Cuando una saga se consolida por su calidad, siempre se espera que cada nueva entrega tenga una evolución. Queremos mejores ideas, mecánicas y que sorprenda. Rockstar, responsables de la franquicia Grand Theft Auto, se ha convertido por méritos propios en una compañía que reúne todas estas características y ya sea con mejor (Red Dead Redemption) o peor tiento (L.A Noire) no dejan de ser fieles a su propuesta.

Hay que decir, siendo sinceros, que esta generación que se va consumiendo poco a poco, comenzó con un capítulo un tanto desconcertante. GTA IV impresionó en su momento, pero una vez pasado el hype, nos encontramos con un juego muy continuista en mecánicas y con muchos fallos en su propuesta, que rápidamente se quedó desfasado debido en parte también a la avalancha de juegos de la competencia (ahora sí, real) de grandes títulos como Batman Arkham City, Infamous, Prototype o el mismo Read Dead Redemption.

Con estas premisas y remarcando que había mucho donde elegir, GTA V se publicó en los últimos coletazos de la generación, tras haber levantado previamente unas expectativas enormes.

Desde el primer momento de su largo y complejo desarrollo, Rockstar era consciente de que tenia que cambiar el rumbo y volver a lo que muchos usuarios reclamaban, y eso implicaba necesariamente volver a Los Santos. Pero su plan iba mucho más lejos. Volver a una ciudad ya utilizada (del capítulo más laureado de la franquicia) sólo era el comienzo. Mucho se especulaba del personaje principal de la historia, dando bandazos entre posibles candidatos, que a modo de teaser, se iban lanzando. Incluso se llegó a pensar que se rescatarían viejos conocidos de la saga.

Pero cuál no fue la sorpresa cuando se confirmó no sólo que el personaje era nuevo, sino que todos los posibles candidatos… lo eran. Así, pasamos de tener una historia a tres simultáneas que se entrelazan a lo largo de la aventura. No obstante, el hecho de contare con tres protagonistas abrió numerosos debates acerca de cómo iban a interactuar entre ellos, y si era una propuesta demasiado arriesgada para un género tan conservador como el sandbox.

Un mundo vivo puesto ante nuestros ojos

Como cierre de generación, Rockstar nos ha regalado un juego que toca techo tanto a nivel gráfico como artístico, poniendo sobre la mesa una ciudad “ficticia” ambientada en Los Ángeles. Muchas localizaciones son idénticas a las reales, con edificios muy reconocibles, estandartes de una gran urbe, que no es nada más que una parte de todo el condado de “San Andreas”, donde además de la ciudad tenemos un enorme lago, pequeños pueblos, un bosque e incluso una base militar.

Tantas localizaciones y tan diferentes entre sí no desmerecen un apartado gráfico que impresiona. Parece mentira que una consola de hace 8 años sea capaz de mover tanto y con ese nivel de detalle. La ciudad está viva, con abundantes coches, peatones y actividades propias de la zona: golf, tenis, carreras, paracaidismo, caza, vuelo, motos de agua, atracciones de feria, senderismo, carreras de bicis, running, bares de striptease y así hasta el infinito. Todo es muy sólido, no hay sensación de zonas vacías y siempre tenemos una gran distancia de dibujado en el horizonte, que eso sí, no se salva del popping.

Los modelados de los personajes están bien en general pero flojean algo en distancias cortas y en cinemáticas, ya que se hacen con el motor del juego. Donde sí que destaca es en las animaciones faciales, que manan directamente de LA Noire.

La personalización se ha mejorado considerablemente desde la cuarta entrega, pero sin llegar al nivel de San Andreas. Podremos comprar ropa al personaje, peinados, barbas y tatuajes. Con sustanciales sumas de dinero podremos comprar multitud de armas, complementos, casas y vehículos, pudiendo modificarlos tanto a nivel visual como mecánico.

No hay 2 sin 3

Como buen juego de la saga, la historia esta cuidad al detalle. Sorprende el mimo con el que se trata a cada personaje y, al repartir el peso entre los tres protagonistas, se ha reducido de manera considerable el número de secundarios: hay menos pero son más detallados, dejando una trama mucho más redonda y que no se dispersa tanto como en anteriores entregas.

