Todavía con legañas y bostezos (y no solo por el sueño), es el momento de poner sobre la mesa todo lo que se sabe ya sobre Nintendo Switch, que no es poco, después de haber terminado la presentación oficial de la compañía sobre su nuevo hardware.

Como siempre suele ocurrir en estos casos, hay buenas noticias, noticias menos buenas y noticias francamente malas. La mejor noticia de todas es que la consola tiene un aspecto fabuloso en cuanto a sus funcionalidades, que el tráiler de Zelda es para quitar el hipo y que finalmente Switch es region free. La buena es que sale antes de lo previsto: ¡El 3 de marzo!

La primera de las malas, y por desgracia hay unas cuantas, es el formato elegido para presentar la consola, una especie de charla farragosa y mal organizada que recuerda demasiado a otros tiempos. Se ha echado de menos a Iwata, el formato de Nintendo Direct y, sobre todo, más impacto. La sensación que hemos tenido era la de que, con muy contadas excepciones, ya sabíamos todo lo que se nos iba a contar, y eso es algo imperdonable en la presentación de un sistema. A esto se suma una línea de lanzamiento pobre, dudosas decisiones sobre el sistema online y la sensación de que seguimos sin saber detalles concretos sobre el hardware.

En cualquier caso, y para organizar mejor toda la información que ya poseemos, voy a colocar la estructura de la entrada anterior sobre el tema, y como si fuera un modo espejo, iremos desvelando incógnitas. Atentos, que vienen curvas:

C2BoUoUUoAAJAcs

1.- Precio: 299.99 dólares solo la consola (ACTUALIZADO: 329.95 euros en España)

Primer pleno al quince para las apuestas de la redacción. La consola, pelada y sin juegos, a un precio de 299.99 dólares (el precio en euros ya está confirmado por las tiendas de videojuegos en España, en torno a 330 euros). El pack incluye la consola, el dock, un mando de control y sus correspondientes Joy-Cons, las muñequeras para sostener los mandos, el cable HDMI y el adaptador de corriente. Dado que estamos hablando de un hardware menos potente que una PS4 o una Xbox one (no digamos ya las versiones Pro o Scorpio), con una capacidad interna de 32 GB y una pantalla táctil de 6.2 pulgadas a 720p (en torno a 1080p si jugamos en la tele), es un precio caro: por menos dinero se pueden conseguir consolas superiores con un catálogo superior.

Nintendo no ha dicho nada sobre versiones premium de momento. Solo hay dos packs confirmados, que se diferencian básicamente en el color de los Joy-Cons (uno en negro y otro en formato bicolor, rojo y azul). El asunto se complica si tenemos en cuenta el tema de los accesorios, sobre todo con los nuevos mandos, algo que será necesario para cualquier usuario: 49.99 $ cada uno por separado o bien 79.99 $ en pack de dos (¿?), 69.99 $ para el mando Pro controller y, ojo al dato, un nuevo dock (solo el molde) nos cuesta la friolera de 90 $. Por último, y ya para terminar con el asunto monetario, los juegos costarán 60 $, así que al cambio imagino que el asunto vuelve a ser lo de antes: 60 euros. De locos.

 

 

joy-con_pair_red-blue2.- Fecha de lanzamiento: 3 de marzo en Japón, América y Europa.

Aquí sí que hemos metido la pata, pero bien. Nintendo ha sorprendido a todos adelantando la fecha de salida prevista prácticamente un mes. La mayoría de los medios especializados apostó en su momento por finales de marzo, pero la consola saldrá a primeros y no de forma escalonada, sino al mismo tiempo en los tres principales mercados del videojuego.

Lo hace un viernes, además, rompiendo tradiciones y dejando bien claro que el proyecto estaba más avanzado de lo que pensábamos, (al menos en temas de distribución del hardware).


3.- Juegos de lanzamiento First Party: Breath of the Wild pero no Mario Odissey

Otro acierto que se veía venir de lejos. De salida estará Zelda, que según fuentes de Kotaku saldrá igualmente ese día para Wii U, dejando a Mario para Navidades de 2017. De Zelda se ha enseñado un nuevo tráiler, espectacular, que deja entrever algo de la trama y algunos personajes nuevos, como una joven sobre la que ya hay encendidos debates en Internet.

