Sony anunció ayer que el próximo 3 de diciembre pondrá a la venta su particular versión “mini” de la Playstation original, que lanzó hace más de veinte años. Playstation Classic, que así se llama, llegará con un tamaño un 45% menor que la original, con dos mandos que replican los originales del lanzamiento (nada de Dual Shock, me temo), y un catálogo cerrado e interno de 20 juegos, de los cuales solo se han confirmado hasta la fecha cinco: Final Fantasy VII, Wild Arms, Rige Hacer Type 4, Tekken 3 y Jumping Flash. Al margen de estos datos, el precio (100 euros) y que habrá ligeras diferencias de catálogo según las regiones, no hay nada más confirmado.

Evidentemente, este lanzamiento hay que verlo como una respuesta al enorme éxito que ha tenido Nintendo con las versiones mini de sus consolas NES y Super NES, a las que en no demasiado tiempo suponemos que se irán añadiendo la N64 y siguientes. Sony no ha ocultado que este movimiento va en esa misma línea de atacar directamente a la nostalgia de los usuarios que ya estamos entrados en una edad respetable, y que crecimos con títulos como los ya confirmados o los que, seguramente, iremos conociendo con el tiempo.

Hay varios aspectos que habría que comentar, como ese precio que a todas luces parece injustificado por un producto que la competencia coloca por un precio que no supera los 60 euros. Estamos hablando de un 40% menos, una auténtica barbaridad, máxime teniendo en cuenta que el catálogo de Super NES Mini tenía alicientes realmente buenos para el coleccionista, como la segunda entrega nunca estrenada de Starwing o títulos que jamás llegaron a Occidente, como Super Mario RPG. No es el caso, que sepamos de momento, de una Playstation Classic a la que, sin duda, le vendría bien una selección excepcional para justificar el precio o el hecho de contar con unos mandos claramente anacrónicos.

Ya de entrada, que entre los cinco juegos afirmados se encuentre Jumping Flash a mí me produce dudas razonables sobre la calidad global del producto. Con la cantidad, ingente, de juegos buenísimos que tuvo PS1, ¿qué rayos pinta ese juego, que no pasa de la mera curiosidad, entre los 20 mejores? ¿Cómo es posible que lo coloquen al lado de los otros cuatro, sobre los que nada hay que objetar? Misterios de Sony…

En cualquier caso, a nosotros nos gustaría que los otros quince juegos se acercaran lo máximo posible a la siguiente lista, que hemos elaborado teniendo en cuenta los ya anunciados y criterios de variedad de géneros, de modo que seguramente faltará alguno de vuestros favoritos. Hemos tenido en cuenta también el factor “arqueológico” del asunto, por lo que por ejemplo dejamos fuera segundas o terceras partes de títulos que, realmente, son los pioneros, aunque técnicamente sean más flojos que sus secuelas (caso de Tomb RaiderGran Turismo, por ejemplo). El caso de Resident Evil 2 sería una notable excepción a esta norma, por el enorme salto de calidad que hubo respecto a la primera entrega y porque fue la que realmente cimentó el mito de la franquicia tal y como la conocemos hoy en día. Hemos procurado no incluir tampoco entregas de una misma saga, para darle una mayor variedad, aunque ello lleva como consecuencia dejarnos grandes títulos en el tintero; pero con un catálogo de más de 3000 juegos, es imposible que algo así no ocurra.

1.- Metal Gear Solid (Konami, 1998)

2.- Gran Turismo (Polyphony Digital, 1997)

3.- Resident Evil 2 (Capcom, 1998)

4.- Tomb Raider (Eidos, 1996)

5.- Castlevania: Symphony of the Night (Konami, 1997)

6.- Vagrant Story (Square, 2000)

7.- Crash Bandicoot (Naughty Dog, 1996)

8.- Wipeout (Psygnosis, 1995)

9.- Soul Edge (Namco, 1995)

10.- Silent Hill (Capcom, 1999)

11.- PaRappa the Rapper (Sony, 1996)

12.- ISS Pro Evolution (Konami, 1999)

13.- Tony Hawk’s Pro Skater (Activision, 1999)

14.- Street Fighter Alpha 3 (Capcom, 1998)

15.- Chrono Cross (Squaresoft, 1999)

Sin entrar en demasiados detalles de cada uno de ellos, nos parecería realmente mal que alguno de los primeros 10 se quedara fuera, por lo representativos del sistema. Cualquiera de las omisiones entre los números 11 y 15 también nos parecería grave, pero los otros serían imperdonables y dejarían huecos que no sabemos muy bien cómo se van a resolver. Lo que sí parece evidente es que, a diferencia de Nintendo (y esto no es un detalle cualquiera, sino algo realmente importante), con Playstation Classics no va a haber problemas de licencias de third-parties, como ya demuestran algunos de los títulos anunciados, obra de Square, Capcom o Namco. Eso nos hace albergar esperanzas de que los títulos que faltan se acerquen mucho a los propuestos aquí.

Sobre Metal Gear Solid, al que doy casi por descontado, sí querría añadir que contó en la versión española con un doblaje que está considerado una de las cimas del sector, y que no estaría nada mal recuperar aquí, aunque mucho me temo que, al igual que ocurrirá con la excelente expansión titulada VR Missions, no estará en esta versión emulada, que supongo que se limitará a reproducir, como pasará con otros tantos juegos, a las que ya se han publicado del juego en otras ocasiones en PS Store. Sea como fuere, creo que Sony tiene aquí una buena oportunidad para darle a los usuarios más veteranos una alegría, incluyendo alguna sorpresa, títulos ocultos o raros que no llegaran a Occidente por diversos motivos. Veremos.