Destiny ya está entre nosotros. Posiblemente, el primer gran juego de la octava generación ha aterrizado como una bomba (más de 500 millones de dólares de recaudación en sus primeras 24 horas, entre otros récords), ha saturado los servidores de medio mundo en Playstation 4 y en Xbox One y, lo más importante, está demostrando punto por punto todas y cada una de las muchas virtudes de la beta lanzada en verano: un sistema de juego casi perfecto, un mundo enorme por explorar, un cooperativo online antológico… Y sin embargo, y a la espera de que se empiecen a publicar las reviews del juego (la nuestra tardará un poco, así que os pedimos paciencia), ya se están empezando a escuchar las primeras voces críticas, en torno a tres aspectos básicos.

El primero de ellos tiene que ver con una historia confusa y mal narrada de líos intergalácticos, donde la voz de Peter Dinklage (Tyrion Lannister, para los amigos) hace todo lo que puede, pero no logra salvar el asunto del naufragio. El segundo aspecto criticado es el hecho de que el juego exige conectividad online absoluta, incluso para jugar la campaña de un jugador en solitario, algo que se confirmó cinco días antes del lanzamiento del juego, pero que Bungie se cuidó mucho de decir antes. El tercero, que nos ha sorprendido bastante más que los anteriores, es el hecho de que algunos medios especializados han sugerido que equipos de cinco jugadores serían mucho más apropiados que los de tres. Y si bien en las dos anteriores estamos bastante de acuerdo (especialmente en la primera), esto último ya nos parece excesivo. Se sabía que el juego iba a ser un cooperativo online de hasta tres jugadores simultáneos, y la beta ya había permitido ver su perfecto funcionamiento en juego.

Destiny-GI-Cover

Las críticas al juego están siendo feroces en muchas web (Polygon y GameSpot le han dado un 60 y han argumentado con dureza por el sistema de repetición de misiones y de falta de personalidad del juego). Nos parece curioso, no obstante, cómo muchos de estos argumentos se emplean ahora con una ligereza que no fue, ni de lejos, la consideración empleada para un juego como Titanfall (juego que, en ambos medios, se llevó un 90). Y si lo decimos es porque buena parte de la crítica que se hace ahora quizá debió haberse hecho, y no se hizo, entonces, ya que ambos juegos comparten no pocos rasgos como FPS Online, a pesar de sus diferencias. Misterios de la crítica.

(Fuente del video: Digital Foundry)

Sea como fuere, y por impactante y espectacular que sea, de Destiny no vive solo el mundo del videojuego. Rockstar ha anunciado la salida de Grand Theft Auto V el 18 de noviembre en Playstation 4 y Xbox One, dejando la versión de PC para un indefinido “2015”. También se han confirmado una serie de mejoras aparte de la evidente subida gráfica, como nuevas armas, vehículos, un tráfico más denso o un sistema de daños y clima mejorados, así como una mayor selección musical que se une al ya impresionante conjunto original. Sobre DLC o contenido de misiones adicional no se ha dicho nada en absoluto, aunque es de suponer que la compañía británica está trabajando ya en episodios similares a los que lanzó en su momento para la cuarta entrega, y que tan buen sabor de boca dejaron en los usuarios.

Sony, por su parte, ha confirmado que abandona la producción de juegos triple A para PSVita, que se centrará a partir de ahora únicamente en contenido de tipo indie. Es la prueba definitiva para todos aquellos que seguían creyendo en los milagros, y constituye un caso único en la historia del sector. Posiblemente la mejor consola portátil de la historia va a pasar a la misma como uno de los fracasos más sonoros, por la cantidad de expectación que originó en su momento y por sus extraordinarias prestaciones, que jamás han llegado a ser aprovechadas como debieran. Una auténtica lástima. A partir de ahora, solo la buena mano del sector indie podrá rescatar a esta consola moribunda y dejarla en un lugar más digno, que sin duda merece.

3DSWiiUcontrol610

(Fuente de la imagen: IGN)

3DS, por su parte, vive días de gloria. A escasas fechas del lanzamiento de Smash Bros, se ha filtrado una captura de pantalla del juego que revela que el sistema podría emplearse como mando de control de Wii U. Es una funcionalidad de la que se lleva hablando desde hace bastante tiempo, pero que parece que hasta ahora no había tenido lugar, algo que tiene aún más sentido teniendo en cuenta el concepto curioso de este juego, con dos versiones muy parecidas y, al mismo tiempo, con un cuidado contenido exclusivo. La demo del juego estará disponible en la E-Shop a partir del 19 de septiembre.

Por su parte, la lista de luchadores del juego sigue sumando, y ya van por 49. Si a eso se le añaden los más que seguros personajes extras en forma de DLC podemos estar ante uno de los juegos con mayor contenido en el género que recordamos. Va a ser realmente difícil que Nintendo supere las cotas de excelencia que está alcanzando este juego en muchos sentidos.

Sheik-Hyrule-Warriors-13

Ya para terminar, nos gustaría hacer una pequeña reflexión acerca de Hyrule Warriors, el juego que cuando fue anunciado provocó las iras de medio mundo y ahora mismo es la niña bonita de no pocos. A la espera de que el equipo fuerte de Nintendo, liderado por Eiji Aonuma, saque a la luz uno de los Zelda más esperados de todos los tiempos, lo cierto es que los fans de la saga nos tenemos que conformar con migajas. Sí, somos conscientes de que llamar “migajas” a Wind Waker HD puede sonar a herejía, o que no hay que despreciar a la ligera las ofertas que lanzó hace poco Nintendo rebajando todos los títulos de la saga en la tienda virtual, que evidentemente fueron bienvenidas.

En los duelos finales de Skyward Sword, había un momento en que Link debía hacer frente a una horda de Gogoblins armado con su espada. Unas barreras mágicas aparecían para encerrar la batalla, que se desarrollaba con la espectacularidad que cabría esperar del sistema de control de Wii. Sin embargo, hubo ya algo en ese instante que nos chirrió, algo que no encajaba dentro del universo creado hace tantos años por Miyamoto. Era como si aquellos enemigos estuvieran allí como los bolos de una bolera, como si su única función fuera la de ser barridos sin más. No había tensión real.

maxresdefault

Nada tenemos en contra de Hyrule Warriors, y es cierto que luce cada vez mejor (cómo se le notan los meses de pulido gráfico a este juego), pero mucho nos tememos que por fiel y sobresaliente que sea su ambientación, no llegue a satisfacer a los fans de la saga. Del mismo modo que ocurría al final de Skyward Sword, aquí el juego se basa en avanzar por escenarios planos, aniquilando todo lo que encontramos a nuestro paso en busca de objetivos concretos, que en cualquier caso nunca son los NPC’s random que se regeneran de forma automática, y que pueden llegar a saturar con sus repetitivas mecánicas.

Nintendo debería haber aclarado en algún punto de su fabulosa promoción del juego que esto es un Dinasty Warriors con skins de Zelda, porque si la gente llega al título esperando mazmorras y una historia elaborada, ya pueden ir preparando las hoces y guadañas. Y conste que eso no quita en absoluto para que el juego sea divertido y espectacular, pero este tipo de crossovers corren más riesgos de los que parecen, precisamente por unir dos universos que, francamente, no tienen nada que ver.

En cualquier caso, y como siempre, habrá que esperar a ver el juego en acción para sacar conclusiones definitivas. De momento, os dejamos con esta curiosa imagen de los personajes del juego recreados en gloriosos píxeles de 16 bits. ¡Feliz semana!

lfre4khuzx8fvu4s765o