Metido como he estado en el reino de los corazones con la fabulosa colección Kingdom Hearts HD 1.5 + 2.5, apenas he tenido tiempo de jugar o de escribir sobre otro asunto que no fuera ese. Y mira que han pasado cosas, desde el divorcio entre Bungie y Activision que deja Destiny bastante más tocado de lo que ya estaba, pasando por la cancelación y rebautizo de Metroid Prime 4, la posible retrocompatibilidad de PS5 con toda la familia de Sony, la fulgurante aparición de Apex Legends en el panorama del Battle Royale…

Yendo por partes, creo que lo más lógico es seguir el orden de los propios acontecimientos. Y es de justicia empezar con el caso de Bungie, que me parece apasionante por lo que se ha podido saber del contrato original firmado con Activision donde se comprometían a lanzar cuatro juegos en una década, con plazos bastante poco realistas que incluían títulos prácticamente cada dos años y con expansiones entre ambas. El caso de Destiny daría para una tesis doctoral, por lo que tuvo de expectativa en su momento, con aquel proyecto megalómano que prometía darnos juego para varias generaciones con partidas continuadas entre los diferentes títulos, y que al final terminó resultando un juego mucho más discreto en todos los sentidos de lo que nos hubiera gustado, con una secuela aún más discreta que no ha funcionado y que, evidentemente, es la que habrá detonado el fin de este matrimonio de conveniencia.

Dicen los entendidos que Bungie seguirá adelante y sacará Destiny 3, pero mucho me temo que sin el apoyo de Activision todo cambiará considerablemente de dimensiones. No lo sé, quizá es justo lo que necesita para alcanzar otro tipo de cotas y dar la verdadera dimensión de un proyecto que a mí jamás me terminó de entusiasmar, y mucho menos convencer. Pero al tiempo.

En otro orden de cosas, Nintendo sigue a lo suyo y nos deja una de las decepciones más sonadas de este principio de curso. No contentos con dejar a su parroquia sin los títulos más fuertes de lo que llevamos de año (Resident Evil 2 Remake y Kingdom Hearts 3), y dejarnos a todos con la mandíbula desencajada con el infame port de Super Mario Bros U (a 60 euros la broma), van y sacan un vídeo donde Shinya Takahashi dice que el proyecto de la cuarta entrega de Metroid Prime no estaba alcanzando el nivel de calidad mínimo exigido por la compañía, y que han decidido cancelarlo y dárselo a Retro Studios (que pasaba por ahí, entiendo).

Para aquellos que alaban la transparencia de la compañía, me permito recordar que a) Nintendo no ha revelado qué equipo de desarrollo ha fracasado en la creación del juego, en el que se supone que lleva años trabajando y b) no le quedaba más remedio dado que todas las especulaciones apuntaban a Metroid Prime 4 como el título fuerte del año para Switch, y evidentemente algo había que decir porque ya vamos para dos años que el juego fue anunciado.

Sea como fuere, lo cierto es que yo prefiero que este proyecto esté en mano de Retro Studios. Puede que mucha de la gente que participó en la trilogía original ya no esté en la compañía, pero hay una sensación de legitimidad que desde luego Bandai Singapur (la rumoreada empresa que ha fracasado) no tenía, más allá de su falta de experiencia con títulos de esta envergadura. Retro tiene por delante ahora una tarea titánica, de la que no espero ver resultados hasta dentro de, por lo menos, tres o cuatro años.

Lo que Takahashi no puede evitar, y siento seguir tan negativo con el tema de Nintendo desde hace ya más de un año, es que con noticias así sus usuarios sospechemos que la consola va camino de coger polvo durante una buena temporada. Es cierto que tenemos el título de Yoshi para finales de marzo, pero es un juego en tres largos meses de 2019, y más allá de eso no sabemos gran cosa (del Nintendo direct de indies prefiero no hablar, si me lo permitís).

Por otro lado, una noticia que ha sacudido los cimientos de la industria ha sido la posibilidad de que Sony esté planteándose en serio que PS5 sea retrocompatible con TODAS y cada una de sus consolas anteriores. Ya se venía rumoreando que PS5 iba a ser retrocompatible con PS4, pero de ahí a lo otro hay un salto gigantesco. Así parece confirmarlo el hecho de que se haya patentado dicho sistema, con Mark Cerny como responsable de la misma, aunque de momento no hay confirmación oficial de la compañía de que esto vaya a ser una realidad.

Desde luego, que lo fuera haría saltar aun más la banca y decantar la balanza a su favor. Una PS5 capaz de leer discos de todas las Playstation precedentes es un lujo que muy pocos dejaríamos escapar, y sería una respuesta excelente a aquellos que la acusan (yo entre ellos) de tirar demasiado de remakes, ports y remasters de catálogo anterior, así como del fallido experimento de PS Now, que por cierto llega a España ahora tras varios años en otras regiones. Mi única duda, ya para terminar, es hasta qué punto esa característica encarecería el precio del sistema, o si eso supondría la existencia de dos versiones, una con retrocompatibilidad y otra sin ella; veremos, aunque me huele que si Sony da este paso no es, desde luego, para perder dinero.

Ya para terminar, el lanzamiento de Apex Legends ha hecho temblar bastantes cimientos dentro del sector Battle Royale. Publicado por Respawn Entertainment (los responsables de mi querido Titanfall 2), este Hero Shooter ha sabido combinar con acierto las virtudes de Overwatch y el fenómeno Fortnite para proponer un juego con una calidad que solo los autores del mejor Shooter de toda la generación podían ofrecer. Me alegro, sinceramente, del éxito que están teniendo con ello (no hay más que ver el pánico de Epic con todo esto), ya no solo porque es sano para la industria salir de los monopolios, sino porque ciertos fenómenos pueden volverse extremadamente perjudiciales si se perpetúan en exceso, y Fortnite llevaba camino de ello.

Apex Legends no inventa absolutamente nada, y por lo que he podido ver de él mantiene ciertas señas de identidad de los Titanfall, a la hora del control del personaje o la excelente respuesta de las armas. Tiene algunas ideas interesantes en cuanto a interacción de personajes y equipos, aunque en cualquier caso está por ver qué recorrido tiene, por más que en Electronic Arts deben estar cruzando todos los dedos para que al menos esto les salga bien, tras el batacazo de Battlefield V. Sea como fuere, suerte a todos los participantes, y que gane el mejor, como siempre.