Con una de las ferias más importantes de la temporada ya finalizada, llega el momento de sacar algunas impresiones generales. Antes de nada, nos gustaría destacar la ausencia de un gran bombazo, en forma de anuncio o juego, que nos haya llenado como esperábamos. No es que tengamos grandes esperanzas a estas alturas del año y con el E3 ya lejos en el pasado, pero sí nos hubiera gustado saber algo de esas joyas ocultas con las que en algún momento se supone que la octava generación nos va a deleitar.

No es que juegos como Wild, de Michael Ancel, Until Dawn o Hellblade, en el caso de Sony, o los ya conocidos Quantum Break o Fable Legends en el de Microsoft nos parezcan poca cosa. Seguro que todos ellos terminan convirtiéndose en grandes juegos, pero… Seguimos pensando que de consolas como PS4 y Xbox One cabe esperar más, mucho más de lo que estamos viendo hasta ahora.

Comenzando por Sony, nos llama la atención que sigue la avalancha de remakes o como queráis llamarlos, ante la ausencia de grandes novedades de verdad: ahí están para demostrarlo las nuevas versiones de Journey, The unfinished swan, Tearaway Unfolded… esto ya está empezando a pasar de castaño a oscuro. Evidentemente que no tenemos nada en contra de estos juegos, faltaría más, pero ¿no os parece que ya está bien de tirar de catálogo de séptima generación? Al menos en el caso de Journey Sony ha confirmado que aquellos que lo compraron en su momento podrán descargarlo gratis. Algo es algo.

Por lo demás, la gran novedad de Sony fue el Share Play, o la posibilidad de conectar nuestra PS4 a la de un amigo para, a través de streaming, poder jugar a sus juegos ya sea para probarlos o para pasarle esa típica fase que a todo el mundo se le atasca. No es que sea nada que Xbox no tenga con algunos matices, pero aun así se agradece y termina por redondear una buena actualización 2.0 del sistema, porque lo que sí nos ha parecido excelente es la posibilidad de jugar a juegos cooperativos online sin que todos los componentes de la partida tengan el juego, un poco como hacía Mario Kart DS hace tantos años con aquel fabuloso cooperativo local-online. Es una gran noticia que reafirma nuestra visión del juego online como la clave de esta generación de consolas muy por encima de todos los demás aspectos.


  (Fuente del video: Gamespot)

Ya para terminar, no podemos evitar hacer una nueva referencia a Rime, del que cada vez que sabemos algo nuevo nos deja con ganas de más. De todas las novedades y juegos que presentó la compañía, muy por encima de los nuevos gameplay de Metal Gear Solid V o The Order 1886 (cuyo nuevo material estaba reciclado de vídeos anteriores, por cierto), lo nuevo de Tequila Works es todo un soplo de aire fresco, y nos ha permitido ver la expresividad facial del protagonista, nuevas acciones y escenarios como el de una impresionante tormenta de rayos y truenos. Lástima que todavía no tengamos fecha confirmada de lanzamiento, porque eso habría sido ya el remate para un juego del que esperamos grandes cosas.

Respecto a Microsoft, y al margen de esa extraña versión de Xbox One en blanco que a todo el mundo salvo a nosotros parece entusiasmar, nos gustaría comenzar por la que quizá ha sido una de las noticias más innecesariamente polémicas de los últimos meses. Nos referimos a la tan cacareada exclusividad de Rise of the Tomb Raider, que hasta Phil Spencer ha terminado reconociendo que será temporal y que, por tanto, no tardaremos demasiado en verla salir hasta para los microondas, como ya le sucedió al Tomb Raider de 2013. Que de verdad alguien dé crédito a una exclusividad como las de antaño por parte de una third party nos parece tan infantil como ingenuo.

Únicamente las exclusivas provenientes de los estudios propios de las compañías, tipo The Last of Us, siguen teniendo algo de sentido hoy en día. Al margen de la cantidad que haya ingresado por la temporalidad de su juego en consolas de Microsoft, Square-Enix no se va a arriesgar a que su juego venda “solo” unos 4 o 5 millones de copias, pudiendo vender tres veces más si sale para todas las plataformas.

(Fuente del vídeo: MKIceAndFire)

Lo que más nos gustó de la conferencia de Microsoft fue, con diferencia, Quantum Break. Teníamos muchas ganas de saber de él después de la decepción que supuso no verlo en el E3, pero a fe que Remedy ha sabido compensarlo con un generoso gameplay que nos permite vislumbrar buena parte de las mecánicas principales de un juego sencillamente espectacular. El uso que hace de partículas, efectos y la solidez de sus gráficos prometen una aventura colosal para los usuarios de una consola que, esta vez sí, lo podrán disfrutar de forma exclusiva. Bien por ellos, porque este juego promete convertirse en el título más importante desde el lanzamiento del sistema, superando lo ya visto en juegos como Infamous Second Son para su directa competencia.

Fuera de las conferencias, uno de los juegos que más nos están convenciendo es FIFA 15. Si la mitad de las cosas que EA está dejando entrever en sus tráilers, como los presentados en la presente Gamescom, llegan finalmente a la versión definitiva del 25 de septiembre, podemos estar ante un juego mucho mejor de lo que esperábamos, y desde luego muy por encima de la versión 14 del año pasado: la inteligencia artificial mejorada, las nuevas animaciones y sistemas de control, el renovado aspecto gráfico, las nuevas funciones de Ultimate… todo apunta a una mejora más que notable, ante la que mucho va a tener que hacer el también anunciado Pro Evolution Soccer 2015, que desde luego también pinta bastante mejor que sus versiones de años anteriores. Veremos.

Dejamos para el final el tema del nuevo y flamante Silent Hill y su misteriosa demo. Como siempre, Kojima sabe quedarse con el personal de una manera que no terminamos muy bien de comprender. Lo que en principio parecía tratarse de una nueva IP, el enigmático P.T., ha terminado convirtiéndose en un proyecto que promete ambición y calidad, con nombres vinculados al juego como el director Guillermo del Toro o el actor de The Walking Dead Norman Reedus (Daryl) como protagonista. Desde luego la demo no tiene desperdicio y, si finalmente alcanza esa cota de calidad en su versión final, parece que al fin va a devolver a la saga el esplendor que nunca debió perder. A nosotros, desde luego, nos ha puesto los pelos de punta.

 (Fuente del vídeo: TheRadBrad)

Juegos ya conocidos, como Destiny, Batman Arkham Knight, Middle Earth: Shadows of Mordor, Assassin’s Creed Unity y un largo etcétera han seguido ofreciendo más demos y gameplays, pero nada fuera de lo ordinario nos queda ya comentar tanto de ellos como del resto de una feria donde los juegos indies siguen demostrando una gran fuerza, ya que fueron las principales bazas de unas compañías que se están apoyando descaradamente en ellos para salvar unos muebles cada vez peor disimulados.

Así las cosas, y con la feria de Colonia con el telón ya echado, solo nos falta encomendarnos ya al Tokyo Game Show de septiembre para conocer las escasas novedades que resten de aquí a finales de año. 2014 está siendo un año muy por debajo de lo esperado que, esperemos, meses tan potentes como el de octubre ayudarán a salir del pobre nivel medio que ha demostrado hasta ahora.

P.d: Por cierto, como tengamos que volver a escuchar al bueno de Shuehi Yoshida diciendo que “tienen en mente” la fecha de The Last Guardian, somos capaces de poner una queja formal donde haga falta. Que ya está bien con el tema, hombre…

unfinished-game-low-600x337