El primer gran exponente del mundo de las carreras de Ps4 se ha hecho esperar. Incluso una vez en el mercado, hemos tenido que aguardar casi 2 meses para sacarle el máximo partido.

La historia es bien conocida: DriveClub fue anunciado para acompañar el desembarco de la Ps4 en 2013. Incluso sirvió para suavizar que junto con la nueva máquina el online sería de pago, gracias a una versión gratuita del juego para los suscriptores del PSN PLUS.

Sin embargo, y bebido a su baja calidad, Sony y el estudio deciden retrasar por tiempo indefinido su proyecto, para mejorar numerosos aspectos del juego. Los cambios afectaron incluso al equipo, que contó con nuevo director. Y, por fin, un año después de la fecha prevista, sale a la venta no exento de polémica, ya que debido a una inesperada saturación de los servidores, la experiencia online se cancela, junto a la versión gratuita del juego.

Es conocido por todos los numerosos fallos en el multijugador debido en parte a “la falta de tiempo” que Evolution Studio ha tenido para terminar su primer trabajo next-gen. Sin embargo, tras un par de meses de mucho trabajo por parte de Evolution ya podemos aprovechar decentemente el juego, tanto offline como online, y ese parche climatológico que deja el juego prácticamente acabado.

ps4-driveclub-3

DriveClub viene para asentarse en la pole position de los juegos de conducción con un sistema de juego que en su concepto pretendía ser muy innovador. Como su nombre indica, nuestro objetivo principal será participar dentro de un club al que podremos unirnos, o en su defecto crearlo nosotros mismos.

Para ello lo primero es crear a nuestro conductor, con un editor muy básico podremos elegir sexo, raza, nombre y poco más. Suficiente para un juego de este calibre. Una vez creado, si decidimos formar nuestro propio Club, tendremos que registrar el nombre y sobretodo, elegir nuestro emblema y los colores identificativos.

En este aspecto el editor es mucho más amplio, dándonos la oportunidad de poder diseñar el coche de nuestros sueños, y con infinidad de logos, que a medida que vayamos ganando puntos iremos desbloqueando. Una vez creado, tenemos que registrar como mínimo a un miembro a parte de nosotros, para que nuestro club empiece a obtener puntos y prestigio.

DriveClub2

Los puntos son la clave para ir desbloqueando, pinturas, logos y por supuesto coches. Esto nos permitirá subir en el ranking de clubes y atraer a otros jugadores. Los puntos se van ganando durante las carreras, pero no sólo cuenta acabar el primero. La gran baza que tiene este juego frente a los competidores son los desafíos que se nos plantean durante las mismas.

Por una parte, tenemos el modo individual, donde tendremos que cumplir los objetivos de cada carrera, para ir desbloqueando nuevas pruebas y campeonatos. Estos pueden ser acabar entre los 3 primeros, hacer vueltas limpias o realizar un derrape de “x” puntos. Gracias a esto, las carreras se convierten en algo más, que correr, y crean una variedad de situaciones muy entretenidas.

driveclub-201481303822_5-550x300

Desbloquear todas las pruebas y completar el 100 % de los objetivos, puede ser algo corto, comparado con otros juegos del mercado, pero nos incentiva a rejugarlo si queremos conseguir más puntos de piloto para seguir desbloqueando extras.

El modo online, la gran baza del juego, es sin duda lo que realmente marca la diferencia. Podremos jugar por nuestra cuenta aunque es casi de obligado cumplimiento ser miembro de algún club.

En el menú multijugador podremos acceder a eventos, que varían a lo largo de los días. Y son de lo más variado, pruebas de coches por marca, país, con lluvia, pruebas nocturnas, campeonatos por regiones etc.

driveclub-menu-multiplayer

Durante las partidas, podremos competir en dos equipos, el rojo y el azul, y como en  cualquier juego competitivo al final la suma de todos los miembros es lo que decide quién gana. Durante la carrera se nos plantearán numerosos retos, como hacer la mejor trazada en un tramo, marcar la velocidad máxima o el derrape más largo.

A diferencia del modo offline, durante estas carreras, los retos son en tiempo real, es decir, que si hacemos el mejor derrape en la primera vuelta, puede que al pasar en la tercera vuelta otro miembro de mi equipo o el contrario, superen nuestro récord.

Este sistema hace que el juego sea mucho más que ganar las carreras, y si no somos los más rápidos podemos ayudar a ganar a nuestro equipo superando algún objetivo. Por supuesto todo lo que logremos, son puntos que se acumulan para nuestro club.

El mejor simulador de arcade, es como podríamos definir DriveClub. A simple vista parece un juego donde prima la velocidad frente al realismo que imponen los simuladores. Pero nada más lejos de la realidad.

El derrape es la clave de la conducción, como buen arcade, pero el comportamiento de los coches, varía mucho entre sí, lo que nos obliga a aprender como manejar cada vehículo para poder superar las carreras.

photo0065_1400748495
Dada la variedad de circuitos, que van desde rallies a carreras montañosas, pasando por zonas heladas o con lluvia, hay que adaptar la conducción y escoger muy bien el coche con el que competir. Para eso, tenemos una serie de parámetros, que describen las características de cada vehículo, aceleración, derrape, peso agarre, pero sin poder modificarlas. En este sentido se echa de menos algo de personalización de los vehículos, ya que sólo podremos cambiar la pintura del coche.

