Ha saltado la bomba en el E3: Sony ha presentado su flamante nueva consola de sobremesa, a un precio 100 euros inferior al de su competencia directa. El sistema no exigirá conexión online ni cada 24 horas ni permanente, y además de eso será region free. Pero lo mejor de todo es que no habrá DRM de ninguna clase, es decir, que el sistema de juegos de segunda mano funcionará exactamente igual que en PS3: podremos comprar juegos nacionales y de importación, vender, dejar o regalar nuestros juegos a quien queramos sin necesidad de tasas, interferencias o licencias de ninguna clase.

Estas características clave para muchos jugadores, unidas al fenomenal precio de 399€, suponen un auténtico bofetón en la cara para Microsoft (que ha tomado decisiones opuestas en todos y cada uno de estos aspectos), y a día de hoy se nos antojan como claves en el primer tramo de esta nueva generación. La apuesta de Sony por los jugadores y los desarrolladores, cuyos juegos independientes podrán ser autopublicados, otra gran diferencia con Microsoft, ha demostrado ir en serio después de lo visto en el PS Meeting. Ya hay muchos periodistas, analistas y asistentes al E3 que dan a esta compañía y a su Ps4como los claros ganadores de la feria de Los Ángeles.

Otra novedad es que el juego online será, por primera vez, de pago. No obstante, se ha hecho hincapié en que este servicio online será a través de Playstation Plus. Es decir, la cuota de 50 euros por la que tendremos dos juegos cada mes, y que será imprescindible para el juego en red. Drive Club ha sido el primer juego que se ha confirmado que incluirá funciones propias para este sistema multijugador. Lo mejor de todo es que los usuarios que ya tengan contratado el servicio de Ps Plus no tendrán más que trasladar su cuenta a PS4, y que la suscripción incluye todos los sistemas de Sony (Ps3, Ps4 y PsVita).

Las buenas noticias no terminan aquí: Square Enix ha hecho público el desarrollo ni más ni menos que de Final Fantasy XV (rebautizando así el largo y esperado proyecto de FF Versus XIII) y del esperadísimo Kingdom Hearts III, una de las grandes sagas exclusivas de PS2. No está confirmado que sean exclusivas para el nuevo sistema, pero nadie de Microsoft ha hecho referencia alguna a ninguno de los dos juegos, de momento (y, en cualquier caso, hay que recordar que Versus XIII se planteó siempre como exclusiva de PS3). Sony Santa Mónica ha presentado por su parte The Order 1886, un título retrofuturista ambientado en un Londres de lo más inquietante, que se suma a los ya conocidos Killzone Shadowfalls, Drive Club, Infamous: Second son  y los demás juegos ya anunciados en febrero.

Dentro de los títulos multiplataforma, destacan Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, Star Wars Battlefront III y un largo etc. El catálogo de lanzamiento todavía se está perfilando porque muchos de estos juegos no tienen fecha de salida confirmada. Lo que sí podemos adelantar es que PS4 ha cumplido, con la única excepción de The Last Guardian, nuestras mejores expectativas: al margen de juegos y especificaciones, el diseño de la consola es fantástico y es relativamente ligera (2,8 kg.).  En cualquier caso, todavía queda tiempo para más sorpresas, así que seguiremos pendientes de más noticias.