Esta semana nos ha dejado muchas noticias, especialmente en la actualidad relativa a Sony, que sigue de celebración en celebración con una Playstation 4 que ha llegado ya a los 7 millones de consolas. El éxito indiscutible del sistema está trayendo por la calle de la amargura a sus competidores, en especial a una Microsoft que no entiende cómo a pesar de la ausencia de catálogo y de pesos pesados exclusivos ha podido sacar tanta ventaja en tan poco tiempo (a pesar de lo cual ha anunciado unas ventas en torno a 5 millones, que tampoco están nada mal).

Al margen de eso, Sony ha sido noticia estos días por haber vendido su paquete de acciones de Square-Enix, de la que poseía en torno al 10% y que le garantizaba la presencia de los juegos de la compañía en sus sistemas. La estrecha relación entre ambas compañías se remonta a mediados de los años 90, cuando decidieron dar un salto al margen de Nintendo y hacer, literalmente, historia con juegos tan absorbentes y fascinantes como Final Fantasy VII, Vagrant Story, Xenogears, Parasite Eve o Kingdom Hearts.

En la práctica, la venta de las acciones implica que Sony se desentiende definitivamente de una compañía que en la última generación no ha rendido como se esperaba, en especial con una trilogía de Final Fantasy XIII que ha tenido una recepción muy discutida y ha dañado poderosamente su imagen de marca. Queda todavía por saber cómo reaccionará Square-Enix o qué repercusiones tendrá esta decisión en futuros lanzamientos de sus juegos, pero nos extrañaría que su catálogo desapareciera de Playstation 4 en un futuro a medio plazo. Por el momento, tanto Final Fanasty XIV Online como la remasterización de Final Fantasy X están funcionando bien en ventas, y Final Fantasy XV nos tiene a todos contando las horas para conocer algo más en el E3, porque su desarrollo sigue viento en popa y a toda vela. Veremos.

ps4-playstation

 

En otro orden de cosas, Ubisoft ha anunciado que, de momento, Watch Dogs para Wii U se retrasa hasta el próximo otoño, sin dar detalle alguno sobre la fecha concreta de salida. Para aquellos que pensamos que este juego se va a terminar cancelando, esta es otra señal clara de ello: no se entiende, ni se explica, ni se puede justificar de ninguna manera, que todas y cada una de las plataformas tengan el juego listo para finales de mayo y casualmente Wii U se tenga que retrasar (por tercera vez) hasta esa indefinida ventana de lanzamiento que es «otoño». Más polémicas para un juego que, sin duda, nunca nos pareció que iba a dar tanto de qué hablar (para mal) cuando lo vimos por primera vez en el E3 de 2012, y de nuevo mala noticia para Nintendo, a la que parece que le ha guiñado el ojo un tuerto en este asunto de los lanzamientos third-party. Ubisoft era su mayor valedor hasta la fecha, y con casos como el ya mencionado o el aún más doloroso de Rayman Legends, parece que toca a su fin.

Resulta algo frustrante que últimamente la actualidad de los videojuegos esté más centrada en las bajas y despidos de personal de las compañías o en la carrera de ventas de los sistemas, y no tanto en unos juegos que siguen brillando por su ausencia. En una reciente entrevista para Edge, un responsable de Microsoft aseguraba que el E3 nos iba a dejar a todos atónitos. No obstante, hemos sabido que tanto la empresa americana como Sony tenían preparadas sus consolas de nueva generación para navidades de 2012, y que si finalmente las retrasaron un año entero fue, simple y llanamente, porque no había juegos. En épocas de sequía como la que estamos atravesando, nos planteamos seriamente si no hubiera sido mejor dejarlas un año más en barbecho, vistos los catálogos de ambas consolas a día de hoy y la poca esperanza de que la situación remonte hasta, como poco, el próximo otoño-invierno.

1655973_10153853998785371_807135936_n

Dentro de la absurda situación en que vivimos hoy en día, casos como el de FIFA World Cup Brazil 2014 nos parecen emblemáticos. Acaba de salir al mercado este extraño DLC a 69 euros (palabra), pero solo disponible para Playstation 3 y Xbox 360. Como ya comentamos en su momento, la existencia de un modo torneo imposible de jugar en sistemas que no disponen de dicho modo es un auténtico enigma para nosotros. Este DLC sale además, y de forma incomprensible, sin los modos Clubes Pro y Ultimate Team, de modo que por mucho que tenga 200 selecciones y 27 estadios, el hecho de dichas ausencias y de compartir mecánicas y motor gráfico con el muy superior FIFA 14 lo convierten en una rareza destinada únicamente a los auténticos fans de este deporte.

Hace unas semanas Sony publicó un listado de casi 100 juegos para Playstation 4 a lo largo de 2014, donde había joyas indiscutibles y títulos que nos despiertan mucho interés, como The Order 1886 o Ryme. Pero que nadie se engañe: de los 100, más de 60 son títulos descargables, que en su mayoría han salido ya en plataformas como Steam para PC. Llamadnos pesimistas, pero a nosotros todo este asunto de juegos menores, de lanzamientos inexplicables para séptima generación y de silencio por parte de las compañías o emplazamientos para un E3 que parece no llegar nunca no nos gusta ni un pelo. Ojalá nos equivoquemos, pero de momento el debate acerca de si pasarse o no a la octava generación está decantándose cada vez más a favor de aquellos que decidieron, con buen ojo, esperar y aguantar con lo mucho y bueno que aún pueden dar los sistemas actuales.

rime_reveal