Durante las carreras tendremos un sistema de penalizaciones, bastante riguroso a nuestro parecer, donde en cualquier momento, por salirnos de la calzada, o provocar un golpe, seremos castigados. Por ello, intentar ganar las carreras de la forma más limpia posible es el mejor camino al éxito. Y por supuesto, hay que sumar los retos que tenemos que realizar durante la carrera.

Técnicamente es espectacular. Todo tiene un acabado sobresaliente, desde una variedad de escenarios, ultra-detallados e interactivos, a todo tipo de terrenos, con un sinfín de partículas que se levanta a nuestro paso, unos efectos de luz de lo más reales y que en algún momento nos juegan hasta alguna mala pasada, deslumbrándonos y perdiendo visibilidad. Hay transiciones de día y noche, efectos climatológicos muy realistas que crean en conjunto un espectáculo muy por encima de cualquier juego hasta la fecha.

Driveclub

Mención aparte para los coches. Cierto es que no destacan por la cantidad, pero es en el único aspecto negativo. Evolution Studio ha realizado un trabajo hiper-realista, tanto por fuera con una nitidez de detalles asombrosa, los coches interactúan con el entorno de manera perfecta. Y por dentro… Nunca se ha visto tanto nivel de detalle en un juego de conducción. Desde las manos del conductor, que de vez en cuando estira sus dedos agarrotados por la tensión, a ver como salta el sistema ESP cuando circulamos con lluvia, a un salpicadero perfectamente recreado, y unos reflejos en los cristales que no difieren de la realidad.

Se nos acaban los adjetivos para describir este espectáculo visual que representa DriveClub y que justifica en parte, el año de retraso. La mejor forma de comprobarlo es verlo en movimiento, a 1080p y, eso sí, a unos 30 fps que por mucho que sean estables, son de generaciones pasadas.

En el apartado sonoro es donde flojea más, con una banda sonora muy escasa y repetitiva, y con unos sonidos de coches que están bien, pero sin destacar. Los escenarios tienen el ruido del público y algún que otro efecto al llega a la meta, pero en general nada destacable.

En conclusión, y una vez pasado el calvario de los primeros meses, estamos ante un juego muy divertido, entretenido, con un modo online que dará mucho que hablar y muy espectacular. Es cierto que el desastre de la salida no ha sido su mejor carta de presentación, una lástima compensada a medias, con el regalo de un DLC, pero en definitiva, estamos ante uno de los pocos juegos que tiene la nueva máquina de Sony que marcan la diferencia con respecto a Ps3, y la mejor opción del catálogo para los amantes de la conducción.

driveclub-30886-1920x1080

El primer gran exponente del mundo de las carreras de Ps4 se ha hecho esperar. Incluso una vez en el mercado, hemos tenido que aguardar casi 2 meses para sacarle el máximo partido. La historia es bien conocida: DriveClub fue anunciado para acompañar el desembarco de la Ps4 en 2013. Incluso sirvió para suavizar que junto con la nueva máquina el online sería de pago, gracias a una versión gratuita del juego para los suscriptores del PSN PLUS. Sin embargo, y bebido a su baja calidad, Sony y el estudio deciden retrasar por tiempo indefinido su proyecto, para mejorar numerosos aspectos del juego. Los cambios afectaron incluso al equipo, que contó con nuevo director. Y, por fin, un año después de la fecha prevista, sale a la venta no exento de polémica, ya que debido a una inesperada saturación de los servidores, la experiencia online se cancela, junto a la versión gratuita del juego. Es conocido por todos los numerosos fallos en el multijugador debido en parte a “la falta de tiempo” que Evolution Studio ha tenido para terminar su primer trabajo next-gen. Sin embargo, tras un par de meses de mucho trabajo por parte de Evolution ya podemos aprovechar decentemente el juego, tanto offline como online, y ese parche climatológico que deja el juego prácticamente acabado. DriveClub viene para asentarse en la pole position de los juegos de conducción con un sistema de juego que en su concepto pretendía ser muy innovador. Como su nombre indica, nuestro objetivo principal será participar dentro de un club al que podremos unirnos, o en su defecto crearlo nosotros mismos. Para ello lo primero es crear a nuestro conductor, con un editor muy básico podremos elegir sexo, raza, nombre y poco más. Suficiente para un juego de este calibre. Una vez creado, si decidimos formar nuestro propio Club, tendremos que registrar el nombre y sobretodo, elegir nuestro emblema y los colores identificativos. En este aspecto el editor es mucho más amplio, dándonos la oportunidad de poder diseñar el coche de nuestros sueños, y con infinidad de logos, que a medida que vayamos ganando puntos iremos desbloqueando. Una vez creado, tenemos que registrar como mínimo a un miembro a parte de nosotros, para que nuestro club empiece a obtener puntos y prestigio. Los puntos son la clave para ir desbloqueando, pinturas, logos y por supuesto coches. Esto nos permitirá subir en el ranking de clubes y atraer a otros jugadores. Los puntos se van ganando durante las carreras, pero no sólo cuenta acabar el primero. La gran baza que tiene este juego frente a los competidores son los desafíos que se nos plantean durante las mismas. Por una parte, tenemos el modo individual, donde tendremos que cumplir los objetivos de cada carrera, para ir desbloqueando nuevas pruebas y campeonatos. Estos pueden ser acabar entre los 3 primeros, hacer vueltas limpias o realizar un derrape de “x” puntos. Gracias a esto, las carreras se convierten en algo más, que correr, y crean una variedad de situaciones muy…
Gráficos - 9.5
Sonido - 7
Jugabilidad - 8.5
Duración - 9

8.5

User Rating: 4.15 ( 1 votes)
9