Con casi un año cumplido ya de next gen, resulta todavía difícil justificar la compra de una nueva máquina, ya que el empeño de las compañías por seguir sacando juegos para las viejas consolas no hace más que lastrar los desarrollos.

Desde hace ya demasiado, la aclamada Bungie nos había estado hablando sobre un proyecto enorme, que sería revolucionario y que podría durar 10 años, más allá incluso de la presente generación. Destiny se prometía como el nuevo estandarte de la compañía que, una vez abandonado el jefe maestro, volvía a embarcarse en un shooter.

El juego era la esperanza para los jugadores, para presumir de consolas next gen, además de recibir el juego en exclusividad, ya que no salía en PC. Pero una pequeña duda ensombrecía el proyecto, ya que se confirmó que saldría tanto para PS3 como para Xbox 360. ¿Podría un juego limitado por prestaciones técnicas, asombrar, y revolucionar el mercado como Bungie prometía?

Esa difícil pregunta se iba respondiendo poco a poco, con presentaciones en ferias, con una brutal campaña de marketing, con una beta que encandiló al mundo y sobretodo con la promesa de que nunca se había visto algo tan grande y con tantas novedades jugables como era Destiny.

Destiny Beta_20140717140238

Y a la hora de la verdad…

Si le contamos a un amigo, fan de los FPS, que va a salir un juego con una gran ambientación, una campaña de 12 horas, que podremos explorar todos los escenarios libremente, que tiene un online cooperativo, y por supuesto un competitivo, seguramente piense que es un juegazo.

Ahora bien, si en vez de resaltar sus ventajas, nos llenan los oídos con promesas que luego no quedan reflejadas, acabamos valorando el juego por lo que iba a tener y no tiene.

Destiny nos presenta un futuro donde la humanidad consigue llegar a Marte, y allí encuentra el primer síntoma de vida extraterrestre. “EL VIAJERO” una enorme esfera, con vida propia, que gracias a un misterioso poder no sólo impulsa años luz los avances y la tecnología del nuestra raza sino que cambia todo el sistema solar.

Avanzando aún más en el tiempo se cuenta, que “EL VIAJERO” tiene un enemigo, “LA OSCURIDAD” que lo persigue por todo el universo con la intención de destruirlo. Lo ha encontrado y viene directo a por él. Para defenderse de este maligno poder, surgen los guardianes, defensores de la “luz” de la misteriosa esfera. Por lo que la batalla entre la luz y la oscuridad va a comenzar. Con esta introducción comienza el universo de Destiny.

1382418218_1

Transcurridas varias horas de juego, vamos viendo que la historia brilla por su ausencia, el comienzo parece prometedor, pero apenas tenemos información, que se da con cuentagotas, la mayoría de las veces durante los tiempos de carga. La trama es muy sencilla y desmerece todo el universo que Bungie ha creado. Se puede resumir en que “EL VIAJERO” esta muy débil por que las hordas de la oscuridad le han atacado, y nuestra misión es intentar contenerlas hasta que averigüemos como ayudar al esférico extraterrestre.

Nuestro particular periplo por el sistema solar se antoja algo escaso. Junto con la Torre, lugar de reunión de los guardianes, donde podremos comprar armas, mejorar la armadura y buscar misiones, podremos explorar la Tierra, la Luna, Venus y Marte. Los planetas, son muy vistosos, pero se hacen muy repetitivos ya que tenemos muchas misiones en el mismo escenario. Y una vez acabado el juego, el único aliciente que tenemos es repetir las misiones para encontrar objetos únicos, o participar en RAIDS.

El primer contacto que tenemos con el juego es el editor de personajes, algo limitado, ya que se nos dan 3 razas y dos sexos, para elegir. Pero que tampoco influye mucho en un juego en que el 90% es en primera persona.

Podremos también escoger la clase de nuestro guardián. Titán, Hechicero y Cazador. Cada uno tiene habilidades especiales, y es muy recomendable al jugar en cooperativo combinar las clases. Siendo el Titán el más poderoso en combate cuerpo a cuerpo, es muy bueno para ir de avanzadilla. El Hechicero tiene ataques de largo alcance, y por su parte el cazador tiene el recurrente rifle de francotirador.