Por otra parte, los protagonistas son muy distintos entre sí y permiten explorar el juego desde sus puntos de vista aportando mucho dinamismo y una libertad mayor a la hora de jugar. Las misiones hacen que se entrelacen sus historias, pero siempre tendremos misiones individuales.

Franklin es un chico negro que pertenece a una banda, y que siempre está metido en líos por su amigo Lamar y su tía Denise. Es un gran conductor, lo que le valió al principio del juego para trabajar embargando coches. Es así como conoció a Michael. Temporalmente se hace cargo del perro de su amigo, Chop. Mención aparte merece este perro, al que tendremos que cuidar, dar de comer y pasearle. Si le adiestramos bien, nos defenderá y atacará en confrontaciones. Incluso en algún momento nosotros tomaremos el control de Chop. En cualquier caso, y volviendo al personaje principal, lo cierto es que Franklin quiere dejar de lado su vida y cambiar de vida, por lo que ve en Michael la oportunidad que necesitaba.

Michael es, por su parte, un ladrón retirado que está en el programa de protección de testigos, tras haber realizado su último golpe. Vive en una mansión de los Santos junto a su mujer Amanda, una ex prostituta, su hijo James (un NINI que no para de meterle en problemas) y su joven hija Tracey que es capaz de cualquier cosa por hacerse famosa. Se esfuerza por pasar tiempo con ellos, pero cada vez que lo hace, acaba por distanciarse más. Esto le lleva a ver a un psicólogo, con el que poder desahogarse siempre que lo necesite, muy al estilo de la película “Una terapia peligrosa”. Un problema familiar acaba por endeudarle con un mafioso, por lo que tendrá que retomar su vida delictiva.

Trevor es, sin duda, el alma del juego. Se trata de un personaje incalificable, que tras dar su último golpe con Michael, se va a vivir al condado de Blaine, donde intenta abrirse paso como el principal proveedor de droga de la zona. Incluso crea su propia empresa “Industrias Trevor Philips”. Esta trastornado y tiene pocos remordimientos, lo que provoca que en más de una vez le veamos borracho, desnudo o vestido de mujer. No tiene ningún pudor en llevarse por delante a quien sea y en cualquier momento. Su amistad con Michael es el único cabo que le mantiene estable, y el motivo por el que vuelve al Los Santos.

Una vez pasada la primera toma de contacto con el juego tras una misión a modo de tutorial, entramos de lleno en la ciudad de Los Santos. Comenzaremos nuestra aventura con Franklin, y durante las primeras misiones no podremos cambiar de personaje.

En cualquier caso, durante el juego siempre tendremos acceso a todas las misiones, las principales y las secundarias. La manera de diferenciarlas es sencillas, ya que cada personaje las identificará con un color y la inicial de su nombre.

Otra manera de hacer las cosas

El mayor mal que tienen los sandbox desde hace bastante tiempo es esa molesta sensación de repetir misiones una y otra vez. La mayoría consisten en ir del punto A al punto B y cumplir con lo solicitado. No han desaparecido, ni mucho menos en GTA V, pero en esta entrega quedan relegadas a un segundo plano y, sobre todo, son mucho más variadas. Este tipo de misiones se denominan “extraños y locos” y es aquí donde Rockstar se desata y donde podremos ver las situaciones más polémicas y controvertidas con la sociedad americana.

Un ejemplo, es una de las primeras misiones de Michael. Tiene que ir a unas oficinas de “LIFEINVADER”, una especie de facebook ficticio, donde se va a presentar un producto. Michael se hace pasar por un informático, que tiene que arreglar un ordenador y robar el prototipo, que se expondrá a modo de Keynote de APPLE. El resultado de la misión lo veremos tranquilamente sentados en el sofá de nuestra casa y podemos decir que es la “bomba”.

