Hotline Miami apareció envuelto en la controversia por ser un juego demasiado violento donde debes matar a personas con bates de beisbol, destrozarles el cráneo con los puños o matar a navajazos. Es la versión más dura y trasnochada de GTA. Entre tanto ruido, música mascachapa, y sangre se esconde un juego que propone dinámicas muy notables. Además, es divertido y fresco.

En definitiva Hotline Miami es un juego de estrategia donde el resto de elementos gore son parte del decorado para destacar en las tiendas virtuales copadas de títulos clónicos.

La historia es completamente de serie B.

El personaje principal despierta en una habitación en penumbra donde tres individuos con máscaras le revelan partes de su pasado de adiciones y violencia sin sentido.
El juego está dividido por capítulos y en cada uno de ellos estas figuras grotescas con máscaras te harán revelaciones. A su vez cada capítulo está compuesto de fases. Cada fase se empieza en lo que se supone que es la casa del personaje: un antro sucio y pixelado de dos plantas de altura con moqueta y trozos de pizza por el suelo. Una llamada telefónica, un coche en la puerta esperándote y una máscara que escoger para empezar la masacre. Así empieza cada fase del juego.
El coche, con los cristales tintados, te deja en la puerta de un establecimiento en el que deberás masacrar a todos los que haya ahí antes de que te maten a ti.

Cada escenario es diferente y hay nuevos malos con más armas. Nuestro protagonista empezará solo con sus puños y terminará armado hasta los dientes con escopetas, katanas o metralletas.

Hotline Miami es casi sobresaliente en su jugabilidad por la cantidad de estrategias y decisiones que debes tomar como jugador para poder cumplir la misión. A veces, el arma más fuerte con el que poder eliminar a todos los enemigos de una planta es un bate por un simple motivo, no hace ruido.
Las armas de fuego atraen a otros enemigos al punto en el que se encuentra nuestro personaje y eso facilita mucho la matanza por combos o si somos torpes que terminen con nosotros con un simple navajazo.

La inteligencia artificial de los malos es muy artificial y nada inteligente. Es fácil terminar con ellos si sabemos atacar los puntos flacos de la máquina. Los enemigos se pasean por el escenario haciendo paseos con rutas programadas. Por lo tanto, observando bien cómo se mueven podremos atacarles fácilmente.

En Hotline Miami morirás una y otra vez.

El primer consejo que te dan es: no temas a la muerte. Y créeme, es un buen consejo porque en este juego morirás una y otra vez por razones un tanto absurdas. A veces, cuando te aproximas a un enemigo resulta que le estas dando la espalda, no has girado al personaje lo suficientemente rápido como para atacarle desde esa posición y el otro te ataca con un escopetazo en la cara. A volver a empezar.

En otros juegos morir es un verdadero fastidio porque hay que volver a cargar el nivel y se regodean mucho en la derrota (saga Resident Evil, ¡Has Muerto!), sin embargo, en Hotline Miami, mueres, pulsas X y a volver a empezar en segundos. Ni siquiera la música para. La masacre empieza de nuevo.

Respecto a los gráficos tenemos un dilema: son estilo 16 bits para meternos en el ambiente retro o son así por pura pereza del desarrollador. Seguramente sea una mezcla de ambos.
En cualquier caso, los píxeles están justificados en este juego ya que se ambienta en los años 80 y por mucho que nos cueste decirlo, en esos años los juegos lucían así de mal. Pero al mismo tiempo los gráficos conservan ese encanto retro de zapatillas Adidas, chándal rosa y neones.

Nada más instalar el juego en la consola te recomienda utilizar cascos para jugarlo. Una buena recomendación a la que añadir a la de “no tengas miedo a morir”. La música de rave es el acompañamiento perfecto para este juego gamberro y poligonero. Ayuda a despreocuparte de las acciones de violencia extrema que estás cometiendo e incluso anima el ambiente con los Ultra Combos.

Sin lugar a dudas Hotline Miami es un juego totalmente recomendable para los usuarios de una PlayStation Vita (este mes de febrero el título cuesta 2,99€). Un buen bocado de nostalgia pixelera y borbotones de sangre.

Si tuviera que decir algún título al que juegue Tarantino antes de irse a dormir, sin duda sería Hotline Miami.

[youtube url=”http://www.youtube.com/watch?v=UgXM7ivgYTo”]