Después de hacer un repaso a los lanzamientos más importantes de 2015, es momento ahora de proyectar la mirada al futuro, a ese 2016 para el que las compañías han ido anunciando una serie de proyectos que, de materializarse, pueden hacer que por fin haya un año a la altura de la octava generación.

De la extensa lista de títulos que nos van a ir llegando en los próximos doce meses, he seleccionado una muestra significativa, cinco títulos que, en mi opinión, tienen todas las papeletas para convertirse en lo mejor del año. De momento, ya tienen el galardón de haber generado la máxima expectación, una corona que está demostrado que no es fácil de llevar para (casi) nadie. De nuevo, y al igual que ocurría con la lista de lo mejor del año que termina, he ordenado los títulos por el que (parece) será el orden de lanzamiento de estos ansiados juegos:

1.- Uncharted 4 (18 de marzo, PS4)

Buhola-uncharted-4-ya-tiene-precio-para-su-season-pass

Este título es el primer megatón exclusivo auténtico para la nueva consola de Sony, tras dos años y pico de andar penando con remakes de PlayStation 3 (The Last of Us Remastered, God of War III HD, etc.) y de intentos fallidos de nuevas IP’s (como The Order 1886), en ambos casos muy por debajo del nivel real de la consola. Nathan Drake no puede, no debe fallar, en la que se presupone su última aventura. Emblema y santo y seña de PlayStation desde su primera aparición en 2007, esta saga de aventuras de acción en tercera persona ha conocido las mieles del éxito y tiene todo, absolutamente todo, a su favor para arrasar en un catálogo que lo necesita como agua de mayo, sobre todo por la exclusividad temporal de Tomb Raider en la consola de Microsoft. Todo lo que se ha visto del juego hasta ahora promete llevar a PS4 a nuevos niveles técnicos y sonoros, y con la buena labor de los responsables de The Last of Us detrás del proyecto (Neil Druckmann y Bruce Straley), no podemos sino esperar lo mejor.

 

2.- Quantum Break (5 de abril, Xbox One)

quantum-break_1

A este juego le ocurre algo similar al anterior, solo que aplicado al catálogo de una Xbox One que, si bien cuenta con muy buenos exclusivos, carece de ese juego especial que lo haga despegar definitivamente. Ahora mismo la última aventura de Lara Croft ostenta ese trono, pero está sujeto a que pueda salir también en la consola de Sony, por lo que los usuarios de Xbox One necesitan un juego como este para sacar pecho de verdad. Por lo que hemos podido ver del juego parece que ha habido numerosos giros de timón en su desarrollo (por ejemplo, ¿qué ha pasado con todo el asunto televisivo que vimos hace meses?), pero en cualquier caso promete exprimir la consola a nivel gráfico y ofrecer mecánicas muy interesantes para interactuar con los soberbios entornos del juego. Hay muchas miradas puestas en este título, y la gente de Remedy Entertainment tiene un listón alto que cubrir, pero estamos seguros de que, por lo visto hasta ahora, tienen todas las papeletas para cumplir con dicho expediente.

 

3.- The Last Guardian (Sin determinar, PS4)

The-Last-Guardian-9

Sí, ya sé que todos los pronósticos (y la experiencia de casi diez años de infausto desarrollo) apuntan a un nuevo retraso del ya legendario título del Team ICO, pero permitidme este acto de fe: The Last Guardian va a salir a lo largo de 2016. Esta vez sí. Sony ha confirmado cien veces el avanzado estado del proyecto, y lo ha dejado ver en todas las últimas ferias importantes a las que ha acudido, lo que no deja de ser una muy buena señal. Ahora mismo es un título emblema de la compañía, como demostró Sony al abrir con él el pasado E3, y en él se juega su prestigio más preciado, ese que hace que el grupo más exigente de críticos y jugadores se deleite con títulos que van más allá de las modas o los gustos populares del momento. De este juego se espera sencillamente lo mejor, que cubra esa parcela artística que llevamos tantos años sin ver en lanzamientos de este calibre, con unas mecánicas originales, una historia emotiva y un apartado técnico a la altura de la consola, por más que estemos ante un proyecto, viejo proyecto, pensado originalmente para PlayStation 3.

