Ahora que ya ha terminado la avalancha de anuncios y hemos tenido algo de tiempo para reflexionar un poco, nos gustaría compartir con vosotros algunas de las conclusiones que nos ha dejado la Playstation Experience 2016 que se ha celebrado estos días en California.

En primer lugar, es forzoso destacar que las sensaciones generales han sido muy positivas: Sony es la gran dominadora de la presente generación y eso se nota en cada paso que da, en la confianza con la que realiza cada anuncio y, también, en la seguridad que demuestra al dejar muchos juegos fuera de un evento como este. Que títulos como God of War 4, Detroit, Shenmue III, Final Fantasy VII  y un largo etcétera de exclusivas más que esperadas puedan esperar tranquilamente en el sueño de los justos habla muy a las claras de cómo están las cosas ahora mismo en la octava generación.

Los que sí han estado, y también es obligatorio hacer referencia a ellos en un puesto muy destacado, son los títulos de Naughty Dog. Ya mencionamos hace un par de días la novedad, no menos celebrada por menos esperada, de The Last of Us Part II. Es sin duda la noticia más importante del año para Playstation 4, muy por encima de la controvertida versión Pro del sistema o del, cuando menos, discutible Playstation VR. Es la exclusiva vendeconsolas que PS4 necesita como agua de mayo para el futuro a medio plazo, toda vez que Uncharted 4 y su ola ya ha concluido, casi, su efecto.

Digo casi porque, de hecho, la conferencia también sirvió para anunciar el esperado DLC de campaña de dicho juego, The Lost Legacy, protagonizado por Marlene y Chloe, a la que recordaremos de juegos previos de la franquicia. El vídeo que se mostró, quizá excesivamente largo dada la duración real de este “capítulo”, ha sido definido por sus creadores como “más largo que Left Behind“, y desde luego el apartado técnico que muestra es para quitarle el hipo a cualquiera, lo que hace albergar esperanzas de estar ante un excelente contenido extra.

Queda claro, en cualquier caso, que Naughty Dog fue la gran protagonista del evento, abriendo y cerrando una conferencia que conquistó de un modo ejemplar, y dejando un regusto a segunda o tercera división en prácticamente todo lo que se vio entre medias. Es ahora mismo una de las compañías más importantes del sector del videojuego, si no la que más, y de ahí la merecida expectación de dichos lanzamientos.

Al margen de esto, sigue produciendo expectación el lanzamiento de Horizon Zero Dawn, con un nuevo tráiler que demuestra que el motor gráfico sigue progresando y que las buenas ideas están ahí. Yo personalmente sigo teniendo mis reservas con un juego del que solo he visto acción en tercera persona, (muy espectacular, eso sí), pero sin terminar de ver los elementos diferenciadores con otros títulos de referencia del género, más allá del impresionante diseño de unas máquinas/animales que no dejan de sorprenderme con cada nueva muestra del juego.

En un segundo nivel de expectación encontramos juegos como Ni no Kuni II: Revenant Kingdom, que promete traer toda la magia del juego original con una historia entrañable y personajes carismáticos. Se vio algo de juego en acción en el nuevo tráiler, con un sistema de fijación de cámaras idéntico al de la primera entrega y unas sensaciones muy parecidas, pero con un acabado técnico que lo hace parecer aún más una película de Ghibli en tiempo real.

En un punto intermedio e inclasificable, como siempre, tenemos a Kojima, y ese Death Stranding del que no sabemos absolutamente nada más allá de que tiene un motor gráfico muy potente y cada día incorpora nuevas caras a un reparto donde, además de Norman Reedus, tenemos ahora al propio Guillermo del Toro y nada menos que a Mads Mikkelsen, que ahora mismo parece que está en todas partes. Del tráiler que se mostró no os puedo decir nada porque nada se entiende, más allá de esas intrigas con los bebés en incubadoras altamente tecnológicas y unos villanos conectados con cables que, francamente, me recuerdan demasiado al universo Metal Gear de la última época psicodélica del autor japonés. Siempre está bien saber que el proyecto sigue adelante, pero insisto en que resulta bastante inútil meterse en camisas de once varas cuando no se sabe nada, pero nada de verdad, sobre de qué diantres va el juego o qué clase de mecánicas cabe esperar de él.

