De forma tan inesperada y caprichosa como suele acostumbrar su compañía, Nintendo acaba de anunciar Switch, nombre definitivo de la hasta ahora llamada Nintendo NX. Un trailer de tres minutos de duración confirma punto por punto lo que ya sabíamos por una serie de filtraciones a lo largo de los últimos meses: se trata de una consola híbrida de sobremesa y portátil, con mandos extraíbles (llamados Joy-Cons), que pueden adaptarse tanto a un mando “tradicional” como desencajarse para formar parte de una pantalla LCD. Dicha pantalla constituye, según sus creadores, el núcleo esencial de la consola; la gracia del asunto está en que podemos emplearla como si fuera una portátil o conectarla a un puerto para pasar la imagen a una televisión.

En cualquier caso, antes de pasar a más consideraciones lo mejor es deleitarse con el vídeo, que encierra no pocas sorpresas:

Llama la atención, en primer lugar, un diseño mucho menos infantil que de costumbre. Parece que Switch va destinada a un público más amplio, y menos localizado: no aparece ni un solo niño jugando, algo extraño teniendo en cuenta de dónde viene esta compañía. Todo son jóvenes emprendedores y socialmente exitosos, que brindan en entornos ciertamente privilegiados las posibilidades de conexión, portabilidad y capacidad de disfrute social.

Se me ha pasado en varios momentos del vídeo por la cabeza la idea de que Switch quizá sea lo que Wii U debería haber sido y no fue, es decir, un sistema realmente avanzado tanto en lo técnico como en la propuesta de interacción. De todos modos, más allá de la curiosidad de “desmontar” ciertas partes de la consola o su aplicación portátil o de sobremesa, el concepto no me parece nada revolucionario. Lo sería si no tuviéramos una Wii U que, de forma mucho más tosca, menos estilizada y torpe, ya intentó la idea de jugar con ese modelo híbrido, aunque por desgracia todo se quedara en agua de borrajas por culpa de muchas malas decisiones, como ya comentamos en su ocasión.

nintendo-switch-reveal-10-1280x720

La expectación, más que el aparato en sí, unos materiales que (en apariencia) parecen de mejor calidad que en sistemas anteriores o un diseño que me resulta excelente para los tiempos que corren, me la ha generado el catálogo que se muestra. Imagino que todo esto tendrá mucho de provisional, pero además del ya esperado Zelda: Breath of the Wild, se han podido ver un nuevo Super Mario en 3D (sin título), imágenes de NBA2K17, Skyrim Special Edition,  y lo que parecen ser versiones mejoradas de Mario Kart 8 y Splatoon. Sobre estos últimos casi me atrevo a afirmar que no se trata de nuevas iteraciones de sus sagas: no ha pasado el tiempo suficiente desde aquellos lanzamientos y todo apunta a que veremos ediciones especiales que incluyan los DLC, personajes nuevos (en Mario Kart se puede ver a King Boo y la posibilidad de emplear dos objetos en lugar de uno solo).

La aparición de los juegos de Bethesda y 2K Sports me ha parecido, con diferencia, lo más ilusionante del asunto. Como siempre, seguimos a la espera de saber realmente qué potencia va a tener Switch y cómo queda en comparación con los nuevos modelos de consolas de la actual generación. Pero si definitivamente este sistema va a tener apoyo third-party más allá de su línea de salida y aspira de facto y no solo de postureo a un público más hardcore, es un aspecto más que bienvenido y más que necesario después de tantos años de sequía en este sentido. En cualquier caso, la experiencia aconseja ser cautos con esto, y no olvidar que Wii U ya tuvo en su momento su NBA2K13 y versiones de juegos exitosos que se quedaron en eso, una mera anécdota de lanzamiento. En cuanto a Skyrim, su aparición me ha recordado a aquel día en que Peter Moore se subió la manga de la camisa para que se viera el tatuaje de GTA IV. Desde luego, este clásico habrá cumplido 5 primaveras, pero es un juegazo que, al igual que Mass Effect 3 en su momento, yo jamás pensé que llegaría a ver en un sistema de Nintendo.

1476980306_511880_1476981434_noticia_normal

La ilusión del catálogo se completa, junto con el siempre espectacular Zelda, con ese Super Mario en 3D que, ojalá, nos lleve de nuevo a la senda del éxito y la innovación que hemos perdido desde hace ya muchos años. En cualquier caso, se ve tan poco de él que mejor será quedarse con la ilusión de ese futuro lanzamiento, del que tampoco sabemos fecha ni título. Toca esperar.