Una vez creado nuestro personaje comenzamos nuestra andadura en “old Rusia” el primer escenario del juego, situado en la Tierra. Donde tendremos una breve misión a modo de tutorial y rápidamente seremos mandados a la Torre de los guardianes.

Destiny en su concepto es un juego muy ambicioso, ya que pretendía abarcar un mundo enorme por explorar, e introducir en las consolas, un género que era casi exclusivo de la comunidad PC. Lo primero que llama la atención es que el mapeado es abierto, como buen juego de rol y podremos explorarlo a nuestro antojo. Tendremos que recorrer los escenarios, con alguna misión concreta, pero en cualquier momento, gracias a los eventos aleatorios, puede dejarse de lado. En todo momento podremos encontrarnos con otros jugadores, ya que en varias partes de las misiones podremos compartir objetivos.

Destiny_Beta_13806494757563

El juego es una mezcla de géneros bien resuelta, la mecánica recuerda mucho a juegos como Diablo, donde se premia mucho la exploración (con algún que otro bug, es cueva…) y la repetición de misiones. Funciona muy bien, gracias sobre todo a un entretenido sistema de combate, una ia enemiga de lo mejor de los últimos años, con enemigos que se cubre, ataca cuando tiene ventaja e incluso huye si se siente acorralados y un gran apartado artístico, que lamentablemente queda lastrado por el empeño de seguir sacando sus respectivos en la old gen.

Tendremos la necesidad, de ir subiendo de nivel a nuestro personaje, ganando experiencia, mejorar la armadura, cumpliendo misiones… hasta alcanzar el nivel 26.A partir de ahí sólo podremos mejorar a base de nuevos objetos y armas que nos dan “luz”.

Resulta curioso, que la subida de nivel del personaje, es la misma para la campaña, como para el modo multijugador competitivo, de manera que podríamos llegar al máximo sin ni siquiera tocar uno de los dos modos. Por una parte es positivo, ya que todo lo que hagamos nos ayuda a subir de nivel, pero también puede perjudicarnos frente a otros jugadores, sobre todo en el competitivo, donde veremos partidas muy desequilibradas.

Las primeras horas las disfrutaremos mucho, ojo digo primeras horas, hablando de unas 30, tanto campaña como los modos competitivos y cooperativos. Pero una vez pasada es franja, la repetición de misiones y la falta de contenido distinto, hacen que la experiencia decaiga mucho.

Como hemos comentado anteriormente, analizado fríamente el resultado final, por contenido y calidad está a la altura de la competencia, sino la supera. Pero a quién no ha podido ganar es a su propio hype.

destiny-screen-11-ps4-us-07jul14
El hecho de tener que repetir misiones es propio de este género, aunque los consoleros no estén muy acostumbrados, algo que es conocido como farmear. Si aquí no se hace tan cansado es gracias a las divertidas mecánicas y a que el combate es una gozada. La variedad de armas y la posibilidad de ir mejorándolas enganchan y si el juego se comparte con amigos, se puede pasar por alto tanta misión igual.

El modo competitivo, que parece un secundario dentro de todo el menú del juego, resulta altamente divertido. Está algo limitado, con 4 modos de juego que son los clásicos de cualquier shooter. Suficientes para tener una alternativa al resto de modos.

Artísticamente es muy bueno. Presenta un mundo creíble, pero con muy poca variedad. Sólo hay tres razas, y otras tantas para los enemigos que se repinten por decenas. Los planetas están muy bien, cada uno con una temática diferente, pero están demasiado vacíos, justificable en parte, a que nos podemos mover libremente por todo el mapeado, algo que no ocurre en otros juegos demasiado lineales.

En las consolas de nueva generación (analizado en versión de PS4) apreciamos algún que otro efecto, polvo, lluvia, reflejos y una buena iluminación, que en conjunto dan una solidez muy reconfortante, pero que en ningún momento sorprende.

Para completar todo el conjunto, tenemos una banda sonora espectacular, que por momentos resulta épica. Nuestro personaje habla, poco, pero habla. Nos acompaña un pequeño juego de rubick llamadao Espectro, que tanto en su versión original como en el doblaje al castellano tiene la voz inconfundible de Peter Dinklage (Tyrion Lanister). A pesar de que nos da la “vida” literalmente hablando, resulta muy inoportuno, soltando alguna frase que otra, mientras nos peleamos con medio ejército de la oscuridad.