Gran Turismo Sport también se dejó ver por el evento, con un breve tráiler en el que, básicamente, presume de músculo técnico, con referencias a 4K, HDR en temas de iluminación y soporte para realidad virtual. Lo cierto es que este juego ha mejorado una barbaridad de los primeros tráilers a este, lo que hace pensar que el retraso sufrido hace unos meses le está sentando mucho mejor de lo que pensábamos. No es que a mí el tema de los e-sports me entusiasme demasiado, pero entiendo que es la evolución lógica de una franquicia que estaba algo atascada, como demostró su sexta entrega, y a la espera de que un Gran Turismo 7 (que ya no sé si veremos en PS4 o en PS5, al paso que vamos) diga lo contrario, esta puede ser la gran baza en el campo de la conducción de Sony tras el irregular DriveClub.

A partir de ahí entramos en una tercera línea de lanzamientos, más modestos, con el inesperado (y, a mi juicio, bastante innecesario) Knack 2, título que basa toda su apuesta en un multijugador cooperativo y en más de lo mismo del anterior, lo cual no hace presagiar nada espectacular, por decirlo de un modo suave.

Algo similar me ocurre con esa avalancha de remasters que se lió a anunciar la compañía japonesa, con Crash Bandicoot N. Sane Trilogy a la cabeza. Nadie duda de que fueron juegos determinantes en el catálogo de la primera Playstation, o que el lavado de cara es espectacular (algo no tan complicado, teniendo en cuenta que el juego tiene ya sus 20 primaveras bien cumplidas). Mi problema está en unas mecánicas que ya en 1996 me parecían bastante anticuadas, con niveles pasilleros y muy limitados en opciones frente a un coloso como era Super Mario 64, que en ese mismo año se estaba inventando, literalmente, el futuro de los videojuegos de los 20 años siguientes en el terreno de las 3D. Tengo miedo de que los juegos del simpático Crash hayan envejecido muchísimo peor de lo que mucha gente se cree, lo que me lleva a pensar por qué no se ha hecho con este personaje algo similar a lo ocurrido hace unos meses con Ratchet & Clank, que sí recibieron un juego actualizado a la altura de su leyenda.

(P.d: y ya que estamos y no es por ser picajoso, pero ¿por qué diantres no se ha incluido el fabuloso Crash Team Racing en la colección, si también fue obra del mismo estudio que la trilogía?)

Nada que objetar, sin embargo, a la Wipeout Omega Collection, que recoge los excelentes Fury HD de 2007 y el título aparecido para la salida de PS Vita en 2011. Dada la ausencia de un título propio para la presente generación bien está desempolvar estos fabulosos títulos de carreras, herederos de un legado que, por desgracia, parece cada día más extinto, dadas las defunciones oficiales de sagas clásicas del género como Extreme-G o F-Zero.

Lo que me provoca más dudas, e insisto en que nada tiene que ver con la calidad de ambos títulos, es la necesidad de ver remasters de juegos como Parappa the Rapper , Locoroco o Patapon. De acuerdo que en mi caso todo lo que no sea un ICO & Shadow of the Colossus Super Ultra Hd VR Collection me sobra por todas partes, pero me pregunto sinceramente qué clase de público van a tener títulos que en su momento no pasaron de la mera curiosidad, como el caso del simpático perrete rapero. El tráiler desde luego no tiene desperdicio, con ese “fenomenal” actor haciendo de chaval y de padre, o la alusión al 4K, algo que en el caso de este juego siempre me pareció una necesidad de primer orden, ejem, ejem…

La Playstation Experience 2016 nos ha dejado, en definitiva, grandes juegos (casi me olvido de Marvel vs Capcom, Persona 5 o de Yakuza 6, por cierto), juegos intermedios y juegos sinceramente menores para los que no hay demasiada concreción de fechas, por no decir ninguna, especialmente en el caso de los lanzamientos más potentes.

Lo que sí queda claro es que al fin, tres largos años después del lanzamiento del sistema, están empezando a llegar juegos importantes y de verdadera resonancia, con los que PS4 va formando un catálogo al que, sin embargo, todavía le queda para estar a la altura de sus predecesores.

172459-alfabetajuega-the-last-of-us-part-2-2-041216