasladadas al exitoso Sonic Adventure para Dreamcast, posiblemente el último gran juego del erizo en su primer intento serio por hacerse con un universo en tres dimensiones. Lo que sí sabemos es que desde 1998 el erizo no ha levantado cabeza, protagonizando juegos francamente malos, como Sonic Heroes, Sonic Unleashed o el Sonic the Hedgehog para Xbox de 2006, o juegos que no iban más allá del aprobado raspado, como Sonic Generations. Personajes secundarios sin ningún tipo de carisma, ideas muy cuestionables (¿recordáis el caballero oscuro aquel?) y unas ideas de juego que oscilaban entre lo vergonzoso y lo mal hecho a secas contribuyeron a hacer de Sonic un personaje en declive. Quizá con la única excepción de Sonic Colors, una auténtica y bienvenida rareza, todos los demás intentos del erizo por recuperar algo de éxito han terminado en un sonoro batacazo. Y he ahí el motivo por el que Lost World no despierta el interés que debería.

Lo que sí es cierto es que los universos de Mario y Sonic están condenados a entenderse. Desde 2002, fecha oficial de la muerte de Sega como empresa de consolas, los caminos del erizo y el fontanero se han cruzado con éxito en la sub-saga de los Juegos Olímpicos, que ya va por su quinta entrega sumando los juegos de invierno, y que tiene anunciado otro en camino para 2013. Además de eso, Sega se ha convertido en uno de los pocos aliados exclusivos de Wii U y, junto al erizo azul y su séquito de animales bonicos, Bayonetta 2 se presenta como una de las grandes bazas de futuro para la maltrecha imagen de una Nintendo que parece incapaz de sacar del hoyo su propio sistema. El hecho de que sea Sonic uno de los encargados de devolver la ilusión a los fans de Nintendo resulta paradójico para alguien como el que esto escribe, que se inició en esto de los videojuegos con el ya clásico duelo entre ambas mascotas, pero este es el signo de los tiempos y así hay que aceptarlo. Todo ello sin olvidar, como ya señalábamos al inicio de la entrada, que estos dos universos tienen más conexiones de las que parece desde hace muchos años, y que Lost World se encargará de seguir profundizando, como ya ha anunciado su primer tráiler (para bien, esperemos). De momento, solo con que no corra la misma suerte que Sonic Xtreme y pueda ver la luz, ya iremos por buen camino.

SXC_CF01