Los “GOLPES” o atracos son, en cualquier caso, el plato principal. En total tenemos 5 en todo el modo historia y la trama del juego se desarrolla alrededor de los mismos. Van desde atracar una joyería, a asaltar un edificio del FBI, o hundir y robar un barco. Todos tienen una estructura similar, donde Lester, un viejo conocido del grupo, será nuestro enlace y quien nos ayude a planificarlos.

En primer lugar tendremos que obtener información sobre la misión, haciendo fotos del lugar, estudiando al objetivo y abastecernos de provisiones y vehículos. Como todo buen equipo tendremos que reclutar a los mejores miembros (aparte de los protagonistas), pudiendo incluso elegir si son más o menos caros; ojo con esto porque en función de su habilidad tendrán un impacto distinto en el resultado final del golpe. Así, cuanto más caro, mejor profesional y menos fallos cometerá.

La toma de decisiones es constante y se acentúa en el siguiente paso, que es elegir cómo afrontar el golpe. En la mayoría podremos decidir si queremos hacerlo de manera sigilosa, sin levantar sospechas o ir de frente. Gracias a que podremos repetir cualquier misión del juego, siempre podremos ver cómo hubiera sido la manera que no elegimos.

Finalmente se ejecuta el golpe, donde la aleatoriedad juega su papel, ya que pueden ocurrir situaciones imprevistas, como que un miembro muera o sea capturado, perdiendo por ejemplo parte del botín.

Jugabilidad renovada

GTA V es el resultado de varios años de trabajo. Ha sabido recoger lo mejor de los juegos que Rockstar ha sacado a lo largo de la generación, desde el sistema de tiro de Max Payne 3, pasando por los modelados de LA Noire, los escenarios salvajes de Red Dead Redemption y algunas físicas de conducción de Midnight Club.

El resultado es abrumador. Ningún juego de la séptima generación es tan grande, con tanta variedad de acciones y minijuegos. Algunos incluso pueden rivalizar con juegos completos de sus géneros (ojo a los partidos de tenis y golf).

Evidentemente, al tratarse de un juego de robos y persecuciones no se puede reflejar fielmente las físicas de los juegos de conducción. Tenemos que asumir que conducir no es seguro, y casi siempre acabaremos destrozando los vehículos. Este aspecto queda minimizado gracias a que podremos tener una póliza de seguro, que nos repondrá el vehículo en caso de siniestro.

Como todo buen GTA, también tendremos nuestras dosis de tiroteos. Sin duda, y gracias a la experiencia de juegos como Max Payne 3, son los mejores resueltos de la saga. El control cuesta al principio y resulta complicado controlar la mirilla, pero una vez que dominemos el auto-apuntado, será coser y cantar. Las coberturas funcionan bien, aunque no nos garantizan la inmunidad. La IA de los enemigos es muy justita y salvo el número de enemigos, no tendremos muchos problemas. Se han convertido en situaciones muy divertidas, donde siempre tendremos la sensación de superioridad frente a los enemigos.

Por el contrario, el combate cuerpo a cuerpo, sigue siendo muy mejorable. Podría haberse resuelto infinitamente mejor, ya que los golpes van a destiempo, es muy fácil fallar y casi siempre acabamos cubriéndonos. Cierto es que en Los Santos todo el mundo tiene armas, y comenzar una pelea es sinónimo de tiroteo, por lo que la mejor opción si no tenemos munición es correr.

Una de las grandes novedades de esta entrega son las habilidades especiales que tiene cada personaje. Se activan en cualquier momento por tiempo limitado. En caso de necesidad, suponen una ventaja que garantiza la victoria cuando se emplea bien. Así, por ejemplo, Franklin puede activar un tiempo bala, mientras conduce para poder maniobrar en situaciones extremas. Michael, por su parte, activa su tiempo bala para disparar con mayor precisión, y por último, Trevor entra en una especie de modo ira, que le permite tener más vida y hacer más daño.

