A pesar de haber alcanzado la cifra de 8 millones de consolas en todo el mundo, Nintendo tiene motivos más que suficientes para estar preocupada. La llegada de las consolas de nueva generación es un hecho que está a punto de alcanzarles en tiempo récord (Sony ha colocado más de 6 millones en apenas cuatro meses, por los dieciséis que lleva Wii U en el mercado), y que además ha empezado a cobrarse ya sus primeras víctimas, esos juegos que, como Batman Arkham Knight, han sido diseñados específicamente para consolas de octava generación y que, lamentablemente, Wii U no puede mover.

Hay un dato curioso, respecto al histórico de ventas de consolas de Nintendo, en el que parece que nadie ha reparado. Hasta la llegada de Wii, el número de ventas de hardware seguía un imparable ritmo decreciente:

  • NES (1983-1990) vendió 62 millones de consolas (su juego más vendido fue Super Mario Bros, con 40 millones).
  • Super Nintendo (1990-1996) vendió 49 millones (con 20 millones de Super Mario World).
  • Nintendo 64 (1996-2001) vendió 33 millones (con Mario 64 con 11 millones de copias como título estrella).
  • Gamecube (2001-2006) solo pudo colocar 22 millones (con Super Smash Bros Melee como mejor en ventas, con 7 millones).

Durante los 20 años que separan NES de Gamecube, Nintendo pasó de ser la compañía de hardware de referencia a ser, literalmente, la tercera en una competencia donde Sony y Microsoft eran las que tenían las licencias más atractivas para el jugador a nivel de títulos third party. Desde la aparición de la primera Playstation, Nintendo ha tenido que depender de sus títulos exclusivos para mantener la atención de la industria, siempre con Mario, Link y Samus a la cabeza de unos catálogos cada vez más pobres.NintendoHomeConsoles-noscale

El caso de Wii es digno de estudio. A pesar de haber superado en ventas a sus competidores (100 millones frente a los 85 de Playstation 3 y Xbox 360), dentro de la industria y en la comunidad de jugadores se ha afianzado la creencia de que Wii era una consola para otro tipo de público, menos especializado en juegos y con un carácter más “casual”. El catálogo de Wii tiene muchos juegos buenos, sobre todo exclusivos, pero faltan prácticamente todos los grandes que han brillado en las otras consolas, lo que la llevó a convertirse en la segunda consola de muchos jugadores, que solo la sacaban del armario por razones de peso como Mario Galaxy o Skyward Sword.

Wii U está teniendo peores ventas, a nivel comparativo, que las que tuvo Gamecube en sus primeros quince meses de vida, lo que la convierte en la peor consola en ventas de la historia de la compañía. El catálogo se ha convertido en el caballo de batalla de una consola que no termina de despegar, en buena medida porque faltan títulos rompedores, que aprovechen la potencia y las capacidades exclusivas de la consola. Ver cómo en el mismo tiempo otras consolas reciben Titanfall y Dark Souls 2 y saber que para Wii U solo está Mario Kart 8 dentro de tres meses en el horizonte es demoledor, por lo que en la redacción nos hemos planteado qué juegos podrían equilibrar un poco esta balanza que cada vez cae más del lado de Sony y Microsoft.

Hay quien afirma que el catálogo de Wii U ya tiene un contenido magnífico, como para animar al más exigente a comprarse la consola. Esta teoría se apoya en juegos como Super Mario 3D World, Pikmin 3, Donkey Kong Tropical Freeze, Zelda: Wind Waker HD, y en los próximos lanzamientos de 2014, donde destacan Mario Kart 8, Bayonetta 2 y Smash Bros. Sin pretender llevarle aquí la contraria a nadie, nosotros creemos que el catálogo es bueno, pero no tanto como debería ni tanto, desde luego, como nosotros esperábamos. Evidentemente que Mario Kart y Smash Bros van a subir el nivel de los first party, y que Bayonetta 2 es un título que ya querrían para sí los usuarios de cualquier consola actual o de pasada generación, pero nosotros seguimos creyendo que nos faltan primeros espadas, juegos de esos que provocan la envidia de cualquiera, el irrefrenable deseo de tener tal o cual consola para poder jugarlos, como en su momento hicieron Super Mario World, Donkey Kong Country, Super Mario 64, Ocarina of Time, y un larguísimo etcétera. Queremos buques insignia de un sistema que ahora mismo está huérfano de títulos rompedores, se pongan como se pongan sus fans. En concreto, queremos estos juegos.

1.- Un Zelda de nueva generación.