Volviendo al sistema y dejando a un lado el catálogo (aunque para mí una consola se basa principalmente en juegos, qué le voy a hacer), sí me gustaría hacer algunas precisiones. Se sabe ya, como ha confirmado la propia Nintendo, que el factor de los Amiibo seguirá jugando su papel, y que los títulos correrán en cartuchos similares a los de 3DS. Si bien lo primero ya me lo esperaba, sobre todo con el fenomenal negocio que está haciendo gracias a los muñequitos, lo segundo es algo que me provoca bastantes dudas. ¿Qué capacidad tendrán dichos cartuchos? ¿Cabe un Skyrim en uno solo de ellos? ¿Qué pasa entonces con la tan cacareada retrocompatibilidad de la que Nintendo viene haciendo gala desde los tiempos de Wii?

nintendo_switch_11-0-0

 

Espero de todo corazón que Nintendo sepa lo que hace con este sistema de cartuchos, y que no se repita el fracaso de los cartuchos de Nintendo 64, o los mini discos de Gamecube. Cada vez que Nintendo ha intentado ir por su cuenta en este sentido, la jugada le ha salido bastante rana. El tema de la capacidad no me parece una cuestión menor, porque la competencia juega con unos señores Blu Ray con los que hay poca broma. Luego ya dependerá de la habilidad de cada compañía para hacer frente a estas situaciones, pero quizá por eso el ejemplo de Skyrim venga bien, para tranquilizar conciencias en estos momentos donde hay casi más dudas que respuestas sobre la mesa.

El hecho de salir a mitad de una generación nos sitúa, por otro lado, en una posición extraña. Nintendo ha eliminado del todo la competencia en el terreno de las consolas portátiles, por lo que sacar este híbrido ahora viene bien para “jubilar” a la ya venerable 3DS, que se puede retirar con el que para mí es uno de los catálogos más impresionantes que he visto jamás en un terreno portátil puro. Lo que viene ahora deja, desde luego, las capacidades técnicas de portátiles a la altura del betún, aunque queda por saber también si los juegos se verán diferentes dependiendo de si estamos jugando a Switch portátil o de sobremesa. Conviene no olvidar, si se va a esgrimir el video como prueba irrefutable de lo fluido que va todo, que estamos ante un vídeo promocional. Yo me creeré que Zelda o Skyrim se ven así de fantásticos cuando lo vea con mis propios ojos, no antes.

1003-png

Por otro lado, está el tema del “desmontable”. Entiendo que el equipo de desarrollo de la consola habrá previsto que este aparato está pensado para estar constantemente metiendo y sacando los Joy-Cons, pero me resulta curioso que junto con el sistema se vaya a vender también un mando pro controller, al estilo del de Wii U. Si ya el mando permite una modalidad que se asemeja al del mando tradicional, ¿para qué es necesario un pro controller? En Wii U era necesario porque el gamepad no permitía la opción de separar sus componentes, pero en este caso me parece algo contradictorio.

Y es que, en consolas previas, los materiales podrían dar mayor o menor sensación de juguete, pero lo que resulta innegable es que eran aparatos resistentes. Mi Nintendo 64 funciona perfectamente a día de hoy, y me consta que mi Gamecube o mi Wii U me van a sobrevivir. En cambio, Switch parece formar parte de una gama de calidad más alta, y por tanto, de menor resistencia. En cualquier caso, seguimos en las mismas de las dudas anteriores: no hay respuesta oficial acerca de los material del sistema, su durabilidad o resistencia.

x20_nintendoswitch01-jpg-pagespeed-gpjpjwpjwsjsrjrprwricpmd-ic-iwvhw4otlz

Más dudas: en la escena en la que los jugadores de baloncesto se ponen a jugar a cuatro manos con dos consolas conectadas (que me parece una opción excelente), queda bien claro por mucha promoción que se quiera hacer que la pantalla LCD es pequeña, o relativamente pequeña para ese tipo de propósitos. El soporte con el que se coloca en superficies planas, como ocurre también en la escena del avión, no parece precisamente un prodigio de estabilidad o firmeza, pero de nuevo, hasta que no vea este aspecto en persona no podré asegurar nada, y por otro lado el vídeo tampoco muestra nada que arroje algo de luz sobre esto.

En definitiva, y a la espera de más información oficial por parte de Nintendo, lo que sabemos es que la consola se lanzará en marzo de 2017, y que más que una nueva forma de jugar, lo que propone son nuevos espacios y contextos (generalmente sociales, pero no solo) para jugar. No parece que vaya a querer revolucionar nada como en su momento pretendió Wii, no parece especialmente polémica salvo por esos cartuchos (llamados Gamecards en otro arranque de originalidad), parece digna a nivel técnico pero más allá de su chip gráfico Nvidia no sabemos nada de este asunto, y el mayor atractivo está en esos mandos extraíbles que pueden adaptarse a un formato portátil con pantalla propia o a uno de sobremesa. Switch es el nombre (desafortunado, me parece), y Nintendo la responsable. Veremos.

1003-1-png