Esto suena bien

El apartado sonoro sigue la estela de la franquicia al dedillo, un doblaje digno de Hollywood, que encaja perfectamente con cada personaje, aportando carisma con cada línea de texto. Lástima que la política de Rockstar sea la de no doblar nada más que al inglés, ya que las personas que no dominen el idioma se perderán muchas línea de dialogo, sobre todo en los trayectos. Aún así aportan una calidad que pocas veces vemos en estas producciones.

La banda sonora casi se resume en las emisoras de radio que podremos escuchar en los vehículos: son apabullantes, con cientos de canciones y de todos los géneros imaginables. Podremos cambiar al momento entre una y otra, e incluso escuchar cómo los locutores interrumpen las canciones para comentar noticias relevantes, casi todas relacionadas con sucesos en los que hemos participado.

Ya por último, hay que decir que los efectos sonoros FX nos han parecido más normalitos, con la excepción del ruido de los coches que parecen lavadoras.

GTA ONLINE

Hay que hacer una mención aparte sobre el modo multijugador, que por sí sólo podría constituir un juego independiente.

Si tuviéramos que clasificarlo lo haríamos como un juego de mundo abierto, donde tenemos que subir de nivel, ya sea haciendo misiones en solitario o en grupo, o bien deambulando por el mapeado del juego (abierto completamente desde el principio). Es decir, lo que se denomina MMO.

Como cualquier juego de estas características, lo primero es crear nuestro avatar. Podremos elegir desde la ropa, el pelo, las horas que pasamos de fiesta o durmiendo, incluso cómo eran nuestros abuelos.

Una vez terminado, vemos un breve tutorial y ya estamos listos. Desde el primer momento tenemos libertad para hacer lo que queramos pero claro, también seremos carne de cañón para jugadores más expertos.

EL juego nos da la opción de ir por libre, pero la mejor manera de disfrutarlo es dentro de una CREW. Podremos crearla o unirnos a una, elegir nuestro emblema, color en incluso nuestro saludo. A partir de aquí, el objetivo es hacer misiones con los miembros para subir de nivel, enfrentarnos a otras crews, o participar en misiones entre los miembros. Si lo preferimos, podremos pasear libremente en busca de algún evento espontáneo.

El mapeado está lleno de actividades, desde carreras, tiroteos, misiones, eventos aleatorios como robos de furgones blindados o cajas que pierden aviones, etc. Todas nos darán experiencia y una recompensa económica, que puede incrementarse si apostamos. Con un poco de dinero ahorrado podremos comprar nuestra propia casa o garaje, para guardar dentro nuestros vehículos.

A medida que vamos avanzando en el juego, la experiencia nos permite acceder a nuevas actividades, e incrementa nuestras habilidades, como mejor puntería, resistencia corriendo o manejo de vehículos.

La posibilidad de jugar con amigos es impagable y, más a menudo de lo que pensamos, perderemos horas y horas intentando explotar las posibilidades que ofrece: intentar entrar en la base militar, robar un caza, atacar la ciudad con tanques, perseguir y robar furgones, poner recompensas a otros jugadores o ir a cazar a quien lleve una… El contenido es enorme, pero sorprenderá la rapidez con la vamos consumiendo horas y misiones. Rockstar va actualizando poco a poco el juego, por ahora con contenido gratuito, algo de agradecer en estos tiempos.

A modo de cierre, tanto el modo individual como el online completan una joya de la generación. GTA V es imprescindible, porque ofrece tantas experiencias en un solo juego, que durante muchos meses no nos hará falta nada más. Rockstar ha demostrado que la espera ha merecido la pena, creando un juego tan abrumador en todos sus aspectos, que supondrá un referente a partir de ahora en el género de los sandbox. Ya hay nuevo rey a batir.

