Después de muchas conjeturas y esperas llega por fin a 3DS la secuela de uno de los títulos más originales, bien realizados e incomprendidos de Gamecube. El hermanísimo de Mario, cansado ya de ser siempre el eterno secundario, se lanza de nuevo al protagonismo con esa nueva aventura de exploración y captura de fantasmas armado con la nueva Succionantes 5000 y la inestimable colaboración del profesor E. Gadd.

Una de las críticas más razonables que recibió la primera parte era su escasa duración, ya que los jugadores más expertos podían terminar el juego en apenas dos horas. Nintendo tomó buena nota tanto de este aspecto como de la crítica de la poca variedad de escenarios, y ha realizado una secuela en toda regla, con más de 34 misiones divididas en 5 mansiones bien diferentes entre sí, que dan para unas 10/12 horas de juego, como poco. Ello, sumado a un buen apartado técnico y sonoro y al carisma del personaje principal hacen de este título uno de los más potentes de todo el catálogo de 3DS, con permiso de los intocables Ocarina of Time 3DS y Super Mario 3D Land.

luigis-mansion-2-e3-2011-screenshots.bmp

De hecho, lo primero que llama la atención del título es el excelente aprovechamiento que hace de las tres dimensiones. El título juega de forma fenomenal con los diferentes planos y una realización muy hábil de escenarios que, pese a su escaso tamaño, están llenos de detalles y guiños a los fans de los hermanos fontaneros. Por supuesto, a todo ello se unen unos efectos de luz soberbios y un apartado sonoro, ambiental y musical, que contribuyen a hacer del juego toda una delicia. Y eso por no hablar de la estrella del juego, que es para quitarse el sombrero: escuchar a Luigi silbando el tema principal o viendo todas y cada una de sus fabulosas animaciones es un auténtico placer, de esos que solo ofrecen los mejores juegos.

Al margen de esto, destaca también la calidad de los fantasmas y su gran variedad. El juego saca buen partido de cada uno de ellos, ya sean los fantasmas estándar, de color verde, los poderosos rojos o los escurridizos azules. Cada uno de ellos tiene sus propias animaciones, voces y mecánicas que habrá que descubrir para ser derrotado sin perder demasiada vida. Lógicamente, a esta fiesta no podían faltar los clásicos Boos, que habrá que encontrar a razón de uno por nivel si queremos completar el juego al 100%. Cazarlos se convierte en la mayor diversión de un sistema de captura bien resuelto, sin necesidad del segundo stick del circle pad, que hará las delicias del jugador más exigente y, especialmente en los niveles finales, le llevará a retos que la primera parte no alcanzaba ni de lejos.

LuigisMansion2

No obstante, uno de los aspectos más problemáticos del juego es la restricción de las misiones. A diferencia de la primera parte, donde uno podía ir y venir por donde quisiera explorando a su gusto y voluntad, aquí los objetivos van marcando las misiones hasta que, finalizado el último, el profesor nos devuelve a la base de operaciones sin darnos ocasión para seguir explorando. Esto no tiene mayores consecuencias en los primeros niveles, donde hay partes de cada mansión que están prohibidas hasta tener tal o cual mejora de nuestro equipo, pero puede hacerse molesto en algunos momentos a partir de la mitad del juego, donde nos gustaría disfrutar de mayor libertad.

