El aluvión de noticias que trajo el miércoles la presentación oficial de Final Fantasy XV ha sido abrumador, tanto que por un momento puede llegar a despistar de una serie de cambios esenciales en una franquicia que durante décadas se ha caracterizado por mantener una serie de esencias que están a punto de saltar por los aires.

Por supuesto que es relevante constatar que el juego saldrá a la venta el 30 de septiembre de este año, que ya está disponible una nueva demo y que contará con ediciones coleccionistas de relumbrón, sin olvidarnos de que hay una serie animada en proceso. Todo eso está muy bien. No obstante, para todos aquellos que ya pudimos probar el episodio Duscae o como quiera que se llamara aquella primera demo, y que sabemos lo que se avecina, esta nueva demo y las nuevas imágenes no hacen sino constatar lo que supone Final Fantasy XV en realidad: un salto de fe.

Final Fantasy ha sido hasta la fecha una saga de juegos de rol, en principio autoconclusivos, que basaban su fuerza en grupos de personajes que atravesaban mundos enfrentándose a toda clase de enemigos, siempre con el objetivo de enfrentarse a amenazas globales y con un sistema de combate por turnos, con ligeras variaciones y todo lo que se quiera. Algo de eso hay en esta entrega XV, es innegable, y desde luego en cuanto a diseño nadie puede negar que no nos encontremos, por estética, enemigos y chocobos, en un mundo que nos recuerda a esta franquicia que lleva acompañándonos tanto tiempo.

No obstante, los juegos se definen básicamente por sus mecánicas, y aquí es donde Final Fantasy XV plantea dudas razonables. Para empezar, llamar a este juego un RPG me genera bastantes dudas, toda vez que controlamos a nuestro personaje en escenarios con total soltura de movimientos, lo que incluye liarse a espadazo limpio contra todo lo que se mueva. No es que se trate de un God of War en mundo abierto, como he escuchado a algún descerebrado apocalíptico, pero sí está más cerca quizá de un Kingdom Hearts, por poner otro ejemplo de saga de la misma familia desarrolladora con el que los usuarios están también muy familiarizados.

FINAL FANTASY XV EPISODE DUSCAE_20150321091315

Este cambio conceptual es muy importante, supone un salto genérico en toda regla que va a afectar directamente a nuestra forma de interactuar por el, por otro lado, vasto y hermoso mundo creado por Square-Enix. Quizá esto tenga su origen en el diseño inicial del juego, cuando se llamaba Vs XIII, como proyecto paralelo a la franquicia estándar que representó, con tan poca fortuna, la trilogía protagonizada por Lightning para la anterior generación. Puede ser. En cualquier caso, lo que es innegable es que los fans del rol por turnos no van a encontrar aquí el Final Fantasy que estaban esperando. Esto es otra cosa.

Evidentemente, el alcance de dicho cambio no nos lo van a dejar claro del todo una, dos o mil demos, por lo que habrá que esperar a la salida oficial del juego para comprobarlo. En cualquier caso, yo me siento en la obligación de manifestar mi preocupación, entiendo que razonable dado que están modificando las reglas básicas de un juego que ha funcionado bien, en líneas generales, y que si ha pinchado en épocas anteriores fue precisamente porque todo lo demás (argumento, personajes, linealidad) no estaban a la altura de la calidad de una franquicia que nos ha ofrecido momentos memorables en prácticamente todas las consolas desde NES hasta la fecha.

A nivel más secundario, a mí me preocupa la falta de variedad del grupo protagonista. Si por algo he apreciado los juegos de esta saga era por la diversidad de razas, personalidades y posibilidades que ofrecían los personajes principales y secundarios que acompañaban al prota de turno, y en especial recuerdo los de Final Fantasy VI y X como bien trazados y dignos de mención. Aquí, francamente, veo a una boy band para quinceañeras con un diseño desafortunado contra el que los guionistas van a tener que hacer auténticos milagros para que logre empatizar con ellos (y aquí sí me parece que hay un cierto consenso en los foros de fans, bastante inquietos con este asunto en concreto). Para un universo tan rico en matices, razas y contextos culturales, que los tres acompañantes de Noctis sean tres compadres de juerga me parece, cuando menos, pobre como planteamiento, aunque de nuevo, es conveniente esperar a ver el juego entero para hacer una valoración más amplia. Y que el único elemento femenino conocido hasta ahora sea esa mecánica que apunta malas maneras a la imagen de la mujer en el videojuego, me parece tan preocupante como en su momento me lo pareció Quiet en Metal Gear Solid V. Espero que Square-Enix tenga más cuidado que Kojima, aunque me temo que no va a ser el caso.

Sea como fuere, la carta está ya sobre la mesa y tras un desarrollo que amenazaba con hacer sombra al de The Last Guardian, Final Fantasy XV ya tiene fecha de salida y abundante material para hacernos una idea de lo que nos espera. El E3, como siempre, nos traerá seguro más impresiones que compartir con la comunidad pixelera. Antes de eso, las impresiones sobre la demo Platinum, que os ofrecemos a continuación.

final-fantasy-xv-ultimate-collectors-edition-636x358