 

Cuando una saga se consolida por su calidad, siempre se espera que cada nueva entrega tenga una evolución. Queremos mejores ideas, mecánicas y que sorprenda. Rockstar, responsables de la franquicia Grand Theft Auto, se ha convertido por méritos propios en una compañía que reúne todas estas características y ya sea con mejor (Red Dead Redemption) o peor tiento (L.A Noire) no dejan de ser fieles a su propuesta. Hay que decir, siendo sinceros, que esta generación que se va consumiendo poco a poco, comenzó con un capítulo un tanto desconcertante. GTA IV impresionó en su momento, pero una vez pasado el hype, nos encontramos con un juego muy continuista en mecánicas y con muchos fallos en su propuesta, que rápidamente se quedó desfasado debido en parte también a la avalancha de juegos de la competencia (ahora sí, real) de grandes títulos como Batman Arkham City, Infamous, Prototype o el mismo Read Dead Redemption. Con estas premisas y remarcando que había mucho donde elegir, GTA V se publicó en los últimos coletazos de la generación, tras haber levantado previamente unas expectativas enormes. Desde el primer momento de su largo y complejo desarrollo, Rockstar era consciente de que tenia que cambiar el rumbo y volver a lo que muchos usuarios reclamaban, y eso implicaba necesariamente volver a Los Santos. Pero su plan iba mucho más lejos. Volver a una ciudad ya utilizada (del capítulo más laureado de la franquicia) sólo era el comienzo. Mucho se especulaba del personaje principal de la historia, dando bandazos entre posibles candidatos, que a modo de teaser, se iban lanzando. Incluso se llegó a pensar que se rescatarían viejos conocidos de la saga. Pero cuál no fue la sorpresa cuando se confirmó no sólo que el personaje era nuevo, sino que todos los posibles candidatos… lo eran. Así, pasamos de tener una historia a tres simultáneas que se entrelazan a lo largo de la aventura. No obstante, el hecho de contare con tres protagonistas abrió numerosos debates acerca de cómo iban a interactuar entre ellos, y si era una propuesta demasiado arriesgada para un género tan conservador como el sandbox. Un mundo vivo puesto ante nuestros ojos Como cierre de generación, Rockstar nos ha regalado un juego que toca techo tanto a nivel gráfico como artístico, poniendo sobre la mesa una ciudad “ficticia” ambientada en Los Ángeles. Muchas localizaciones son idénticas a las reales, con edificios muy reconocibles, estandartes de una gran urbe, que no es nada más que una parte de todo el condado de “San Andreas”, donde además de la ciudad tenemos un enorme lago, pequeños pueblos, un bosque e incluso una base militar. Tantas localizaciones y tan diferentes entre sí no desmerecen un apartado gráfico que impresiona. Parece mentira que una consola de hace 8 años sea capaz de mover tanto y con ese nivel de detalle. La ciudad está viva, con abundantes coches, peatones y actividades propias de la zona: golf, tenis, carreras, paracaidismo, caza, vuelo, motos de agua, atracciones de feria, senderismo,…

Valoración

Jugabilidad - 9
Gráficos - 9.5
Sonido - 9
Duración - 10

9.4

Sobresaliente

LO MEJOR
Es un juego cuidado al detalle. Ningún juego de la generación está tan bien trabajado en este aspecto. Todo lo que quieras hacer, se puede hacer. Gráficamente es una locura, efectos de luz, texturas (ojo al agua), expresiones, efectos, tamaño del mapa, cambios climáticos, variedad de localizaciones… Se ha mejorado mucho el ritmo del juego. Menos personajes secundarios, y una historia mucho mejor contada, que profundiza muy bien en cada personaje. Trevor. Es el personaje de la generación. Poder repetir la misión desde el punto en el que mueres, se acabó el partir de cero de anteriores entregas y el tedioso viaje hasta la misión. GTA ONLINE, cierto es, que tuvo un comienzo dubitativo, pero no cabe duda que es un acierto. Cuando acabas el modo historia, para muchos, comienza el verdadero juego. La cantidad de mini juegos y como están resueltos.
LO PEOR
Pequeños defectos gráficos como poping, o algunas animaciones que son un poco bruscas. Que no este doblado al castellano. Intentar seguir los diálogos mientras se conduce es frustrante. Si lees no conduzcas. Poca personalización. Aunque se ha mejorado mucho respecto a Nico Belic, sigue estando muy lejos de la propuesta de San Andreas.

User Rating: Be the first one !
9