 

4.- Final Fantasy XV (Sin determinar, Xbox One / PS4)

 ov6b54rlcp0inoy2kgd2

Creo que todos coincidiremos en que la marca Final Fantasy se ha devaluado bastante en los últimos años. La multiplicidad de lanzamientos, tanto de entregas numeradas como de spin off de dudosa calidad, ha hecho que se produzca un desgaste notable, que tiene en la trilogía de Lightning (Final Fantasy XIII y secuelas) su máximo exponente de lo que NO debería volver a hacer Square-Enix si quiere recuperar el prestigio de su marca más conocida, con permiso de Kingdom Hearts. La historia de este juego es tan atropellada que casi iguala la del título anterior, con cambio de nombre, de director, de sistema y hasta de conceptos básicos durante sus largos 7 años de desarrollo. Nada o casi nada de Versus XIII está ahora en la entrega XV, salvo algunas líneas argumentales básicas. La beta del juego que se puso a disposición de unos pocos privilegiados ha permitido ver un sistema de combate directo, más heredero del action RPG que del JRPG clásico, y un mundo abierto plagado de posibilidades que deja muy atrás la linealidad de anteriores entregas de la saga. Además, el motor gráfico luce con una solidez tremenda, y promete incluir mecánicas nunca vistas ya no solo en la saga, sino en ningún juego previo. Con diferencia, uno de los títulos multiplataforma más esperados.

 

5.- Mass Effect Andrómeda (Sin determinar, Xbox One / PS4)

mass_effect_andromeda_011

Debo reconocer que lo que se ha visto hasta ahora de la próxima entrega de la saga Mass Effect es tan, tan insignificante (un par de cinemáticas y algún que otro planeta, el nuevo Mako y pare usted de contar), que hablar de este título y de la posibilidad de que se haga realidad en 2016, es más bien una utopía. No se sabe casi nada del argumento, ni del protagonista ni de las posibilidades y novedades de un juego que está llamado a heredar el cetro de una de las trilogías más importantes en la historia reciente de los videojuegos. Hay miradas puestas en prácticamente todos los apartados, desde el diseño a los personajes, pasando por las conexiones con futuras entregas, las opciones de combate y el equilibrio con su apartado de rol, el multijugador online (que ya no cuenta con el factor sorpresa de la tercera entrega), etc. Son tantas las ganas y tanta la expectación con el título, que mucho me temo que ni siquiera una obra maestra sería capaz de satisfacerlas todas. No obstante, la gente de Bioware merece todo mi respeto y la paciencia necesaria para que este juego salga a la luz únicamente cuando su desarrollo así lo permita, ni un minuto antes (pero tampoco uno solo después, por lo que más quieran (!!)).

 

Mención de honor: The Legend of Zelda Wii U

zelda-wiiu

 

El que me conozca un poco sabe de mi devoción por esta franquicia desde que tengo uso de razón (que es hace menos de lo que me gustaría, me temo). Sea como fuere, las ganas de ver lo nuevo de Link son casi tan grandes o más que la de cualquiera de los títulos anteriormente citados, con la diferencia del elemento emocional que me une a las aventuras de la princesa Zelda, eternamente condenada a estar prisionera de la encarnación del Ganon de turno. Tengo muchas ganas de ver el modo en que el gamepad se integra de verdad (no como hasta ahora, en las adaptaciones hd de entregas anteriores) en la acción, y si en verdad el nuevo sistema de control mejora lo visto en Skyward Sword, que a mí personalmente me pareció todo un acierto en su momento (aunque sé que tiene una legión de detractores precisamente por eso). Sigue estando en el aire la duda de para qué sistema saldrá finalmente el juego, aunque Nintendo no se cansa de decir que ha sido pensado específicamente para Wii U, y que nada de NX. Por el momento.