Los sonidos fx cumplen pero tampoco tienen nada que resaltar y para tener una experiencia completa es muy recomendable escuchar todo el juego con auriculares.

En definitiva, la nueva franquicia de Bungie, era la esperanza de ver un trabajo digno de las nuevas máquinas, y al igual que otros tantos juegos de este año, ha desilusionado, pero en este caso más por la expectación que por el resultado final. Disfrutaremos mucho con él y en muchos aspectos resulta novedoso, pero jugado a fondo da la sensación de ser una primera toma de contacto, del gigantesco universo que Bungie nos prometía.

destiny-ships-screen-01-ps4-us-07jul14

Con casi un año cumplido ya de next gen, resulta todavía difícil justificar la compra de una nueva máquina, ya que el empeño de las compañías por seguir sacando juegos para las viejas consolas no hace más que lastrar los desarrollos. Desde hace ya demasiado, la aclamada Bungie nos había estado hablando sobre un proyecto enorme, que sería revolucionario y que podría durar 10 años, más allá incluso de la presente generación. Destiny se prometía como el nuevo estandarte de la compañía que, una vez abandonado el jefe maestro, volvía a embarcarse en un shooter. El juego era la esperanza para los jugadores, para presumir de consolas next gen, además de recibir el juego en exclusividad, ya que no salía en PC. Pero una pequeña duda ensombrecía el proyecto, ya que se confirmó que saldría tanto para PS3 como para Xbox 360. ¿Podría un juego limitado por prestaciones técnicas, asombrar, y revolucionar el mercado como Bungie prometía? Esa difícil pregunta se iba respondiendo poco a poco, con presentaciones en ferias, con una brutal campaña de marketing, con una beta que encandiló al mundo y sobretodo con la promesa de que nunca se había visto algo tan grande y con tantas novedades jugables como era Destiny. Y a la hora de la verdad… Si le contamos a un amigo, fan de los FPS, que va a salir un juego con una gran ambientación, una campaña de 12 horas, que podremos explorar todos los escenarios libremente, que tiene un online cooperativo, y por supuesto un competitivo, seguramente piense que es un juegazo. Ahora bien, si en vez de resaltar sus ventajas, nos llenan los oídos con promesas que luego no quedan reflejadas, acabamos valorando el juego por lo que iba a tener y no tiene. Destiny nos presenta un futuro donde la humanidad consigue llegar a Marte, y allí encuentra el primer síntoma de vida extraterrestre. “EL VIAJERO” una enorme esfera, con vida propia, que gracias a un misterioso poder no sólo impulsa años luz los avances y la tecnología del nuestra raza sino que cambia todo el sistema solar. Avanzando aún más en el tiempo se cuenta, que “EL VIAJERO” tiene un enemigo, “LA OSCURIDAD” que lo persigue por todo el universo con la intención de destruirlo. Lo ha encontrado y viene directo a por él. Para defenderse de este maligno poder, surgen los guardianes, defensores de la “luz” de la misteriosa esfera. Por lo que la batalla entre la luz y la oscuridad va a comenzar. Con esta introducción comienza el universo de Destiny. Transcurridas varias horas de juego, vamos viendo que la historia brilla por su ausencia, el comienzo parece prometedor, pero apenas tenemos información, que se da con cuentagotas, la mayoría de las veces durante los tiempos de carga. La trama es muy sencilla y desmerece todo el universo que Bungie ha creado. Se puede resumir en que “EL VIAJERO” esta muy débil por que las hordas de la oscuridad le han atacado, y nuestra misión es intentar contenerlas hasta…
Gráficos - 80%
Sonido - 90%
Jugabilidad - 80%
Duración - 85%

84%

Destiny es una acertada mezcla de géneros con un resultado notable, que ofrece una experiencia distinta al resto de shooters aunque, lamentablemente, dista mucho de lo que se prometió. De cualquier manera es un juego largo, adictivo y cariado que nos tendrá jugando mucho más de lo que promedia el género.

User Rating: 3.65 ( 1 votes)
84