Hace algún tiempo, los arcade de disparos tenían una fuerte presencia en el catálogo de cualquier consola. Juegos como R-Type eran venerados por una comunidad de jugadores que veían en su sencillo control y accesibles mecánicas un incentivo para pasar un buen rato disparando a todo lo que se moviera. Y es que esa, y no otra, era la mecánica fundamental de un género que ha dado títulos tan legendarios como Space Invaders, uno de los padres fundadores del sector. Dentro del mismo ha existido siempre la variante de nave contra el mundo, como 1945, o la del soldado contra el mundo, donde podríamos destacar también a clásicos como Mercs, Contra o Metal Slug.

Resogun pertenece, obviamente, al primer tipo. Heredero directo de otros títulos de Housemarque como Super Stardust HD o Super Stardust Delta, el juego es un arcade de acción con perspectiva lateral donde el único propósito es quedar en pie ante hordas sucesivas de enemigos que aparecen por todas partes. Así, y a lo largo de cinco niveles circulares con un curioso efecto de ojo de pez para sumergirnos en un mundo aparentemente tridimensional, aunque en realidad nos desplazamos en dos dimensiones, para abatir a todo lo que se nos ponga por delante.

El objetivo secundario del juego, aparte de hacer las mejores puntuaciones aniquilando naves enemigas, es rescatar a unos humanos (de un curioso color verde) y llevarlos a una nave de salvamento antes de que los enemigos hagan lo propio para llevarlo a sus propias naves nodriza. Podemos desplazarnos en vertical u horizontal, disparando desde la proa o la popa de la nave, y aunque evidentemente el juego comienza con un nivel de dificultad accesible para todos, pronto el asunto se va complicando hasta alcanzar niveles de auténtico infarto en el tercio final de cada fase.

Concebido como una demostración de algunos de los efectos que puede conseguir Playstation 4, en especial en cuanto a la generación de partículas en las espectaculares explosiones (ojo a la bomba que recorre buena parte del escenario, de lo mejor del juego), Resogun es un juego directo, sencillo y que no se anda con divagaciones para llegar al corazón del jugador casual o hardcore, dependiendo del tiempo que se quiera invertir en él. Su mecánica es simple pero, al mismo tiempo, permite que nos piquemos de verdad con las puntuaciones. Gracias al botón share, compartir nuestras mejores partidas o aprender de las lecciones magistrales de los mejores jugadores está al alcance de nuestra mano, algo que siempre viene bien para aparcar por un momento las emociones en el modo de un jugador.

Por lo demás, el juego no necesita demasiados alardes técnicos, en realidad, para ganarse nuestra atención: más allá de las muchas explosiones que inundan la pantalla cada dos por tres, se nos ofrecen los suficientes retos como para mantenernos entretenidos durante el tiempo establecido para cada nivel, al final del cual se hace un recuento teniendo en cuenta número de bajas y dando bonificaciones por el modo en que nos hemos deshecho de los rivales. A la hora de elegir nave de combate tenemos tres posibilidades (Nemesis, Ferox y Phobos), cada una de las cuales cuenta con características de serie en función de criterios de agilidad, empuje y velocidad. No es que resulten especialmente significativas, pero permiten adaptarse a cualquier tipo de jugador y están fenomenalmente diseñadas, algo que también es aplicable a unos escenarios amplios, luminosos y variados.

Uno de los aspectos más positivos del juego tiene que ver con el hecho de que viene “de regalo” al adquirir el Playstation Plus, junto con el menos espectacular Contrast. En honor a la verdad, debemos confesaros que cuando lo probamos en la Madrid Games Week fue de los juegos que menos nos llamaron la atención, pero lo cierto es que después de unas cuantas horas de juego hay que admitir que estamos enganchados y que Resogun nos parece, con diferencia, uno de los mejores juegos del catálogo de lanzamiento inicial del sistema. Y esto a pesar de un apartado técnico discreto que cuenta, eso sí, con una digna banda sonora y buenos efectos de sonido, y de una duración algo escasa, ya que al margen de las tres naves y los cinco niveles el único aliciente para rejugarlo es superar unas puntuaciones que, con el tiempo, pueden llegar a perder algo de interés (el juego nos ha durado cerca de tres horas, trasteando todo lo que hemos podido con las opciones de dificultad y las naves).

