FIFA SoccerAunque pueda resultar pleistocénico en la comparación con las modernas versiones actuales, lo cierto es que el primerísimo de todos los FIFA fue una revolución sin precedentes en cuyo género lo que predominaban eran juegos menores como Soccer, World Cup Italy ’90 e incluso una infame versión de Capitán Tsubasa. (No me olvido tampoco de Sensible Soccer, que para mí es un clásico pero, sinceramente, de fútbol tiene muy poco). EA Sports realizó un trabajo soberbio que exprimió la 16 bits de Sega como nadie hasta entonces, convirtiéndose sin problema alguno en el mejor juego deportivo de toda su generación. Es cierto que luego llegaron juegos notables, como el International Superstar Soccer, la respuesta de Konami en Super Nintendo, pero no llegaron ni de lejos a alcanzar la cota de realismo y diversión de este magnífico simulador, el primer grande de entre los grandes. Gráficos detalladísimos en perspectiva isométrica, una selección de plantillas sin rival y una jugabilidad que dejaba atrás todo lo visto anteriormente, tanto por su exigencia como por la satisfacción que provocaba llegar a dominar sus pases, tiros y jugadas, que hacen de este juego (y sus casi idénticas secuelas para Mega Drive) una de las sorpresas más agradables y bienvenidas de la cuarta generación.