avance_zelda3ds_3

De todas las noticias que ha dejado el reciente Nintendo Direct, y como suele ocurrir con todo lo referente a esta franquicia, el anuncio de los nuevos juegos de Zelda para 3DS ha sido el más importante y el que más repercusión ha tenido en todo el mundo. A lo largo de 2013, veremos el lanzamiento de Oracle of Seasons & Ages, los dos excelentes juegos de Game Boy Color de 2001, así como de un juego de nombre aún por aclarar, pero que parece inspirado en el universo de A Link to the Past, la iteración de la saga para Super Nintendo de 1991.

Respecto a los juegos de Game Boy, nos parece una decisión lógica y sabia, que viene a apoyar la presencia de los clásicos de la franquicia para NES y GB (Legend of Zelda, The Adventure of Link y Link’s Awakening). Son dos juegos largos, divertidos y con posibilidad de interconexión entre ambos que garantizan horas de diversión, y que fueron realizados con un mimo especial por parte de Capcom, en colaboración con la propia Nintendo. Además de esto, el formato de juego descargable para eShop nos parece el adecuado, y estamos convencidos de que dará buenos resultados.

Zelda-seasons-and-ages-660x350

Ahora bien, nos gustaría detenernos un poco más en el caso del nuevo proyecto en 3D. Desde hace ya mucho tiempo venimos comentando la posibilidad de que Nintendo estuviera trabajando en algún tipo de remake, ya fuera de A Link to the Past o de Majora’s Mask, este último aparecido en Nintendo 64 en 2000. Particularmente nosotros nos decantábamos por esta segunda opción, no ya porque sea un juego al que realmente se le puede sacar partido, como ya demostró la versión de Ocarina of Time de junio de 2011, sino porque al utilizar el mismo motor gráfico que éste, parecía una decisión bastante obvia convertir su secuela espiritual, considerada toda una rareza por los fans y que no ha tenido ningún tipo de aparición posterior desde su salida original.

Por otra parte, entendíamos que esta decisión podría acarrear problemas adyacentes. Tanto Ocarina of time como Starfox 64 fueron lanzados en 2011 para darle algo de lustre a un catálogo que no terminaba de despegar. Son dos grandes títulos de N64, pero si a esto se le suma Majora’s Mask se corre el riesgo de convertir 3DS en una consola de ports, y eso tampoco parece adecuado. Esto nos hacía temer que nuestro sueño de ver MM se alejaba, como así ha ocurrido finalmente.

Como ya hemos dicho, la posibilidad del juego de Super Nes en 3DS era remota porque es un juego en 2D, que poco o muy poco partido le iba a sacar a las funcionalidades propias del sistema. Sin embargo, y quizá invadidos por una ola retro, Nintendo ha decidido recoger el testigo estético de A Link to the Past, reformular ese universo y darle una vuelta de tuerca para tratar de sacarle todo el partido desde el punto de vista tridimensional. Nos parece una decisión más correcta que hacer un simple “port” del juego original de 1991, pero a partir de aquí nos surgen muchas dudas y temores.

Zelda-3DS-Link-to-the-Past-e1366251153106

En primer lugar, no nos parece una propuesta atractiva. 3DS es un sistema muy potente, capaz de hacer verdaderas maravillas y que, como mínimo, es capaz de mejorar clásicos como Ocarina of Time. Sinceramente, volver a la perspectiva isométrica y a la estética de hace 25 años nos parece un paso atrás en toda regla para la franquicia, por mucho que se adorne con algún que otro efecto 3D. Ver a Link saltando de nivel o los huesos de los esqueletos hacia el cielo nos parece forzado, y el tema de pegarse a las paredes como un dibujo… en fin, habrá que verlo con más calma, pero de primeras nos ha sonado a desesperado intento por resultar novedoso.

El miedo que tenemos es que esto dé pie a una especie de versión New Super Mario Bros, pero aplicado a la franquicia Zelda. Y eso no nos convence en absoluto. Podrá tener sus fans y ventas, como los tiene NSMB, pero nosotros queremos ver cómo la franquicia avanza. Y ahora mismo, entre la salida de Oracle of Seasons & Ages, el remake para Wii U de Wind Waker y este Zelda 3DS como secuela de A Link to the past no hace avanzar la franquicia. Es un triple ejercicio de autocomplacencia que mantiene el estado de cosas, pero no lo impulsa hacia nuevos horizontes.

zelda-a-link-to-the-past-3

Posiblemente la nostalgia nos lleve a muchos fans a pedir con inagotable insistencias remakes, ports y demás zarandajas de nuestros juegos de la infancia y adolescencia, y en ese sentido creo que todos tenemos un poco de culpa en lo que está sucediendo. Ahora bien, también es posible que si en lugar de perder el tiempo con esto, que a fin de cuentas no aporta nada realmente novedoso, la gente de Aonuma estuviera dedicándose a hacer versiones realmente originales para 3DS y Wii U, ya tendríamos algo más concreto e ilusionante sobre la mesa. Sí, sabemos que el proyecto de Wii U de un nuevo Zelda está en marcha desde que se terminó Skyward Sword, como demostró la genial demo técnica del juego para la nueva consola de hace un año, y que el próximo E3 debería traernos alguna novedad. Sin embargo, en el terreno portátil  a nosotros la decisión del Zelda 3DS nos ha decepcionado, y mucho. Será un buen juego, seguro, pero su anuncio no nos ha ilusionado en absoluto, y eso es algo a lo que, viniendo de Nintendo, no estábamos acostumbrados.

El exceso de nostalgia, y esto no es solo un problema de la gran N, está saturando una industria que tiene que mirar hacia adelante y no tanto hacia las glorias pasadas: no nos gusta ser agoreros, pero no nos parece el mejor momento para siestas ni para dormirse en los laureles, señores de Nintendo. Ni por asomo.

The-Legend-of-Zelda