Existe la teoría, no carente de cierta lógica, de que los juegos que acompañan el lanzamiento de un sistema no son capaces de explotar su potencial. Son juegos por lo general hechos con la premura del plazo que hay que cumplir, de la fecha de estreno del sistema, y bastantes no van mucho más allá de demostraciones técnicas de lo que el nuevo sistema es capaz de hacer, a la espera de que el paso del tiempo y el desarrollo de nuevos juegos den la verdadera medida de cada consola.

Esto, unido al hecho de que Killzone ha sido desde siempre una saga bastante despreciada por el público en general, hacen del estreno de Shadow Fall algo bastante más tibio de lo que creemos merece. Es posible que también le pese el lamentable modo en que Guerrilla trató de vendernos en su momento las bondades de la segunda entrega, con aquel falso gameplay en el E3 de hace bastantes años que luego demostró ser una gigantesca cortina de humo. Son tres factores de peso, de eso no cabe duda.

Sin embargo, y lamentándolo mucho por los haters, a nosotros Shadow Fall nos ha parecido fabuloso. Técnicamente luce de un modo fenomenal, se ha vendido desde el principio justo como lo que es, un FPS de toda la vida, y lo que hemos podido probar en el reciente Madrid Games Week nos ha dejado un gran sabor de boca. Para todos aquellos que dicen que esto podía haberlo hecho una PS3, nos gustaría que pudieran ver los muchos gameplay que ya circulan por la red en alta definición: este juego se mueve a 1080p. y a 60 fps estables, con una distancia de dibujado asombrosa y un gusto por el detalle nada habitual en este tipo de producciones. Pero lo mejor de todo es la suavidad de su control, la fiable respuesta de las armas y un diseño de niveles tan creativo como exigente.

Evidentemente, los niveles que hemos jugado son solo una muestra, a la que habrá que hincar el diente cuando llegue el momento en su versión definitiva para sacar conclusiones más contundentes. Sin embargo, tanto el nivel de la jungla como el del edificio con partes móviles nos han permitido ver algunas de las bondades de un juego más abierto, con más opciones y con una inteligencia artificial más elevada que la de anteriores juegos. Shadow Fall nos parece uno de los juegos más potentes del catálogo de lanzamiento de PS4 mucho más allá de la supuesta solera que pueda tener la saga a la que pertenece. Es un FPS dinámico, bien resuelto, eficaz. Y solo hemos visto el principio.