Este viernes la octava generación de consolas (Playstation 4, Xbox One y Wii U) cumplirá su primer año en el mercado, y Wii U cumplirá dos.
Si la consola de Sony ha superado los 10 millones de consolas vendidas y Microsoft se acerca con 7,4 millones, Nintendo ha vendido 7,6 millones.
Este lento crecimiento de la consola japonesa ha generado una gran desconfianza en los inversores y en los medios. Durante estos dos años se ha hablado de la necesidad de que Nintendo se ponga a trabajar en la siguiente generación y olvide cuanto antes esta consola.

Pero los datos también dicen que los usuarios de Wii U son los que más juegos tienen (cada jugador tiene una media de 9 títulos comprados) y esto se consigue únicamente ofreciendo calidad y un catálogo muy sólido para una consola que únicamente tiene dos años de vida.

mario-dead

Wii U vino al mundo sin prácticamente juegos y durante nueve meses no aparecieron títulos que justificaran la compra de la consola, pero el mismo verano del 2013 lanzaron Pikmin 3 y Wonderful 101. Esas navidades llegó Super Mario World 3D, un juego sobresaliente. Este mes de mayo Nintendo lanzó el mejor Mario Kart hasta la fecha y hace menos de un mes vimos la segunda parte de Bayonetta. Y hasta aquí únicamente videojuegos exclusivos.

Con el lanzamiento de Wii U otras compañías como EA publicaron Mass Effect 3, NBA13, Need for Speed: Underground o Call of Duty; además del exclusivo Zombie U de Ubisoft.
Las bajas ventas de estos juegos, a pesar de la excepcional calidad que tienen, hicieron que las distribuidoras y desarrolladoras perdieran la fe en la consola y dejaran de lanzar juegos para esta máquina.

Aún así el motivo por el que uno compra una consola de Nintendo hoy en día es por sus exclusivos. Todos sus lanzamientos copan las mejores notas de las revistas especializadas y eso se debe a que solo Nintendo es capaz de tratar con tanto mimo y respeto a cada uno de sus lanzamientos.

El proyecto Hyrule Warriors fue un reto desafiante y completamente nuevo para la compañía que muy pocos se atreven a imitar. Lo mismo ocurre con el futuro Splatoon o Capitán Toad, dos proyectos que cualquier otra compañía trataría como juegos descargables pero que Nintendo reviste de lanzamiento haciendo que merezca la pena comprarlo en formato físico.

La máquina de Nintendo llegó tarde a nivel técnico ya que su tecnología está más próxima a la anterior generación de PlayStation 3 y Xbox 360 que a esta nueva generación; o llegó demasiado pronto con el concepto de la doble pantalla. Este concepto que tan mal se ha sabido vender por parte de Nintendo podría haberle hecho ganar muchos puntos frente a su competencia.
Algunas veces me he planteado si el Gamepad, el mando de Wii U, es como el Kinect de Xbox One. Y la respuesta es un rotundo no.

Si en el caso de Xbox One, Kinect es únicamente un periférico que no ha sabido integrarse correctamente en la máquina, el Gamepad es una parte del desarrollo del juego. Títulos como Wonderful 101 o Pikmin 3 (a pesar de que éste último se empezó a desarrollar para Wii) cambiarían completamente si se jugasen sin el Gamepad. Sí ofrece una experiencia completamente nueva y los desarrolladores que han sabido aprovecharlo han logrado crear experiencias completamente diferentes para sus juegos. Recordemos los casos de Batman Arkham City: Armored Edition o Deus Ex: Director’s Cut.

