Cuando se conoció que Playstation 4 incluiría una especie de clásula no escrita por la que sería prácticamente imprescindible suscribirse al servicio de internet de la empresa, conocido como Playstation Plus, que más o menos sale por 50 euros al año, yo personalmente no me llevé las manos a la cabeza. Hasta entonces, el servicio había dado excelentes juegos a Playstation 3 y a PS Vita, juegos ya entrados en fase de declive que seguramente no iba a jugar de otro modo pero que, ofrecidos «gratuitamente» por mi suscripción, estaba fenomenal poder echar una o dos partidas o, en el caso de alguna que otra excepción, dejarlo en mi biblioteca de favoritos.

Playstation Plus empezó a funcionar en 2010, más o menos la época en la que Sony decidió que había que darle un cambio de rumbo a la derrota que estaba sufriendo a manos de Xbox 360. La apuesta comenzó con Wipeout HD, y continuó con una lista de grandes juegos, que alternaban un triple A con alguna que otra propuesta indie de lo más interesante o algún clásico, como las joyas de Sega tipo Sonic, Streets of Rage 2 o Golden Axe. Así, a lo largo de los meses fueron llegando títulos como Infamous 2, Little Big Planet 2, Borderlands, Resident Evil 5: gold edition, Far Cry 2, Tomb Raider: Underworld, Super Street Fighter IV, Darksiders, Spec Ops, Vanquish, Sleeping Dogs, ICO, Uncharted 3, Shadow of the Colossus, Bioshock Infinite, Mass Effect 2… La lista es sencillamente asombrosa, e incluye algunos de los mejores juegos de la pasada generación.

Todo esto generó una base de confianza suficiente en que el servicio de Playstation Plus seguiría aportando bastantes alegrías a los usuarios de Sony en PS4. Sin embargo, y a pesar de que han aparecido buenos títulos, como Resogun, The Unfinished Swan, Outlast, The Swapper, Rocket League o Limbo, lo cierto es que ninguno de ellos encaja en la categoría de triple A. Son excelentes juegos, y es cierto que el sector indie ha estado mucho mejor representado aquí que lo que estuvo en Playstation 3. Sin embargo, para aquellos que también valoramos las grandes producciones, las ausencias de títulos como Knack, Killzone Shadowfall, Infamous Second Son y un larguísimo etcétera son incomprensibles.

ps-plus-lineup-july-2015

Hablamos de títulos que ya han cumplido sobradamente su ciclo de ventas; Sony no va a sacar mucho más de ellos, pero sí puede dar un empujón de moral, confianza y fidelización a sus usuarios ofertándolos en el Plus. ¿Por qué no lo hace, a diferencia de lo que ocurrió en PS3, que mes sí y mes también recibía alegrías permanentes?

Las razones a esta pregunta son varias. Para empezar, la posición de Sony en el mercado dista mucho de la que era en 2010. Ahora mismo Playstation 4 es la gran dominadora del mercado, muy por encima de Microsoft y de Nintendo. Esto significa que no hay necesidad de tirar la casa por la ventana para atraer a nuevos usuarios, porque estos están llegando de manera masiva sin necesidad de que Sony haga nada especial. Hace poco recibimos la confirmación de que la consola había superado los 40 millones de consolas vendidas en apenas dos años y medio: es el mismo ritmo, el mismo, que tuvo en su momento Playstation 2, la consola mejor vendida de todos los tiempos.

En segundo lugar, el catálogo de Playstation 4 no está siendo, ni de lejos, lo que en su momento fue el de Playstation 3 a estas alturas de la generación. Sencillamente no hay tantos ni tan buenos juegos como entonces. Para que nos hagamos una idea, cuando Playstation 3 llevaba dos años y medio de vida habían salido ya a la venta joyas como Uncharted 1 y 2, Metal Gear Solid IV, los dos primeros Assassin’s Creed, Modern Warfare, Grand Theft Auto IV, Killzone 2, Resistance, Little big Planet, Motorstorm o Resident Evil 5. (Y la lista es mucho más larga)

article_post_width_PS_Plus

Ahora mismo, Playstation 4 solo puede presumir de verdad de un exclusivo (Bloodborne) y de algunas versiones multiplataformas, como Metal Gear V, The Witcher 3, Arkham Knight… y ya. Las versiones nuevas de Killzone e Infamous no han estado a la altura de las mejores entregas de sus franquicias, y DriveClub comenzó como un auténtico bochorno de retrasos, carencias de contenido y despidos improcedentes, y ha necesitado años para reponerse. No obstante, todos ellos podrían hacer más atractivo el catálogo digital de Playstation Plus, y dar algo de combustible a un catálogo bastante pálido hasta que comiencen a llegar los megatones tipo Uncharted 4. Pero no nos engañemos: salvo los tres o cuatro juegos ya citados, no hay mucho más. Tirar de los triple A «con canas» de Playstation 4 no daría ni para medio año de contenido.

Lo cierto es que hasta el momento, Playstation Plus ha podido tener algún que otro mes interesante, pero ninguno llamativo (en esto Microsoft, aunque sea por la necesidad del momento, ha vuelto a tomar ventaja y se está esforzando por ofrecer más juegos triple A), y los ha tenido abiertamente malos. Reconozco que yo muchos meses ni siquiera miraba qué ofrecía el Plus, tal era la indiferencia que me provocaba, y me tenía que enterar por algún amigo de que tal o cual juego estaban disponibles.

now2_49s4

Otro motivo para explicar la escasez de juegos triple A en Playstation Plus podría ser el servicio de alquiler de Playstation Now, que podría quizá entrar en conflicto de intereses y reducir sus beneficios, pero, de nuevo, nos damos de bruces con una realidad complicada: de los 400 juegos que ofrece el servicio ahora mismo en Norte América o los 150 en Reino Unido, el 99% de ellos son de Playstation 3.

En definitiva, la tendencia a la baja y a la comodidad se han convertido en el denominador común de Playstation Plus, cuyo único interés ha quedado reservado casi exclusivamente para la parcela indie. Es una tendencia que, a pesar de que las ventas den la razón a los ejecutivos de Sony que decidieron apostar por esta estrategia, yo creo que deberían replantearse, porque ha pasado de convertirse en uno de los grandes atractivos de sus sistemas a resultar casi más un engorro y un trámite que otra cosa.

2bae053a813dde7da08014d0dca1e4a6