El día 7 de noviembre, fecha de homenaje para todos los aficionados a Mass Effect (y derivada del logotipo N7, emblema del ejército de la Alianza de Sistemas), se publicaron una serie de tráilers relacionados con Andromeda, la próxima entrega de la saga galáctica más famosa de los videojuegos (con permiso de Star Wars, claro). En ellos hay un poco de todo: espacio para la teatralidad, tan del gusto de una Bioware que es consciente de la cantidad de miradas que hay puestas en este juego, para el rollo de colonización espacial de “buen rollo” heredado directamente de Star Trek, para demostrar músculo técnico con unas cinemáticas impresionantes que hacen gala del nuevo motor gráfico, etc. También hubo, por suerte, algo de contenido relacionado con el juego y ciertas mecánicas.

Lo primero, como siempre, la información. Aquí están los tráilers:

A) N7 Teaser

B) Join the Andromeda initiative Trailer

C) Cinematic Trailer


La premisa argumental de Andromeda es tan efectiva como sencilla: 600 años después de los hechos vividos en la trilogía original, y en una remota galaxia alejada de la Vía Láctea, un grupo de colonizadores tiene la misión de establecer nuevas colonias que reemplacen a los antiguos y agotados sistemas anteriores. Por supuesto, todo tipo de criaturas y situaciones pondrán a prueba la entereza de los protagonistas. Entre las razas aliadas que vemos aparecen, además de humanos, salarianos y asarais, aunque entiendo que otras razas famosas, como los turianos o los krogan no andarán muy lejos. De los misteriosos enemigos que también aparecen en el trailer nada sabemos: en cualquier caso, parece evidente el deseo de Bioware de expandir el universo y alcanzar nuevas cotas de espectacularidad.

Me parece un total acierto la decisión de dar un salto argumental tan enorme, aunque eso suponga decir adiós a todos y cada uno de los cientos de personajes que conocíamos de los juegos anteriores. Eso permitirá la creación de nuevos personajes, por no hablar de la oportunidad de innovar a la hora de crear nuevos espacios, planetas y vehículos. No nos engañemos: el final de Mass Effect 3 dejó helados a muchos usuarios, y continuar esa línea argumental presentaba unos problemas casi irresolubles. En un acto de inteligencia y buena planificación, la compañía canadiense ha dejado pasar el tiempo suficiente para que podamos reiniciar el ciclo galáctico con garantías de volver a ilusionarnos.

sin-titulo

Desde luego, las imágenes que hemos podido ver anuncian grandes momentos, como ese gigantesco titán en forma de gusano metálico al que hacemos frente con una aparentemente inofensiva escopeta. Nada que ver con la horrorosa presentación que tuvo lugar el día de la PS4 Pro, con aquel infausto trailer del que mejor no hacer mención. Esta vez se han hecho los deberes y se ha generado el hype adecuado para una empresa de estas características. Es cierto que llega mucho más tarde de lo que nos gustaría (ya he perdido la cuenta de cuándo debía haber salido, la verdad), pero en cualquier caso su llegada es más que bienvenida dada la orfandad en el género al que estamos sometidos en esta generación.

Más dudas me genera el hecho de que Mass Effect fue mucho más que un juego de aventuras, combates y charlas morales en el espacio en su momento. Allá por 2006, cuando apareció la primera entrega, la posibilidad de crear un universo importando partidas de un juego a otro, tomando decisiones clave que alteraban de forma radical cada experiencia de juego, resultó tan refrescante como necesaria. Fue un acierto absoluto (finales polémicos al margen), que Bioware, en mi opinión, cumplió de forma satisfactoria. La duda es: ¿qué hará Andromeda para alcanzar esas cotas?

landscape-1457730257-andromeda