Resogun tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los títulos más importantes de lanzamiento del sistema, y seguramente hasta dentro de muchos meses no encontremos un reemplazo para algo semejante en capacidad de diversión. Precisamente por todo eso sorprende la ausencia de un modo multijugador local. Existe la opción online para compartir guerra con otro aliado, pero en un juego tan dado al desenfreno cooperativo, ¿cómo es que no se les ha ocurrido incluir un modo así? Esperemos que un parche futuro le ponga remedio a esto, porque si el juego ya es adictivo a un solo jugador, con un compañero al lado puede ser épico.

En cualquier caso, lo que nos ha resultado más positivo del juego, al margen de las buenas sensaciones que transmite en todo momento, es el hecho de que sea la primera piedra en un camino de juegos descargables e indies de lo más prometedor. Un poco al modo de lo que ocurría con Killzone Shadow Fall, nos parecen muy positivos los pasos que Sony está dando con ciertos juegos como este. Si tenéis ganas de un arcade desafiante y de gatillo fácil, no lo dudéis: Resogun es una opción muy recomendable.

Hace algún tiempo, los arcade de disparos tenían una fuerte presencia en el catálogo de cualquier consola. Juegos como R-Type eran venerados por una comunidad de jugadores que veían en su sencillo control y accesibles mecánicas un incentivo para pasar un buen rato disparando a todo lo que se moviera. Y es que esa, y no otra, era la mecánica fundamental de un género que ha dado títulos tan legendarios como Space Invaders, uno de los padres fundadores del sector. Dentro del mismo ha existido siempre la variante de nave contra el mundo, como 1945, o la del soldado contra el mundo, donde podríamos destacar también a clásicos como Mercs, Contra o Metal Slug. Resogun pertenece, obviamente, al primer tipo. Heredero directo de otros títulos de Housemarque como Super Stardust HD o Super Stardust Delta, el juego es un arcade de acción con perspectiva lateral donde el único propósito es quedar en pie ante hordas sucesivas de enemigos que aparecen por todas partes. Así, y a lo largo de cinco niveles circulares con un curioso efecto de ojo de pez para sumergirnos en un mundo aparentemente tridimensional, aunque en realidad nos desplazamos en dos dimensiones, para abatir a todo lo que se nos ponga por delante. El objetivo secundario del juego, aparte de hacer las mejores puntuaciones aniquilando naves enemigas, es rescatar a unos humanos (de un curioso color verde) y llevarlos a una nave de salvamento antes de que los enemigos hagan lo propio para llevarlo a sus propias naves nodriza. Podemos desplazarnos en vertical u horizontal, disparando desde la proa o la popa de la nave, y aunque evidentemente el juego comienza con un nivel de dificultad accesible para todos, pronto el asunto se va complicando hasta alcanzar niveles de auténtico infarto en el tercio final de cada fase. Concebido como una demostración de algunos de los efectos que puede conseguir Playstation 4, en especial en cuanto a la generación de partículas en las espectaculares explosiones (ojo a la bomba que recorre buena parte del escenario, de lo mejor del juego), Resogun es un juego directo, sencillo y que no se anda con divagaciones para llegar al corazón del jugador casual o hardcore, dependiendo del tiempo que se quiera invertir en él. Su mecánica es simple pero, al mismo tiempo, permite que nos piquemos de verdad con las puntuaciones. Gracias al botón share, compartir nuestras mejores partidas o aprender de las lecciones magistrales de los mejores jugadores está al alcance de nuestra mano, algo que siempre viene bien para aparcar por un momento las emociones en el modo de un jugador. Por lo demás, el juego no necesita demasiados alardes técnicos, en realidad, para ganarse nuestra atención: más allá de las muchas explosiones que inundan la pantalla cada dos por tres, se nos ofrecen los suficientes retos como para mantenernos entretenidos durante el tiempo establecido para cada nivel, al final del cual se hace un recuento teniendo en cuenta número de bajas y dando bonificaciones por el modo en…
Gráficos - 82%
Sonido - 78%
Banda Sonora - 76%
Mecánicas / Jugabilidad - 92%
Originalidad - 75%

81%

Juego divertido hasta decir basta, Resogun se convierte sin dificultades en una de las ofertas más interesantes para cualquier usuario de PS4, acuciado por un catálogo con pocas alternativas reales de calidad. Con el sabor de los mejores arcade de toda la vida, Resogun merece sin duda una oportunidad.

User Rating: Be the first one !
81