Hace algunos meses os ofrecimos un reportaje en el que recogíamos una de las teorías más fascinantes, conspiranoicas y polémicas de la historia de los videojuegos, relacionada con el final de una saga que ha marcado época en la séptima generación: Mass Effect. Al final de su tercera entrega, después de horas y horas de aventuras galácticas y de haber luchado contra todo lo humano y lo divino, los jugadores nos encontrábamos ante una situación que pocos o muy pocos hubieran podido imaginar.

Sin entrar en spoilers, la decisiones que Bioware tomó acerca de aquel desenlace provocó las iras de medio mundo y la incredulidad del resto, lo que llevó a muchos a hacer su propia interpretación de los hechos. A escasos meses del lanzamiento del juego, que Bioware ha reconocido posteriormente que hubiera necesitado algún tiempo más en el horno para estar realmente listo al 100%, la compañía sacó un final extendido gratuito, que completaba algunas lagunas dejadas por el final original. No obstante, y tal y como muchos sí habían pensado, no se modificó en lo esencial el mensaje del mismo, sino que simplemente amplió algunas áreas oscuras, pero poco más.

La teoría del adoctrinamiento parte de la base de que había un plan preconcebido desde el primer juego para que el tercero dejara todos los cabos atados y bien atados. Es evidente que el proyecto de Mass Effect no tiene parangón en la historia del sector por su extraordinaria planificación, y en ese sentido esta teoría, que haría de todo el tercer juego un ejercicio de supervivencia mental por parte del protagonista, ofrece una explicación clara para muchos puntos oscuros del juego. No obstante, para aquellos que quieran saber aún más sobre ello, os recomendamos encarecidamente la web www.masseffectindoctrination.com, donde encontraréis explicaciones realmente profundas y detalladas a cualquier duda que tengáis sobre dicha teoría.

El objetivo de la presente entrada, una vez explicado con todo lujo de detalles la teoría del adoctrinamiento y por qué a nosotros nos parece no solo el mejor, sino el único modo posible de interpretar el juego y la saga, es valorar qué fue de ella con el paso del tiempo. ¿Cuáles fueron las reacciones de Bioware ante la teoría? ¿Cómo ha pervivido en la memoria de los jugones? ¿Cómo ha afectado toda esta fenomenal polémica al nuevo proyecto de la saga, todavía con título y fecha sin confirmar?

5265.HowMEBegan-610-2.jpg-610x0

1.- Bioware ante la polémica.

El productor ejecutivo de la tercera entrega, Casey Hudson, tuvo que salir varias ocasiones a la palestra para justificar las decisiones de su empresa ante el final del juego. En muchas de ellas repite una máxima esencial, la de abrir las posibilidades de interpretación para hacer del juego una experiencia aún más memorable. En una entrevista a Digital Trends, afirmó: “No quería que el juego se olvidara fácilmente, sino llevar al hecho de que se produzcan reacciones polarizadas y debates sobre el significado del final, qué va a ocurrir después y en qué situación quedan los personajes. Eso para mí es parte de lo que es excitante acerca de esta historia. Siempre ha habido un poco de misterio aquí y un poco de interpretación allá, una historia sobre la que la gente puede seguir hablando mucho después de haberse lanzado el juego”.

Evidentemente, todo esto no satisfizo absolutamente a nadie. Por ello, Bioware se vio en la obligación de defenderse y de confirmar que en abril de 2012, apenas un mes después de lanzarse el juego, vería la luz un nuevo final con la siguiente declaración. La carta venía firmada en marzo de 2012 por por Ray Muzyka, co-fundador de la empresa (la traducción es nuestra):

“Construyendo sobre su propio proyecto, Casey Hudson y el equipo están trabajando a destajo en una cantidad de iniciativas de contenido que ayudarán a responder las preguntas, proporcionando más claridad para aquellos que buscan un cierre más profundo a su viaje. Volveréis a oír más en abril. Estamos trabajando duro para mantener el equilibrio adecuado entre la integridad artística de la historia original y el feedback de los usuarios que hemos recibido.”

Meses más tarde de la publicación del juego, una delegación de Bioware acudió al PAX East 2012 para dar explicaciones, ante una audiencia bastante enfadada por todo lo que estaba ocurriendo. Allí se insistió en que el final añadiría un cierre mayor que el que ofrecía el juego inicial. Sus responsables trataron de hacer lo que se conoce como “damage control” o control de daños, asegurando a los fans que se escuchaban sus quejas, y prometiendo que todas ellas serían atendidas en la medida de lo posible tanto en el final extendido como en los DLC que acompañarían al juego durante los meses siguientes.

