Entre 1998 y 2014, Electronic Arts tenía la malsana costumbre de eliminar la opción de la copa del mundo de sus entregas anuales de FIFA en los años en que se celebrara dicha competición para sacar, poco antes de que comenzara, una especie de expansión a precio relativamente reducido (en torno a unos 30/35 euros), que contenía el modo Copa del Mundo con todas las licencias, estadios y equipos actualizados. Aquello, que bochornosamente se llamaba “FIFA Copa Mundial X (póngase aquí el año correspondiente)”, por suerte parece haberse terminado con el presente mundial, que este año se celebra en Rusia.

No sé si se debe a tantos palos como lleva recibiendo la compañía por estos y otros motivos en formas de cajas de Loot, o que, como creo más probable, esto sea una estrategia para mejorar su imagen, pero el caso es que en EA han decidido sacar, por primera vez, toda esta magnífica actualización en forma de DLC gratuito para los usuarios de FIFA 18, disponible desde el 29 de mayo.

Y lo cierto es que se trata de una actualización soberbia. Se han añadido menús que siguen los oficiales de la competición, además de los 12 estadios oficiales de cada sede y la actualización de los 32 equipos a niveles obsesivos (Carvajal aparece lesionado de inicio, si forzamos con él en el primer partido), además de los ya existentes en el juego que fue lanzado en septiembre de 2017. Hay nuevas animaciones, comentarios y celebraciones, que se suman al extenso repertorio ya conocido, dando como resultado un auténtico espectáculo que recoge buena parte, si no toda, la magia de la cita mundialista. No falta ni uno solo de los cracks, ya sean Messi, Cristiano o Neymar, recreados con la misma perfección que siempre, y a ellos se suman Griezmann, Kane, Hazard, Iniesta y un largo etcétera de estrellas que son reconocibles, más allá del detalle de sus rostros, por unos movimientos que son calcados a los de los jugadores que representan.

 

Podemos poner todos los peros y reparos que queramos al sistema de microtransacciones de FIFA, que lo tiene y descarado, en forma de los dichosos sobres. Lo que nadie puede negar, sin embargo, es que desde hace ya una década larga, Electronic Arts tiene el mejor simulador de fútbol del mercado, y no hace sino aumentar año a año las diferencias con sus competidores. Este modo de juego es algo que va a hacer las delicias de los amantes del fútbol, que adapta perfectamente el Mundial al modo Ultimate y permite jugarlo online, cooperativo o de forma individual contra la máquina.

En todo lo demás, Copa del Mundo Rusia 2018 es un DLC que ofrece, en su sistema de juego, pocas novedades respecto al sistema que tanto nos gustó de FIFA 18. Es un simulador exigente y duro, que hay que trabajar prácticamente como si fuera un partido de verdad, buscándole las cosquillas a cada rival a base de paciencia, toque y cabeza, pero que al mismo tiempo recompensa esa paciencia con goles, jugadas para el recuerdo y la sensación, bastante fiable a los mandos, de estar controlando a los mejores jugadores del mundo en un momento de forma excelente (en el caso de España, bastante mejor que sus jugadores de la realidad, para qué engañarnos).

El juego se centra en la fase final del campeonato, ya con las 32 selecciones clasificadas para Rusia, entre las que podemos elegir a nuestro aspirante al título, desde las potentes escuadras alemana, brasileña, española o francesa, a equipos más modestos como Turquía, Senegal o Japón, con las que ganar en los modos más difíciles es un auténtico desafío.

Algo que sí he notado es cómo la presión de los equipos va aumentando conforme avanza el torneo. Mientras que selecciones fuertes, como Portugal, apenas mordían incluso aun con el marcador en contra en la fase de grupos, fue entrar en los cruces de eliminatorias y todas sacaron el cuchillo. Aun manteniéndome en el mismo nivel medio de dificultad, era evidente que la inteligencia artificial activaba ciertos parámetros para dar toda esa emoción de una semifinal o una final, donde los resultados ya eran mucho más ajustados.

En definitiva, el hecho de que este modo de juego sea una actualización gratuita es algo que debemos celebrar, y mucho. No sé si se volverá a repetir o dentro de cuatro años volveremos al sistema de juego oficial de FIFA más expansión aparte con el mundial, pero lo ideal sería que la buena acogida que está teniendo esta oferta siente un precedente.

Entre 1998 y 2014, Electronic Arts tenía la malsana costumbre de eliminar la opción de la copa del mundo de sus entregas anuales de FIFA en los años en que se celebrara dicha competición para sacar, poco antes de que comenzara, una especie de expansión a precio relativamente reducido (en torno a unos 30/35 euros), que contenía el modo Copa del Mundo con todas las licencias, estadios y equipos actualizados. Aquello, que bochornosamente se llamaba "FIFA Copa Mundial X (póngase aquí el año correspondiente)", por suerte parece haberse terminado con el presente mundial, que este año se celebra en Rusia. No sé si se debe a tantos palos como lleva recibiendo la compañía por estos y otros motivos en formas de cajas de Loot, o que, como creo más probable, esto sea una estrategia para mejorar su imagen, pero el caso es que en EA han decidido sacar, por primera vez, toda esta magnífica actualización en forma de DLC gratuito para los usuarios de FIFA 18, disponible desde el 29 de mayo. Y lo cierto es que se trata de una actualización soberbia. Se han añadido menús que siguen los oficiales de la competición, además de los 12 estadios oficiales de cada sede y la actualización de los 32 equipos a niveles obsesivos (Carvajal aparece lesionado de inicio, si forzamos con él en el primer partido), además de los ya existentes en el juego que fue lanzado en septiembre de 2017. Hay nuevas animaciones, comentarios y celebraciones, que se suman al extenso repertorio ya conocido, dando como resultado un auténtico espectáculo que recoge buena parte, si no toda, la magia de la cita mundialista. No falta ni uno solo de los cracks, ya sean Messi, Cristiano o Neymar, recreados con la misma perfección que siempre, y a ellos se suman Griezmann, Kane, Hazard, Iniesta y un largo etcétera de estrellas que son reconocibles, más allá del detalle de sus rostros, por unos movimientos que son calcados a los de los jugadores que representan.   Podemos poner todos los peros y reparos que queramos al sistema de microtransacciones de FIFA, que lo tiene y descarado, en forma de los dichosos sobres. Lo que nadie puede negar, sin embargo, es que desde hace ya una década larga, Electronic Arts tiene el mejor simulador de fútbol del mercado, y no hace sino aumentar año a año las diferencias con sus competidores. Este modo de juego es algo que va a hacer las delicias de los amantes del fútbol, que adapta perfectamente el Mundial al modo Ultimate y permite jugarlo online, cooperativo o de forma individual contra la máquina. En todo lo demás, Copa del Mundo Rusia 2018 es un DLC que ofrece, en su sistema de juego, pocas novedades respecto al sistema que tanto nos gustó de FIFA 18. Es un simulador exigente y duro, que hay que trabajar prácticamente como si fuera un partido de verdad, buscándole las cosquillas a cada rival a base de paciencia, toque y cabeza, pero que al…
Valoración global - 90%

90%

Excelente DLC que actualiza un juego ya de por sí soberbio, mejorando aún más sus prestaciones y jugándose el trono a serio candidato a mejor simulador de fútbol de todos los tiempos: ya sea por este modo copa del mundo, por el modo carrera, el camino o Ultimate Team, no creo que exista un solo fan del fútbol y los videojuegos que no se sienta aquí en un auténtico paraíso. Así sí, EA.

User Rating: Be the first one !
90