Llega la primera semana de mayo y, con ello, los resultados fiscales de las compañías más importantes de los videojuegos. Y las noticias no son buenas. a pesar de la buena marcha de Playstation 4, por ejemplo, Sony tiene una cantidad de pérdidas astronómicas, que superan las previsiones que la compañía hizo en febrero y ascienden a un montante total de 1227 millones de dólares (890 millones de euros, aproximadamente). Es evidente que la división de videojuegos está funcionando bien, pero hay que recordar que la empresa tiene también otras divisiones en los más insospechados campos del ocio, que seguramente están dando más pérdidas de las deseadas.

La otra compañía que ha hecho públicos sus datos es Nintendo. Y aquí el asunto es más complejo de analizar. En primer lugar, los resultados aparecen maquillados porque la empresa sigue dando cifras de ventas de Wii y Nintendo DS, los dos sistemas más exitosos de la historia, cuando ambos ya pasaron a mejor vida en 2012 y 2011, respectivamente, con la llegada de sus sucesoras.

Porque el problema está, precisamente, en dichas sucesoras. Y a partir de aquí emplearemos cifras ofrecidas por la propia Nintendo: si comparamos los sistemas precedentes a Wii U, a un año y medio de su lanzamiento Gamecube había vendido 9,56 millones de consolas, frente a los impresionantes 24,45 de Wii. Wii U, sin embargo, está en unos más que decepcionantes 6,17. Las cifras de ventas de juegos, que no olvidemos que es donde realmente está el negocio, tampoco dejan lugar a dudas: Gamecube vendía a día de hoy en su momento 60,5 millones de juegos, frente a los 148,44 de Wii y, por último, los 32.28 de Wii U.

ChartOfTheDay_1314_Nintendo_console_sales_n

(Fuente: www.statista.com)

En cuanto a Nintendo 3DS, su cifra de ventas puede parecer excelente, sobre todo si se compara con los apenas 11 millones de PS Vita que hay ahora mismo en el mercado, pero si lo ponemos en el contexto de la evolución de las portátiles últimas de la compañía nipona, la cosa cambia. Así, a estas alturas de su desarrollo, Game Boy Advanced había vendido 51,4 millones de consolas y 183.79 millones en juegos, mientras que Nintendo DS había colocado 64,79 millones de sistemas y vendía 330 millones de juegos, todo un récord. Nintendo 3DS, por el contrario, está por debajo de ambos sistemas con 43.3 millones de consolas y 162,93 millones de juegos, algo que también preocupa en Nintendo, como han reconocido sus responsables en numerosas ocasiones.

Y a todo esto, ¿qué pasa con Xbox? Pues que no hay datos claros, oficiales o fiables a día de hoy. La compañía americana se ha empeñado en dar cifras de distribución de Xbox One, todo un absurdo porque de los 5 millones que afirma haber distribuido a día de hoy, casi 1 millón está todavía en las tiendas. Y esto no es un dato cualquiera, porque significa que es dinero que no ingresa la compañía, y consolas que no están en manos de usuarios en funcionamiento. No es lo mismo millones vendidos que distribuidos, por mucho que haya quien todavía sigue confundiéndolos.

En cualquier caso, la mirada empieza ya a orientarse desde todos los sectores al E3, que no deja de generar rumores acerca de los posibles títulos que aparecerán en las conferencias de las grandes, medianas y pequeñas empresas. Sabemos ya que EA dará novedades sobre Star Wars Battlefront 3, que nos tiene a todos en la redacción mordiendo uñas y arañando parqués, el nuevo Zelda para Wii U, el nuevo Uncharted para Playstation 4 y, casi con toda seguridad, sabremos algo más del misterioso Quantum Break para Xbox One. Todos ellos, y los que aún faltan por confirmar, que son legión, serán más que bienvenidos en esta primavera demasiado tranquila que estamos viviendo. En suma, dejémonos de números y que lleguen ya los juegos.

quantum-break-zonaxbox