A consecuencia del fenomenal éxito de The Walking Dead, el equipo de desarrollo Telltale Games cobró una enorme notoriedad en el mundo del videojuego. Su concepto era arriesgado, ya que llevaba el género de la aventura conversacional y de toma de decisiones al límite, con abundancia de quick time events y una ruptura casi total del concepto de juego clásico, donde se controla al personaje en todo momento y se interacciona con el entorno en función de una serie de mecánicas. Hasta tal punto abandonaba los esquemas de mecánicas clásicas que llevó incluso a cuestionar a muchos jugadores si lo que estaban jugando era un juego o un vídeo interactivo. Sea como fuere, lo cierto es que el concepto funcionó a nivel comercial y garantizó la firma de dos contratos más para Telltale, uno relacionado con Borderlands y otro con Juego de Tronos, sin duda el más esperado.

Y es que, si bien la saga de Borderlands ha conocido un notable éxito, no puede decirse lo mismo de la adaptación de la obra de George R.R. Martin en el mundo del videojuego. Hasta ahora, pobres versiones de estrategia o pseudo-acción ambientadas en los Siete Reinos habían traído más desgracia que otra cosa a la franquicia en el reino digital. Y eso es algo que ha cambiado, y de qué manera, Telltale. Con gran acierto, sus desarrolladores han entendido que la verdadera fuerza de la saga de libros y la serie no está tanto en su espectacular recreación de un mundo fantástico o sus aventuras, sino en el poder de sus diálogos y situaciones, cargados de intensidad, y en los dramáticos puntos de giro de una trama que no hace sino ir de un lado a otro y jugar, en el mejor de los sentidos, con las expectativas de la audiencia acerca del desarrollo de cada una de las muchas tramas de su apasionante historia.

ztroSU8

Tanto a nivel de forma como de molde el concepto de aventura de conversación y decisiones encajaba a la perfección, pues, con el espíritu de la saga de Juego de Tronos. Dadas las limitaciones impuestas por el canon, Telltale recibió el permiso para utilizar a los personajes principales solo en determinados momentos, haciendo girar la trama principal en torno a la casa Forrester, una especie de versión light de los Stark con idénticos principios de nobleza, juego limpio y espíritu familiar (bueno, y hasta con idéntico número y casi rol de sus participantes). Repartidos convenientemente en las principales áreas conocidas por todos, como Desembarco del Rey, El Muro o Meeren, los miembros de esta familia deberán lidiar con situaciones de alta tensión derivadas de las corruptelas por el poder marca de la casa.

La trama del juego está lo suficientemente bien hilvanada como para convertirse en la gran baza de un juego que tiene también un excelente doblaje (aunque quizá los actores de la serie andan algo perdidos, especialmente Kit Harrison (Jon Snow)), una gran banda sonora que toma varios temas prestados de la partitura original de Ramin Djawadi y una buena ambientación donde, lástima, el motor gráfico se nota ya demasiado anticuado como para ofrecer una experiencia visual notable. Texturas pobres, escasez de polígonos y contornos borrosos son algunas de las señas de identidad de un juego donde sus personajes no ofrecen toda la expresividad que deberían, y se convierte en el punto más flaco del juego a nivel técnico.

tyrion-game

Una de nuestras mayores preocupaciones era el modo en que los personajes principales se incorporarían a la trama de los Forrester, cuya casa está amenazada por otra casa rival. Al estar situada la trama entre las bodas roja y púrpura, lógicamente Tyrion, Cersei y Lady Margaery nos esperan en Desembarco del rey, del mismo modo que Jon Snow nos espera en el muro o Daenerys al otro lado del Mar Angosto. En todo momento tenemos la sensación, gracias al gran trabajo en la ambientación del juego, de encontrarnos en el universo de Juego de Tronos, y ese es quizá el punto más fuerte de toda la experiencia que ofrece Telltale. No hay situaciones impostadas ni artificiales, y con alguna que otra excepción el espíritu de la serie se respeta de forma ejemplar. El buen trabajo de guión y la gran cantidad y variedad de personajes y situaciones hacen que, tanto para los fans del género de aventuras como para los amantes de la franquicia, esto sea una delicia de principio a fin.

A ello también ayuda una estructura capitular que contribuye a fragmentar las tramas, a dosificar el material y a dejar, como era de esperar, los momentos de máxima tensión para el final de cada uno de los seis episodios de los que se compone el juego. Iron from Ice, el primero de ellos, comienza con una espectacular batalla durante la boda roja, y sirve como planteamiento de los personajes principales del juego. Establece también las mecánicas básicas, donde disponemos de los cuatro botones para escoger en determinados momentos el rumbo al que queremos guiar a nuestro personaje. En función de nuestros diálogos ciertos personajes tendrán comportamientos coherentes a lo largo de la historia, como recordar un desplante o agradecer un favor. Tanto The Lost Lords como A Sword in the Dark desarrollan con bastante acierto cada una de las tramas, aunque quizá en el segundo hayamos notado un cierto bajón en la intensidad. Las apariciones de Ramsay Snow o de los dragones, no obstante, sirven para elevar con bastante acierto determinadas historias, como las de Ethan o Asher, dos de los hermanos Forrester.