En lo referente al fontanero, Nintendo ha presentado Mario Odissey, un juego de plataformas dentro del género sandbox donde se ve a Mario en algunos entornos realistas muy detallados, como una ciudad (llamada New Donk City) o un bosque y otros no tanto, como la aldea colorista que ya conocíamos del tráiler de octubre. Se me ha hecho rarísimo ver a Mario caminar entre gente con proporciones realistas, con sensaciones parecidas a las de Sonic Adventure (1998) en Dreamcast, que también caminó en su momento por ciudades con no demasiado buen resultado.

Parece que el elemento que sirve para conectar los diferentes niveles es una suerte de nave espacial, y que el gancho principal está en que podemos lanzar nuestro gorro (animado, por cierto), para atacar o como plataforma temporal. Es demasiado pronto para opinar sobre el juego, porque por un lado promete ser lo que le pedíamos a la saga en cuanto a innovación, pero por otro deja imágenes incoherentes a nivel visual, con un Mario que no pega ni con cola en los entornos por los que se mueve. Veremos.

De salida también estarán presentes dos juegos orientados a público casual, 1, 2, Switch y Arms. El primero es una colección de minijuegos para que podamos probar los sensores de movimiento de los Joy-Cons sin necesidad de una televisión, mientras que el segundo, que no saldrá el día 3 de marzo sino en la ventana de primavera, es una especie de Punch-Out modernizado. No me llaman especialmente la atención (quizá por esos poco inspirados tráilers de lanzamiento), pero al menos abren el abanico de opciones de cara a futuros compradores de inicio.

Más tarde llegará Mario Kart 8 Deluxe (28 de abril), que ya se ha confirmado que incluye todo el contenido del original de Wii U lanzado hace tres años y los DLC posteriores, pero que además traerá nuevos personajes (los niños de Splatoon, el rey Boo y mini Bowser), circuitos y el modo batalla con globos en arenas cerradas cuya ausencia fue tan criticada en su momento. De largo, uno de los títulos más prometedores de todo el catálogo, porque mejora una base ya soberbia y apunta a la excelencia que no alcanzó del todo su predecesor. El que no es port, y esto sí es sorpresa, es Splatoon 2, que llegará en verano y estará orientado a potenciar el multijugador.

4.- Juegos de lanzamiento Third Party

Empecemos por los ya conocidos, Skyrim (sin fecha confirmada) y NBA2K, que en lugar de ser la versión de este año se apunta ya a la futura entrega de 2018, para septiembre. Ambos tienen una pinta fenomenal, como no podía ser de otra forma, si bien la edición de Elder Scrolls no parece tan refinada como las versiones de One y PS4 (una de las constantes de aquí a un tiempo, me temo). La avalancha de los ya consabidos Dragon Quest (hasta cuatro juegos han anunciado, madre mía), el inevitable Just Dance (de salida), y versiones de FIFA, Minecraft, Rayman Legends, Skylanders, Shovel Knight, Yooka-Laylee, Rime, Ultra Street Fighter 2, Super Bomberman R, Sonic Mania, etc.

Este apartado, un poco como el anterior, me ha sabido a muy poco, y bien que lo lamento. Faltan títulos ilusionantes exclusivos, ganchos prometedores como ese Bayonetta 2 o algo similar. Menos mal que frente a la relativa indiferencia que me han provocado todos estos títulos, hay uno que quizá se acerque a ese lugar especial, aunque de nuevo nos encontramos con un lugar común en el catálogo de las consolas de Nintendo desde hace años: Xenoblade Chronicles 2, secuela directa del original de Wii. El tráiler luce prometedor, con escenarios gigantes y esas praderas de mundo abierto que ya empiezan a convertirse en topicazo, pero de todos los anunciados es el que más me ha movido, quizá por las ganas que me dejó su predecesor de más.

 

5.- Duración de batería: 2,5 – 6 horas, dependiendo del juego.

Más malas noticias: la duración de la consola en modo “callejero”, aunque podrá alimentarse de baterías portátiles, oscilará entre las 2,5 horas para los juegos más potentes (se ha confirmado que Zelda nos aguanta 3 horas como mucho) a 6 horas para juegos poco exigentes desde el punto de vista técnico, tipo Shovel Knight, por ejemplo. Es cierto que para mover semejantes entornos gráficos pensar que el asunto podría durar más parecía de ilusos, pero si finalmente el estándar se establece en menos de tres horas me parece una pequeña derrota antes de empezar la batalla. Es muy poco tiempo, se mire como se mire.

6.- Consola virtual: sin comentarios.