(Fuente de video: Gamespot)

Sin embargo, cuando el final extendido vio la luz Bioware tuvo que salir de nuevo a hacer declaraciones, ya que aquello únicamente añadía una narración en off y algunas imágenes estáticas que señalaban el destino, algo más completo, eso sí, de determinadas razas y personajes clave del juego. En aquella declaración, se limitaron a resumir los cambios del final, haciendo hincapié en el personaje amoroso de interés del jugador y cómo querían aumentar el dramatismo. Por su parte, los contenidos descargables del juego tampoco aportaron una pizca de luz sobre un asunto del que Bioware no decía una sola palabra.

Podríamos resumir la política de declaraciones de Bioware ante la polémica de la siguiente manera: máximo apoyo al equipo creativo del juego, máximo apoyo a las decisiones tomadas respecto del final, y énfasis en la experiencia de juego para millones de jugadores más allá del desenlace. Y es que lo cierto es que a pesar del acoso al que han sido sometidos durante estos dos años tanto Hudson como Marc Walters, otro de los productores y responsables del juego, desde Bioware no se ha producido ni una sola confirmación o negación oficial de la teoría del adoctrinamiento.

Con el tiempo, fuentes de la compañía llegaron a decir que habían planeado un segmento del juego donde Shepard era de hecho adoctrinado y el jugador perdía el control del mismo, pero terminaron por rechazarlo por considerar que podía confundir a la comunidad de jugadores. En cualquier caso, insistimos, ninguna de estas declaraciones partió oficialmente de la compañía, que al parecer veía con satisfacción cómo la polémica ayudaba al juego a auparse como uno de los grandes éxitos de 2012, con más de seis millones de copias vendidas hasta la fecha en las diferentes plataformas para las que ha salido desde entonces (Xbox 360, Playstation 3, PC, Wii U).

original

2.- ¿Qué fue de la teoría hasta ahora?

Hay quien sostiene, no sin ciertas dosis de ironía, que la teoría del adoctrinamiento lleva durmiendo en el limbo de los justos desde 2012. Por mucho movimiento de cambiar el final que surgiera en Internet, por muchas cartas que recibiera la compañía, lo cierto es que al no haberse pronunciado claramente sobre el tema, todo ha quedado en una especulación. Una muy elaborada, con decenas de vídeos explicativos, blogs y cuentas de twitter dedicadas a ella, pero una especulación, a fin de cuentas.

En nuestra opinión, hay un factor que determina claramente el silencio de Bioware. Si es cierto que la compañía barajó esa posibilidad en la creación del juego y que finalmente fue EA la que decidió cercenarla por el temor a que peligraran futuras y lucrativas entregas, debió ser extremadamente satisfactorio para la empresa ver que la comunidad de fieles era capaz de desentrañar las migajas dejadas a lo largo del juego. Si, por el contrario, la teoría era falsa entonces Bioware debió alucinar con el hecho de que la comunidad de fans pudiera llegar a estrujarse los sesos hasta el punto de dar con una teoría interpretativa que superaba con creces la de sus propios guionistas. En cualquiera de los dos casos, ya fuera por coacción de la empresa financiadora o por el silencio interesado, lo más inteligente era no decir nada al respecto.

3.- ¿Cómo afecta esto a Mass Effect 4 (o como finalmente se llame)?

Si hay algo que nadie puede negar es que, sea cual sea la interpretación válida del juego, lo cierto es que el nuevo episodio de la saga no puede desentenderse totalmente del asunto. Puede que la guerra contra los segadores haya concluido definitivamente (o no, según la interpretación), pero dudo mucho que un solo fan de la saga se vaya a poner a los mandos de tal o cual personaje nuevo como si tal cosa. Hay necesidad de respuestas, y solamente el hecho de que estuviéramos jugando en un tiempo anterior a la llegada de Shepard sería justificable continuar con la política de silencio.

Ha habido todo tipo de teorías, para variar, acerca de las posibilidades de por dónde podría ir la nueva saga. Se habla de una nueva trilogía en forma de precuela, o bien una secuela que diste miles de años después de los eventos de la original, otra posibilidad de no tener que dar más explicaciones del desenlace de Shepard y compañía. En cualquier caso, para nosotros el lanzamiento del juego va a reavivar las llamas de la teoría del adoctrinamiento, y sea como sea sus responsables van a tener que volver a salir a la palestra para defenderse por una decisión que hoy en día, más de dos años y medio después de tomada, sigue dando mucho que hablar. Y lo que queda.

winter-space-2