First_Look_-_Game_of_Thrones__A_Telltale_Games_Series_-_Ep_2___The_Lost_Lords__-_YouTube

A la hora de jugar, el papel del usuario queda en un término medio entre el espectador y el interventor puntual. Hay situaciones en las que determinados personajes nos pondrán en apuros, ya sea para tomar una decisión o para ayudarlos a salir de un problema. Además de las cuatro opciones (una de silencio, otra de arrogancia, otra de prudencia y otra intermedia, más evasiva), hay una barra doble que se acorta hacia el centro hasta desaparecer, indicando con ello que no hemos hecho nada.

Aquí entramos en el terreno de las decisiones. Hemos jugado los tres capítulos en varias partidas tomando decisiones bien distintas en cada caso, y hemos comprobado que las diferencias en el desarrollo de la trama no son sustanciales, o no al menos tanto como esperábamos. Los puntos de giro fundamentales se producirán sí o sí, siendo más el resultado una cuestión de determinados matices, de ciertas conversaciones que podremos ver o no en función de lo que hayamos escogido. Aun así, la sensación al jugar es la de efectivamente estar al mando de la situación, algo muy de agradecer.

468px-GoTCh410.bmp

 

Game of Thrones resulta, en definitiva, la mejor adaptación al mundo del videojuego que se ha hecho hasta ahora de la serie en la que se inspira. Es cierto que echamos en falta poder explorar Ironrath, Desembarco del rey o tantos otros escenarios, pero estamos convencidos de que el rico universo de George R.R. Martin dará para varias adaptaciones más al videojuego que permitirán resarcirnos de esa falta de libertad. Y es que las mecánicas que propone Telltale Games no son aptas para todo el mundo, porque restringen demasiado al jugador a apretar un botón de vez en cuando y a disfrutar, eso sí, de una buena dosis de magia narrativa y de un desarrollo de personajes que pocas veces podemos ver en los videojuegos, pero que esperamos que tengan continuidad no ya en los episodios restantes, sino en futuras temporadas. ¡Larga vida a los Forrester!

game-of-thrones-review5-1024x576

A consecuencia del fenomenal éxito de The Walking Dead, el equipo de desarrollo Telltale Games cobró una enorme notoriedad en el mundo del videojuego. Su concepto era arriesgado, ya que llevaba el género de la aventura conversacional y de toma de decisiones al límite, con abundancia de quick time events y una ruptura casi total del concepto de juego clásico, donde se controla al personaje en todo momento y se interacciona con el entorno en función de una serie de mecánicas. Hasta tal punto abandonaba los esquemas de mecánicas clásicas que llevó incluso a cuestionar a muchos jugadores si lo que estaban jugando era un juego o un vídeo interactivo. Sea como fuere, lo cierto es que el concepto funcionó a nivel comercial y garantizó la firma de dos contratos más para Telltale, uno relacionado con Borderlands y otro con Juego de Tronos, sin duda el más esperado. Y es que, si bien la saga de Borderlands ha conocido un notable éxito, no puede decirse lo mismo de la adaptación de la obra de George R.R. Martin en el mundo del videojuego. Hasta ahora, pobres versiones de estrategia o pseudo-acción ambientadas en los Siete Reinos habían traído más desgracia que otra cosa a la franquicia en el reino digital. Y eso es algo que ha cambiado, y de qué manera, Telltale. Con gran acierto, sus desarrolladores han entendido que la verdadera fuerza de la saga de libros y la serie no está tanto en su espectacular recreación de un mundo fantástico o sus aventuras, sino en el poder de sus diálogos y situaciones, cargados de intensidad, y en los dramáticos puntos de giro de una trama que no hace sino ir de un lado a otro y jugar, en el mejor de los sentidos, con las expectativas de la audiencia acerca del desarrollo de cada una de las muchas tramas de su apasionante historia. Tanto a nivel de forma como de molde el concepto de aventura de conversación y decisiones encajaba a la perfección, pues, con el espíritu de la saga de Juego de Tronos. Dadas las limitaciones impuestas por el canon, Telltale recibió el permiso para utilizar a los personajes principales solo en determinados momentos, haciendo girar la trama principal en torno a la casa Forrester, una especie de versión light de los Stark con idénticos principios de nobleza, juego limpio y espíritu familiar (bueno, y hasta con idéntico número y casi rol de sus participantes). Repartidos convenientemente en las principales áreas conocidas por todos, como Desembarco del Rey, El Muro o Meeren, los miembros de esta familia deberán lidiar con situaciones de alta tensión derivadas de las corruptelas por el poder marca de la casa. La trama del juego está lo suficientemente bien hilvanada como para convertirse en la gran baza de un juego que tiene también un excelente doblaje (aunque quizá los actores de la serie andan algo perdidos, especialmente Kit Harrison (Jon Snow)), una gran banda sonora que toma varios temas prestados de la partitura original de Ramin…
Gráficos - 65%
Banda Sonora - 92%
Sonido - 86%
Argumento - 92%
Originalidad - 73%
Duración - 86%
Jugabilidad - 35%

76%

Una excelente adaptación del universo de Juego de tronos a la que únicamente se le puede reprochar un apartado técnico obsoleto para la presente generación, así como una mayor dosis de libertad jugable en determinados momentos, que permita apreciar aún mejor el excelente trabajo que ha hecho Telltale a la hora de reflejar el espíritu de una serie que lleva camino de convertirse en todo un referente de la cultura popular contemporánea. Si eres fan de la serie no te lo puedes perder.

User Rating: 4.67 ( 1 votes)
76