Quizá uno de los detalles más sorprendentes de la conferencia fue la ausencia casi en su totalidad de referencias al asunto virtual. Se sabe, eso sí, que a partir de ahora Nintendo ya no ofrecerá servicio online gratuito, sino que habrá cuotas como en los demás sistemas (sin precio confirmado). Se sabe que habrá juegos gratis descargables, a los que podremos jugar solo durante el mes de promoción, pertenecientes a NES o a Super NES (ningún título confirmado, de momento), con ofertas exclusivas para los suscriptores en forma de descuentos y rebajas de determinados contenidos digitales, y que habrá un periodo de prueba gratuito de un par de meses antes de que el pago entre en funcionamiento, algo lógico si se tiene en cuenta que hasta entonces no habrá juegos propiamente con funcionalidades online.

Nada se dijo de juegos de Gamecube, ni de la posibilidad de portar los contenidos por los que ya hemos pagado a nuestra cuenta de Switch. Ni una sola alusión.

super_mario_odyssey_mundos_abiertos_y_parkour_1

7.- Conclusiones provisionales

Como ya hemos señalado antes, parece pronto para decir nada concluyente sobre el sistema. Switch necesita tiempo para adaptarse al mercado, y para comenzar a ofrecer todo su potencial. Mentiría si dijera que me he emocionado al ver la conferencia, primera del nuevo presidente de la compañía. Me quedo con que el hardware sigue siendo prometedor, que hay más 80 juegos anunciados en desarrollo, y que al menos 2017 nos dejará un nuevo Zelda y un nuevo Mario potentes.

Por lo demás, el tema de precios me ha parecido excesivo en todos los aspectos: creo que la consola debería haber salido a esos 249 euros que todo el mundo pensaba, sobre todo porque, echando unas cuentas rápidas, comprar la consola (330), un mando extra (80), el mando Pro Controller (70) y un juego (60), supone desembolsar de salida la friolera de 530 euros para poder empezar a jugar (o 630 si queremos un dock por si queremos jugar a la consola en otra habitación). Es una barbaridad.

switch-angle

Por otra parte, me llama la atención que después de tener a los usuarios de Wii U prácticamente dos años en el dique seco la línea de lanzamiento base su potencial en dos juegos de Wii U y una dudosa secuela. Me ha parecido que la consola, que todavía no sé si tener en consideración como una consola de sobremesa técnicamente limitada o una súper portátil de batería aún más limitada, sale demasiado pronto. Teniendo en cuenta los juegos de lanzamiento y de los primeros meses, creo que habría merecido la pena esperar un poco.

Y es que en cuanto a los juegos, debo decir que no hay proyectos realmente ilusionantes en el horizonte, al menos a corto-medio plazo. De los Third-Party mejor no hablar, porque ahí el bajón ha sido tremendo, y en cuanto a los First Party tampoco mejora demasiado, ya que pudiendo jugar a Zelda en su versión de Wii U no creo que sea conveniente comprar la consola de salida, sobre todo cuando lo que viene después es una versión de Mario Kart, que en mi caso particular ya tengo y más que jugado, y una secuela de Splatoon que más parece una ampliación de fases que un juego con entidad propia. Más prudente parece esperar a Navidad y a Mario Odissey, seguramente con la posibilidad de algún pack de consola más juego a un precio más razonable que el actualmente anunciado.

BOTWS3

Por último, me gustaría señalar que en la presentación no se ha dicho nada acerca de cómo se produce el relevo generacional, es decir, si finalmente esta consola sustituye no solo a Wii U sino también a 3DS. Lo de Wii U está claro porque ya se ha confirmado que Breath of the Wild es el último título First Party en desarrollo para el sistema, pero la portátil tiene programados algunos estrenos todavía para 2017 pero nada anunciado más allá, por lo que cabe la posibilidad de que el siguiente Pokémon, por poner un ejemplo, salga solo para Switch (ya se está rumoreando, de hecho, que Pokémon Stars, un híbrido de Sol y Luna, sea lanzado para esta plataforma). Sería, desde luego, un golpe de efecto importante, y arrastraría a un buen parque de usuarios a esta plataforma, al tiempo que liberaría a Nintendo de la obligación de tener una doble infraestructura de programación: es la principal ventaja, entiendo, de este híbrido llamado Switch.

En cualquier caso, seguiremos muy pendientes de toda la actualidad que vaya generando un sistema que hoy, por desgracia, no nos ha despertado con la alegría que nos hubiera gustado.

NintendoSwitch_TLOZBreathoftheWild_boxart_1800