Zelda-wii-u-3

Nada más ver la demo técnica del E3 de 2012, con aquel Link peleando a brazo partido contra una inmensa araña, nos pusimos a dar saltos como auténticos colegiales. Era exactamente lo que nos hubiera gustado ver en tantos juegos anteriores y que no habíamos visto por las limitaciones técnicas de entonces: un elfo extraordinariamente detallado, con todos los elementos y el diseño adecuados para triunfar en un entorno en alta definición, con unos juegos de luces y sombras magníficos. Ya entonces se apuntaban algunas funcionalidades del gamepad, como la selección de armas o el clásico mapa, y aquello fue lo único que nos decepcionó. Wii U necesita a Zelda como agua de mayo, y sin ánimo de querer acelerar ningún desarrollo, porque sabemos que está confirmada la existencia de un proyecto en marcha para finales de este año o el siguiente, creemos que ya va siendo hora de dar a conocer algo. A día de hoy no se sabe absolutamente nada, y no puede ser que nos pongan la miel en los labios, con aquella fastuosa demo, y luego nos tengan más de dos años en la inopia. Y no, el remake de Wind Waker no nos vale como Zelda de octava generación, por muy lindo que sea, que eso nadie lo discute.

¿Qué nos gustaría encontrar? Las posibilidades son infinitas. Aonuma ha confirmado que se está planteando darle la vuelta a la franquicia y replantearse algunos de los cánones establecidos, algo que ya hemos podido ver apuntado a (muy) pequeña escala en A Link between worlds: libertad en el orden de mazmorras y objetos, modo multijugador, etc. Puestos a mantener el control de Skyward Sword, que a nosotros nos pareció fabuloso, una opción podría ser que un jugador controlara al elfo con el mando de Wii y otro, a modo de Navi o similar, controlase otro personaje con el giroscopio del gamepad. Lo del modo online, tal y como hemos leído en algunos foros, nos parece ciencia ficción en el caso de Nintendo.

 

 2.- Un capítulo digno de la saga Metroid

metroid

Cuando Retro Studios confirmó que tenían noticias frescas para el olvidable Nintendo Direct del pasado E3, todos estábamos cruzando los dedos de las manos y los pies para que aquello fuera el principio de un nuevo capítulo en la saga Metroid. Nada más ver a Donkey Kong saltando (de nuevo) con el mismo motor gráfico de Wii pero con más detalle en el pelo casi nos echamos a llorar. Que nadie nos malinterprete: somos muy fans de la primera trilogía Donkey Kong Country, cuando la franquicia estaba en lo más alto, pero ni la versión de Wii ni esta nos parece que añada absolutamente nada a lo ya visto o vivido, salvo una dificultad del todo desquiciada. Y más lástima nos da el hecho de que su responsable sea Retro Studios, la misma que nos trajo hace más de una década esa obra maestra llamada Metroid Prime, que tanto éxito y prestigio le supuso. Nos parece genial que se sigan haciendo juegos de Donkey Kong, pero creemos que hay otros estudios que pueden sacar adelante esos proyectos. Un Metroid a la altura de los tiempos podría sacar a Wii U del pozo, como Prime hizo en su momento, dejando a todo el mundo con la boca abierta y demostrando la fortaleza de esta saga.

¿Qué nos gustaría encontrar? Nadie ha confirmado nada acerca del título, pero nosotros damos por hecho que Wii U conocerá una nueva aventura de Samus Aran, una capaz de quitarnos el mal sabor de boca de Other M que, sin ser mal juego, no estaba a la altura de la franquicia. Nos da igual que sea en primera o tercera persona, siempre y cuando el juego tenga mecánicas sólidas no parece que eso vaya a ser un problema a priori. El gamepad de Wii U ofrece más que garantías a la hora de optimizar recursos como el visor en primera persona para determinadas partes del juego, el famoso escáner e incluso la morfosfera, si se juega bien con el efecto del giroscopio. Pero sobre todo, queremos ver mundos como los que nos ofreció la trilogía de Retro optimizados en glorioso HD y con toda la potencia gráfica, técnica y sonora de la que es capaz Wii U, que es mucha más de lo que la gente piensa.

 3.- Starfox

 starfox1-600x337

De todas las franquicias importantes de Nintendo, dos llevan más de una década en el tintero: F-Zero y Starfox. De la primera, el propio Miyamoto salió al paso para decir que no ve probable una nueva entrega salvo que alguien sea capaz de mejorar la propuesta de GX, el último juego de la saga en Gamecube. Respecto a Starfox, que tuvo dos entregas para aquella misma consola (Adventures y Assault), sus desiguales resultados provocaron que Nintendo metiera a la saga del zorro espacial en la “nevera” hasta nuevo aviso. Y es tiempo ya de darle nuevos bríos, porque esta franquicia tiene un enorme potencial que, bien empleado, podría dar los saltos evolutivos necesarios que en su día pretendió sin éxito Rare en Starfox Adventures, el que fue último juego en colaboración con Nintendo.