Ésta actual generación liderada por PlayStation 4 y seguida de cerca por Xbox One olvida, menosprecia y ningunea a Wii U para la que no se hacen juegos multiplataforma (FIFA 15, Call of Duty o Assasin’s Creed), se retrasan lanzamientos planteados inicialmente para esta consola (Rayman Legends, Watch Dogs) y algunos directivos incluso se ríen de la consola en las redes sociales. Pero sin Wii U esta generación sería más de lo anterior: shooters, fútbol y multijugador (habitualmente first person shooters). La consola de Nintendo ha llegado para ofrecernos juegos de puzzles (Capitan Toad), el mejor rol (Xenoblade X), grandes arcades (Mario Kart 8), plataformas (Super Mario World 3D o Yoshi’s Woolyword) o aventuras como el siguiente y esperado Zelda.
Sin Wii U esta generación estaría incompleta. Quizás a Iwata no le guste la idea de que su consola no venda tanto como su predecesora (Wii superó los 100 millones de consolas vendidas), pero a nosotros, los jugadores, nos encanta que la consola se esté esforzando tanto para ofrecer tan buenos títulos.

pikmin-3-wallpaper-1

En ninguna generación anterior tal cantidad de juegos a los dos años de haber salido la consola. Compré la Wii U dos días antes de que saliera a la venta de forma pública, y desde entonces he ido comprando y jugando a sus juegos de un modo que no había hecho anteriormente. Nintendo me ofrece por un lado juegos de muchísima calidad espaciados lo suficiente en el tiempo como para que cada nuevo lanzamiento se espere con entusiasmo. De este modo he jugado a juegos que de otra forma no hubiera jugado como Wonderful 101 o Bayonetta (por cierto, los dos del estudio Platinum). Nintendo además cuida como ninguna otra de cada uno de sus títulos, y cuida también a los compradores de su consola.
Hace un par de semanas la compañía nipona lanzó el pase de temporada más económico hasta ahora: por 12 euros podías comprar todo el material de Mario Kart 8 complementario, es decir, un total de 16 circuitos y nuevas características para sus coches. Su actualización incluyó también soporte para los Amiibo, unas figuras de plástico de las franquicia Nintendo que mediante un chip NFC se conectan e interactúan con los juegos.

new-3ds-amiibo-support-640x355

Todos los que seguimos a esta gran empresa desde hace tiempo sabemos que cuando compramos una consola de esta compañía estamos comprando una máquina de entretenimiento que promete no quedarse obsoleta a la primera de cambio. Algunas veces son máquinas inferiores en cuanto a potencia respecto a sus competidoras, pero las desarrolladores first-party de la compañía seguirán creando contenido. Estas consolas además tienen el poder de convertirse en “plataformas de culto”. Aún puedes comprar una NES o SNES, y la pequeña (en ventas) Gamecube sigue vigente de un modo u otro como la reedición de sus mandos para Smash Bros. de Wii U.

Nintendo ha creado un ecosistema de productos dignos de estudio tal y como lo es Apple en tecnología. Sus personajes tan pronto aparecen subidos en Karts como lo hacen moliéndose a palos en Super Smash Bros. Su estrategia de cross-media es digna de tesis universitaria como en el caso de Pokémon y su legión de seguidores, o personas que se identifican como “nintenderos” están muy lejos de los que se consideran “fan boys” de Sony o Xbox.

nintendo cat

A falta de ese gran juego de Playstation 4 o Xbox One que justifique la compra de esos sistemas hoy por hoy, la consola de Nintendo te ofrece más de 10 motivos para hacerlo. Y esos 10 motivos son 10 juegos sobresalientes:

  • Pikmin 3
    Batman Arkham City: Armored Edition
    Zombie U
    Super Mario World 3D
    Mario Kart 8
    Smash Bros. Wii U
    Donkey Kong: Tropical Freeze
    Bayonetta 2
    Lego City
    Cualquier lanzamiento anunciado como: Xenoblade X, el próximo juego de Zelda, el siguiente Starfox, Kirby, Yoshi, o Metroid.

En definitiva, Wii U tiene actualmente el mejor catálogo exclusivo de la generación, apuesta por una forma diferente de jugar, y se atreve a renovar fórmulas clásicas adaptándolas a los tiempos actuales. Quizás no sea técnicamente la líder de la generación, pero, compramos una videoconsola para jugar, ¿verdad?