Como cada temporada, Electronic Arts nos trae uno de sus simuladores más populares para el disfrute del masivo público que, año tras año, compra sin pestañear la actualización de este título, tanto si lo merece como si no, tanto si se limita a leves mejoras gráficas y actualizaciones de plantilla como si ni siquiera. Tras casi una década de incomparecencia de su único rival, el ahora inefable Pro Evolution Soccer (que sigue dando palos de ciego y lo que le queda), FIFA lleva viviendo de unas sustanciosas rentas, las que estableció allá por 2008 cuando sus responsables decidieron darle un golpe de timón a una franquicia hasta entonces errática.

Desde aquel punto de inflexión y sin falta, año tras año asistimos al vano intento de Konami de ponerse al día, y a los cada vez menos disimulados esfuerzos de Electronic Arts porque no se note demasiado que estamos comprando el mismo juego una y otra vez. Las leves modificaciones de mecánicas, que los más fanáticos seguro que consideran absolutamente esenciales y radicalmente innovadoras, han sido la nota predominante en estos últimos años, con adiciones tan anecdóticas como el fútbol femenino el año pasado o, en el caso de la versión 17 que nos ocupa, un modo carrera que imita los éxitos del auténtico rey del deporte digital, NBA2K. Al menos esta vez tenemos motor gráfico nuevo, después de tres entregas (14, 15 y 16) que mantenían uno ya bastante anticuado de la séptima generación.

fifa-17-gameplay-james-rodriguez-frostbite-engine-2

Puede parecer que estoy siendo excesivamente crítico con la saga, pero es que hay motivos para ello. FIFA ha derivado de un glorioso simulador, obsesivo en el detalle y la atención por las ligas más insignificantes, empeñado en vencer a un todopoderoso enemigo que arrasaba en lo más importante, la jugabilidad, a no tener enemigo, ni grande ni pequeño. Ha pasado de ofrecer lo mejor en su género a ofrecer el mejor modo de pagar dinero, en forma de unos sobres de colores, los del célebre Ultimate Team, que se ha convertido en uno de los sacaperras más rentables y descarados de los últimos tiempos.

Es casi una obviedad comenzar este análisis afirmando que la entrega de 2017 está llena, abarrotada de contenido: daría, seguro, para meses o años (dependiendo de lo fanático que uno sea), con cifras de jugadores, estadios y ligas que marean. A nivel jugable se han modificado algunas mecánicas de ataque y defensa para hacerlo menos duro en cuanto a anotar se refiere, y algo más complejo a la hora de defender, lo que siempre va, imagino, en aras del espectáculo. Más allá de eso, y de cambiar los sistemas de penalti o de saque de esquina, el resto se limita a las bondades de un motor gráfico que paga la factura de ser la primera iteración. A pesar de que contamos con una iluminación francamente superior, unas texturas más elaboradas y una fluidez mayor en movimientos y animaciones, se nota en rostros de futbolistas célebres y algún que otro detalle menor que todavía hará falta una o dos entregas para ver un FIFA de octava generación en condiciones a nivel técnico.

fifa-17-gameplay-journey-trailer-0

El modo carrera del que hablaba antes, que sigue los pasos de un tal Alex Hunter en su carrera por ser estrella de la Premier League, intenta llegar a varios lugares sin alcanzar uno solo de ellos, pero desde luego lo considero una más que bienvenida adición que llevábamos años reclamando a este juego. Trata de ser una aventura de decisiones, un tutorial y un canto de amor al fútbol y, quizá por la torpeza en cada una de estas tres facetas, lo irrisorio del sistema de elecciones, la brevedad del tutorial y la cantidad de tópicos argumentales que acumula en sus pocas horas de duración, queda la sensación de que, al igual que al motor gráfico, a este modo le quedan todavía un par de telediarios para ofrecer una versión realmente jugosa que nos distraiga de los demás modos de juego. Al menos, insisto, han tenido el detalle de dar un primer paso en esta dirección.

Por lo demás, entiendo que la mayoría de jugadores pasarán olímpicamente de todo lo que no sean los modos online, y del FIFA Ultimate Team en particular. Aquí las novedades brillan por su ausencia, más allá de algún que otro detalle en temas de cesiones, el modo de borrador para practicar posibles plantillas (que, salvo desembolso astronómico por nuestra parte, jamás llegaremos a disfrutar), y poco más. Es cierto que el sistema es tan sólido, lleva tantos años a prueba y es tan seguido y demandado, que poco más se le podría pedir salvo que la gente de EA le echara algo más de vergüenza al asunto al poner los precios de los dichosos FIFA Points, que nos “permiten” adquirirlos por precios que llegan a los 100 euros (99, para ser exactos). Tremendo.

fifa-17-web-app-bpl-squad-builder-for-fut-e1466104741991

Por supuesto, podemos fiarlo todo a nuestro buen hacer a los mandos del juego y echarle horas hasta que salga FIFA 18 (que tampoco queda tanto, dicho sea de paso), obteniendo unos sobres de bronce, plata u oro que siempre, sin excepción, nos darán peores jugadores e ítems de los que podríamos obtener con el paso por caja. (No me hagáis mucho caso en esto último, será mi tendencia conspiranoica).