¿Qué nos gustaría encontrar? Un juego de mundo abierto con desarrollo de personajes, posibilidades de exploración, aventura y acción en tercera persona, y la capacidad de saltar en cualquier momento a nuestros cazas para explorar el espacio y sus galaxias. Nos gustaría encontrar combates vibrantes sin raíles de ninguna clase, en una versión contemporánea de aquellos fabulosos Rogue Squadron de épocas pasadas. Wii U es capaz de mover todo eso y más, de presentarlo como nunca antes se había visto y de ofrecernos todas las opciones de combate y cabina de mando a través del gamepad. La duda, a diferencia de Metroid, es qué estudio está en condiciones de acometer un proyecto semejante. El desafío es formidable, pero el impulso que un juego así daría al catálogo de Wii U sería sensacional.

 

4.- Un juego de Mario de primer nivel

galaxy2

Seguro que muchos estáis pensando que nos hemos equivocado de año, y que no sabemos que ha salido Super Mario 3D World. Tranquilos, somos perfectamente conscientes de ello, como lo éramos cuando adquirimos la consola de que el único juego decente de inicio era aquel New Super Mario Bros Wii U. Ahora bien, todos aquellos que hayáis jugado a ambos juegos sabréis, como nosotros, que Mario no puede terminar su ciclo en Wii U sin un juego a la altura de su propia franquicia grande. Queremos un juego que nos haga redescubrir las plataformas como lo hicieron en su momento Mario Bros en NES, Super Mario World en Super Nintendo, Super Mario 64 en Nintendo 64 y Mario Galaxy en Wii. Esa es la primera división de los juegos de Mario, y lo demás son juegos menores o secuelas de juegos de portátil. Lamentamos tener que ser así de contundentes, pero no podemos dejar de pensar que a Mario le falta “su” juego de verdad en esta generación, y la única duda que tenemos es si con tanto lanzamiento menor no se estará saturando el mercado en exceso.

¿Qué nos gustaría encontrar? Dado que los anteriores juegos existentes para Wii U se basan en la experiencia multijugador, nos gustaría volver a aquellos mundos para explorar por nosotros mismos, sin ayudas, sin ítems tramposos, sin trajes excesivamente “tuneados” para volvernos invencibles. Queremos recuperar la magia del castillo de Nintendo 64 y sus portales a otras dimensiones, o la impresionante sensación de ingravidez a lomos de Yoshi en Super Mario Galaxy 2, una obra maestra se mire por donde se mire. Queremos que la gente de Nintendo saque todo su talento a relucir con un juego que nos haga ver la plataforma tridimensional como nunca antes las habíamos visto, que es justo lo que llevan haciendo desde hace más de treinta años.

5.- Una nueva Propiedad Intelectual

 

question-mark

Es el eterno dilema que corroe a los nintenderos desde hace años. La última IP significativa creada por la compañía fue obra de Miyamoto, Pikmin, un juego de Gamecube que tiene casi 13 años. Desde entonces no ha habido una sola novedad. Recordemos que en NES se incorporaron a la familia Mario, Link, Samus y Kirby; en Super Nintendo aparecieron toda la trouppe de Starfox, F-Zero y Pilotwings, al igual que Donkey Kong en su forma definitiva y las sub sagas de Yoshi’s Island y Mario Kart; en la época de Nintendo 64 aparecieron Pokémon y la sub saga Smash Bros, y en Gamecube hicieron lo propio Pikmin y Animal Crossing y la sub saga Luigi’s Mansion. Y pare usted de contar. Sí, Wii tuvo su Wii Sports, Wii Fit y toda la retahíla de sucedáneos en forma de Mii’s, pero ponerlos a la misma altura nos parece un poco ofensivo.

¿Qué nos gustaría encontrar? Hay tantos géneros por explorar, tantos huecos en el catálogo de Wii U, que casi cualquier cosa nos vale: nuevos personajes con nuevas tramas y nuevas mecánicas y experiencias de juego, ya sea en el género del rpg, deportivo, conducción, sandbox, lucha… Las posibilidades son enormes, y si hay una compañía que puede, y debe arriesgar, esa es Nintendo. El futuro de su consola, y quién sabe hasta qué punto el de la propia compañía, está en que dé un cambio de rumbo definitivo a esta deriva sin sentido en la que vive inmersa desde hace demasiado tiempo.