Por otro lado, y aunque técnicamente el juego rinde a un nivel general excelente, se nota algún baile de polígonos puntual y da la sensación de que el juego pierde bastante si se juega en el modelo 3DS XL. En el modelo estándar desaparecen los dientes de sierra y todo gana en general, tanto en definición como en fluidez de movimientos, por lo que recomendamos jugarlo de este modo. Hay algunos bugs, por último, que sufren los Toads que rescatamos en algunas fases, pudiendo llegar a desaparecer al seguirnos por escaleras o ciertos desniveles. Son pequeños detalles, pero el juego lleva tanto tiempo en desarrollo que creemos que deberían haberse solucionado.

xl_Luigi's-Mansion-2-lead-624

Por lo demás, el desarrollo del juego es fluido y variado. Los puzles del juego están muy bien diseñados, y ciertos detalles, como el de contemplar a través de ventanas salas a las que todavía no podemos acceder, hacen un uso muy inteligente del giroscopio de la consola. A esto se une una profundidad añadida por la presencia de las joyas, que habremos de encontrar a lo largo de los diferentes niveles y que siempre precisan de un poco de paciencia y suerte. Las misiones extra de cada misión, donde Luigi debe recorrer los escenarios que ya conoce cazando el mayor número de fantasmas en el menor tiempo posible, añaden otro plus de diversión a un desarrollo ya de por sí muy bien planteado. A todo eso se añade un multijugador que, sin ser nada del otro mundo, es otra novedad de la franquicia que hace ganar aún más enteros al título.

Por último, vamos con nuestra crítica mayor, que tiene que ver con los jefes finales. En el mejor de los casos, como la araña o el fantasma deslizante, resultan monótonos. En otros, como el del reloj o el tren, son tediosos y repetitivos, y el malo final es sencillamente de juzgado de guardia. Sus mecánicas son agotadoras, y exigen una precisión milimétrica en las partes de persecución para las que, sinceramente, el stick de 3DS no está diseñado. Esto puede llevar a más de uno a perder la paciencia, y sí que es cierto que empaña más de lo que nos gustaría el apartado jugable al obligarnos a participar en mecánicas que difieren en exceso, y para peor, respecto al resto del desarrollo del título.

luigis_mansion_2_01

En definitiva, Luigi’s Mansion 2 es un excelente juego de aventuras, largo, completo y profundo. Es realmente divertido en su planteamiento y desarrollo, muy variado y con momentos que reproducen los tópicos más conocidos del mundo de los fantasmas con la gracia y simpatía propias que Nintendo sabe imprimir a sus mejores productos. La trama argumental es sencilla, pero efectiva, y los personajes secundarios aportan una enorme simpatía al título, como ocurre con el profesor o el perro fantasma. La inclusión de diferentes mansiones y el uso tan genial que se hace de las 3D nos parece todo un acierto, pero es una lástima que pequeños detalles, como algunos aspectos gráficos o el planteamiento general de los jefes finales obstaculice que este juego se lleve el sobresaliente sin paliativos que, de otro modo, merecería.  Aun así, es de lo mejor del catálogo de la consola, y con diferencia.

Gráficos (90): Animaciones suaves y fluidas que contribuyen al look “cartoon” del juego. Los efectos de luces y sombras, reflejos y transparencias aumentan este apartado de forma notable. Por contra, se perciben algunos polígonos bailones. Los escenarios, aunque muy bien aprovechados y con detalles por doquier, son pequeños.

Sonido (89): El apartado sonoro cumple perfectamente, y la banda sonora está plagada de buenos temas que, sin embargo, se repiten en exceso. Algo más de variedad en este aspecto le habría venido fenomenal.

Jugabilidad (90): El juego se controla a la perfección y responde muy bien salvo en el malo final, donde hace falta algo más que paciencia. El uso de los botones para controlar la linterna/aspiradora es de lo más inteligente que hemos visto últimamente, y compensa la falta del segundo stick sin problemas.

Duración (92): A las más de 30 misiones principales se añaden las misiones extras, la búsqueda de Boos y joyas y el multijugador. Sin duda, de los aspectos más destacables del juego.

Valoración final (90): No es un juego perfecto, pero mejora sustancialmente la primera parte y, lo que es mejor, sienta las bases de forma definitiva para poder hablar ya de una franquicia en propiedad. El hecho de que salga, además, para portátil nos parece de lo más adecuado por las características tanto del juego como del sistema. Es uno de los imprescindibles, sin duda.