Ya anunciamos hace un par de meses que la estrategia de Konami para Metal Gear Solid: Ground Zeroes nos parecía, cuando menos, cuestionable. Ahora vamos teniendo menos dudas. Y es que, de acuerdo con Game Informer, la misión en Cuba que sirve de prólogo a la quinta entrega de la saga dura alrededor de dos horas, sin contar con las cinco misiones secundarias que ya han sido confirmadas por Kojima. Dos de los periodistas de Game Informer tuvieron acceso a una beta del juego durante 4 horas, tiempo más que suficiente, según su versión, para completar la demo en la mitad del tiempo concedido, y han sido los primeros en confirmar lo que todos nos temíamos: que Ground Zeroes dura, literalmente, un suspiro.

Evidentemente, la noticia ha corrido como la pólvora por todo Internet, con un aluvión de críticas desde todos los rincones del mundo. Uno de los diseñadores de Kojima Productions, Jordan Amaro, ha salido en defensa de su compañía y del juego. En una entrevista concedida a Gamespot, ha afirmado no entender las críticas que están recibiendo porque a fin de cuentas, juegos como Journey o novelas como Querida Esther o Cándido tenían una duración muy breve y eran obras maestras.

Literaturas al margen, que ese es otro tema, nos parece realmente divertida la comparación con Journey. En primer lugar, porque lo que nos está queriendo vender Konami no es un juego terminado ni una producción casi indie, como ocurría con el juego de Thatgamecompany. Journey era una experiencia de juego completa, con un multijugador sensacional y con una estructura que pedía a gritos una duración breve y concisa precisamente por la propuesta que hacía. Ground Zeroes, por contra, es una ínfima parte extirpada del contenido de un juego mayor, que no hace falta señalar que tiene un presupuesto digno de una superproducción de Hollywood.

En segundo lugar, y aquí es donde creemos que está el verdadero problema, tenemos el hecho de que Journey costó en su momento 12.99 euros. Ground Zeroes, si queremos jugarlo en su más refinada versión (la de PS4, según el propio Kojima), nos cuesta como mínimo 30 euros. Si además estamos hablando de un completista, que desea la edición mejor del mercado, la broma se va a los 70 euros con la figura de Big Boss. Una locura.

Metal-Gear-Solid-5[1]

 

Es muy posible que si Konami hubiera anunciado Ground Zeroes a 12,99 euros, no se hubiera desatado ninguna tormenta perfecta. En cualquier caso, en la redacción creemos que aquí se está discutiendo no solo el modelo de negocio en cuanto a precios o relación contenido/precio de salida, sino algo cualitativamente diferente. Cuando fue presentado, en medio de aquella expectación y fenomenal bombardeo mediático ¿se imagina alguien lo que hubiera pasado si Kojima hubiera dicho la verdad del asunto? Algo así como «Bueno, y esto que os acabo de enseñar no es un juego completo, es una demo de dos horas que os voy a cobrar a 30 euros», hubiera destrozado, literalmente, las posibilidades del título de generar semejante expectación.

A nosotros nos parece que toda la estrategia de marketing que se ha llevado con esta demostración  prólogo o como quiera llamarse, ha sido un verdadero despropósito y una falta de respeto total y absoluta hacia el consumidor en general y al fan de la franquicia en particular. Kojima podrá decir lo que quiera sobre que la existencia de Ground Zeroes se debe a un acuerdo con Sony por el lanzamiento de la consola en Japón, que coincidirá más o menos con la salida del título, pero no cuela: aquí lo que hay son muchas ganas de hacer caja a costa del usuario, con un producto del que se esperaba muchísimo más de lo que está saliendo a la luz.

Metal-Gear-Solid-Ground-Zeroes-03[1]

Por todo ello, queremos insistir en la posición que defendimos hace ya meses, cuando todo esto del pre-dlc nos parecía ya una aberración sin precedentes. Si se produce un boicot a escala internacional y una firme protesta de los usuarios en todos los medios posibles, como ya sucedió con las políticas de Microsoft respecto a su primera idea para Xbox One, hay esperanzas de que Konami se replantee el asunto y baje considerablemente un producto a todas luces inflado de precio. Al igual que sucedió con la compañía de Redmond, si las bajas previsiones de venta en tiendas mayoristas acelera el pánico entre los directivos de Konami ante un posible descalabro financiero, habrá una reacción. Ahora bien, si la gente pasa por caja y compra el pre-dlc a mansalva, entonces no solo no se producirá reacción alguna, sino que esta práctica se puede extender a otras empresas y otros juegos.

Otra opción, que también se apunta desde los foros y a la que desde luego nos sumaríamos encantados, es la de alquilarlo cuando salga y esperar a una futura, y más que segura, versión completa, para su adquisición definitiva. Sea como fuere, Konami está caminando por una senda peligrosa, de la que puede salir muy mal parada. Veremos.

Metal-Gear-Solid-V-Ground-Zeroes-1[1]