A la hora de jugar, las mayores diferencias que he encontrado (es un decir) son las que afectan a la resolución de jugadas de ataque y de defensa, según estemos en una u otra posición. En entregas anteriores meter goles de determinada manera era una tarea titánica, algo que se ha suavizado ligeramente, con unos porteros que a pesar de contar con más animaciones que nunca y una buena inteligencia artificial, de vez en cuando hacen una bufonada de espanto. Yo sinceramente agradezco este tipo de decisiones, porque aunque FIFA es de todo menos un arcade de fútbol (qué lejos, aquellos tiempos de Virtua Striker y barrabasadas de aquella índole), lo cierto es que se agradece meter un gol de vez en cuando.

maxresdefault-1

Las animaciones de los jugadores son espectaculares, y el cuidado con el que está recreado toda la ambientación del estadio, desde el césped al público, trasladan toda la magia de una retransmisión televisiva. En este punto me permito señalar que los siempre tan celebrados comentarios en castellano siguen presentando, a pesar de la familiaridad de los señores Lama, González y compañía, más de un fallo de traducción (“ha encadenado dos pases encadenados”) por no hablar de bromas que sinceramente me sobran (“¿Cuatro minutos de descuento? Yo con cuatro minutos tengo de sobra, Paco”), que de alguna forma empañan el asunto y me han llevado, en más de una ocasión, a pasarme a los comentarios en inglés, que por lo menos no me chirrían tanto.

En cualquier caso lo que queda, al final y como siempre, es un juego plagado de detalles que son una pura delicia para los amantes del deporte rey, ya sea en forma de esos minijuegos que cada vez superan en interés y capacidad de diversión a los propios partidos, o de esos torneos online donde hay auténticos locos capaz de hacer virguerías con el balón poligonal. FIFA 17 es sinónimo de diversión online en los deportes como Call of Duty lo es en la ensalada de tiros, títulos que venden por millones y a los que nadie osa toser, porque lo que resulta innegable es que ofrecen una calidad y un modo competitivo online que nadie, absolutamente nadie, puede igualar en sus respectivos terrenos.

maxresdefault

 

Como cada temporada, Electronic Arts nos trae uno de sus simuladores más populares para el disfrute del masivo público que, año tras año, compra sin pestañear la actualización de este título, tanto si lo merece como si no, tanto si se limita a leves mejoras gráficas y actualizaciones de plantilla como si ni siquiera. Tras casi una década de incomparecencia de su único rival, el ahora inefable Pro Evolution Soccer (que sigue dando palos de ciego y lo que le queda), FIFA lleva viviendo de unas sustanciosas rentas, las que estableció allá por 2008 cuando sus responsables decidieron darle un golpe de timón a una franquicia hasta entonces errática. Desde aquel punto de inflexión y sin falta, año tras año asistimos al vano intento de Konami de ponerse al día, y a los cada vez menos disimulados esfuerzos de Electronic Arts porque no se note demasiado que estamos comprando el mismo juego una y otra vez. Las leves modificaciones de mecánicas, que los más fanáticos seguro que consideran absolutamente esenciales y radicalmente innovadoras, han sido la nota predominante en estos últimos años, con adiciones tan anecdóticas como el fútbol femenino el año pasado o, en el caso de la versión 17 que nos ocupa, un modo carrera que imita los éxitos del auténtico rey del deporte digital, NBA2K. Al menos esta vez tenemos motor gráfico nuevo, después de tres entregas (14, 15 y 16) que mantenían uno ya bastante anticuado de la séptima generación. Puede parecer que estoy siendo excesivamente crítico con la saga, pero es que hay motivos para ello. FIFA ha derivado de un glorioso simulador, obsesivo en el detalle y la atención por las ligas más insignificantes, empeñado en vencer a un todopoderoso enemigo que arrasaba en lo más importante, la jugabilidad, a no tener enemigo, ni grande ni pequeño. Ha pasado de ofrecer lo mejor en su género a ofrecer el mejor modo de pagar dinero, en forma de unos sobres de colores, los del célebre Ultimate Team, que se ha convertido en uno de los sacaperras más rentables y descarados de los últimos tiempos. Es casi una obviedad comenzar este análisis afirmando que la entrega de 2017 está llena, abarrotada de contenido: daría, seguro, para meses o años (dependiendo de lo fanático que uno sea), con cifras de jugadores, estadios y ligas que marean. A nivel jugable se han modificado algunas mecánicas de ataque y defensa para hacerlo menos duro en cuanto a anotar se refiere, y algo más complejo a la hora de defender, lo que siempre va, imagino, en aras del espectáculo. Más allá de eso, y de cambiar los sistemas de penalti o de saque de esquina, el resto se limita a las bondades de un motor gráfico que paga la factura de ser la primera iteración. A pesar de que contamos con una iluminación francamente superior, unas texturas más elaboradas y una fluidez mayor en movimientos y animaciones, se nota en rostros de futbolistas célebres y algún que otro detalle menor que todavía hará falta…
Gráficos - 90%
Sonido - 95%
Banda Sonora - 89%
Mecánicas / Jugabilidad - 97%
Argumento (Modo carrera) - 68%
Duración - 98%
Online - 98%

91%

Nueva entrega de la saga más importante de fútbol de la última década, FIFA 17 tiene suficiente contenido y novedades para satisfacer a los usuarios más exigentes de este deporte. Por cantidad y calidad, sencillamente no hay nada mejor ni a nivel técnico ni jugable en lo que a fútbol se refiere. Aunque seguramente agradeceríamos más novedades y algo más de riesgo, la inclusión del modo carrera, el nuevo motor gráfico y algunas nuevas mecánicas sirven para paliar esa sensación de estancamiento en la que llevaba anclada la saga en los últimos cuatro o cinco años.

User Rating: Be the first one !
91