Hace un mes, Electronic Arts anunció que el próximo 16 de abril lanzaría FIFA World Cup Brazil, un título centrado exclusivamente en el próximo mundial de fútbol. Por supuesto, el anuncio iba acompañado de toda esa ya consabida lista de impresionantes mejoras con sus no menos impresionantes títulos (tales como “movimiento explosivo”, “regates dinámicos”, “pase preciso”, “control de clase mundial”, “capacidades de aceleración, ritmo y dirección”, etc) que siempre nos hacen pensar que los jugadores de la anterior versión eran poco menos que una colección de cojos corriendo tras un balón (porque si antes sus pases no eran “precisos” y “dinámicos” sus regates, ¿entonces a qué deporte hemos estado jugando?).

Polémicas al margen, lo cierto es que el hecho de que Electronic Arts saque un modo torneo en forma de juego aparte con el mundial como excusa no es nuevo. Lleva ocurriendo desde el mundial de Francia 98, por lo que desde entonces, cada cuatro años tenemos la misma polémica de siempre. Es verdad que estos juegos incluyen bastantes curiosidades, como ya hacía la edición de World Cup 98 al permitirte jugar algunas finales de mundiales clásicos, con curiosos efectos gráficos en blanco y negro o sepia, por lo que no se limitaban únicamente a repetir un modo de juego ya existente en las versiones canónicas de cada juego, donde también podíamos jugar el mundial de fútbol.

fifa_002

Además de ello se incluían algunas mejoras técnicas y jugables que ya se estaban implementando para la siguiente entrega oficial, por lo que no era exactamente un modo desgajado del juego anterior a un precio de locos. Se trataba, en fin, de hacer una versión más avanzada, con mejoras gráficas y jugables que supusiera un aliciente a los más fans o para aquellos que, quizá, se animaran a jugarlo por un precio más reducido que el de las versiones completas. Al igual que ocurre con las ediciones Prologue de cada Gran Turismo, queda a elección del jugador hacerse o no con juegos como estos, que realmente ofrecen poco contenido pero tienen una premisa de calidad que ya querrían para sí muchos títulos completos.

El único problema que hemos tenido siempre con estos juegos, la razón por la que nunca nos ha terminado de convencer este modelo de negocio es que creemos que estamos pagando mucho por muy poco. No nos parecen suficientes ni las curiosidades ni el número de equipos, estadios y modos como para pagar 30 o 40 euros, que es lo que suelen costar de salida, cuando por un poco más tenemos un juego diez veces más grande y completo en todos los aspectos. Y lo mismo podemos decir de GT Prologue, por seguir con los ejemplos de antes. Entendemos que para los auténticos fans del deporte o la conducción estas pequeñas dosis alivien sus fiebres, pero no es nuestro caso.

EASPORTS2014FIFAWorldCupBrazil_PS3_Mexico_lineup_WM

Ahora bien, ¿cuál es la novedad con esta edición de 2014, que sale seis meses después de la oficial para Playstation 4, y solo cinco meses antes de FIFA 15? Pues que en nuestra flamante consola next-gen, nosotros no podemos jugar modo torneo alguno, nacional o internacional, porque los señores de Electronic Arts decidieron que “casi nadie jugaba” y que era mejor dejarlo fuera, lo que supone que, en la práctica, no podemos jugarnos un miserable mundial. Sencillamente, la opción, que sí existe en otras versiones menores, como la de Playstation 3 o Xbox 360, aquí no se da. Por lo tanto, el anuncio del lanzamiento de World Cup Brazil nos dio algo de esperanza: “al fin”, pensamos, “nos van a permitir jugar un mundial, aunque sea a través de un DLC”. Bueno, pues resulta que este juego solo sale para Playstation 3 y Xbox 360. Sí, las mismas donde ya se puede jugar un mundial.

Las excusas de Electronic Arts para esto son absolutamente delirantes. Resulta que, en su experta opinión, el juego tiene un carácter más internacional y la mayoría de mercados emergentes pertenecen aún a la séptima generación. Es más probable, en definitiva, que un jugador de la propia Brasil pueda jugar a este juego en una Xbox 360 o una PS3, que a fin de cuentas tienen 160 millones de consolas repartidas por todo el mundo frente a la escasa decena de la octava generación.

2014-FIFA-World-Cup-Brazil-Tienda

El asunto nos parecería razonable, insistimos, de no ser por el hecho de que la octava generación está incomprensiblemente capada, algo que ya comentamos en su momento en nuestro análisis de FIFA 14. Y cuanto más sabemos del juego, como el hecho de que tendrá 60 estadios, 203 equipos, todas las fases de clasificación mundiales, un modo historia que se irá actualizando para permitirte jugar los partidos reales nada más terminar con todos sus cambios, modo online y hasta modo capitán, menos entendemos el asunto. ¿Tan difícil era, señores de Electronic Arts, sacar todo esto como un DLC o juego aparte, incluso, en octava generación?

Las críticas han sido tan duras que la propia EA ha tenido que salir a la palestra para anunciar, de manera bastante enigmática y poco clarificadora, que la octava generación tendrá contenido del mundial y torneos a través de FIFA Ultimate Team, y que dará más detalles conforme se acerque la fecha del torneo. Veremos. En cualquier caso, todas las decisiones de Electronic Arts acerca de los modos de juego en esta última versión de su FIFA nos han parecido un completo despropósito, por no decir un engaño y una falta de respeto para el jugador, al que parece que se le penaliza por el hecho de haber hecho una inversión más que importante para jugar al juego en su, en teoría, mejor versión. Y a todo ello no ha ayudado, desde luego, una política de comunicación desastrosa que no hace sino quitarnos las ganas de saber qué tienen pensado para la entrega número 15.

ea_sports_2104_fifa_world_cup