Una generación entera ha tenido que pasar para que podamos ver un capítulo decente de la saga futbolera de Konami. Tras la demo de la Gamescom, donde se le eligió como mejor juego deportivo, se han creado unas expectativas enormes en torno a esta nueva entrega, la primera para las consolas next gen.

Pero, ciertamente, el sabor que deja es agridulce. Por un lado recuerda, y mucho, a los últimos juegos vistos en la Playstation 2. Un juego pausado, simple en el control, pero muy satisfactorio una vez dominado.

Por el contrario, lo que parecía un nuevo renacer, se ha quedado a medio camino. El juego es cierto que recupera la esencia de la generación de los 128 bits, pero la realidad es que lleva mucho retraso con respecto a su rival directo FIFA.

Visualmente tiene altibajos, las presentaciones brillan por su ausencia, y se ha eliminado casi cualquier animación que no tenga que ver con el partido en sí, por lo que podemos ir olvidándonos de las preciosas entradas al campo, por ejemplo.

Centrándonos en los jugadores, es notable el trabajo realizado con el FOX Engine. Ya no hay bajada de frames ni ralentizaciones. Las caras son clavadas a sus homónimos reales, con mucho detalle, y con más expresividad que en FIFA, cosa que no es del todo agradable, viendo como Messi desencaja su mandíbula cada vez que marca.

Pro Evolution Soccer 2015 DEMO_20140909152503

Los cuerpos por el contrario, no lucen tan bien. Las camisetas parecen de plástico y pegadas al cuerpo, recordando mucho a los modelados de la generación anterior. Las animaciones tiene movimiento muy realistas, sobretodo las estrellas, pero se contrapone con movimiento robóticos y reiterativos que no pueden disimular lo justo que llega el título a las tiendas.

El césped, un aspecto que FIFA ha cuidado mucho, luce bien durante el partido, pero en las repeticiones o saques de portería y corners se aprecia la falta de volumen, teniendo un amplio margen de mejora.

Ya en materia jugable, estamos ante un juego muy divertido, con un fútbol muy directo y con pocas complicaciones. Para la redacción este es el punto donde claramente se ve la perdida de años de desarrollo, ya que prácticamente no ha evolucionado desde hace 8 años. Los jugadores se mueven de manera individual, reaccionando cuando el balón pasa cerca, y sin conceptos de movimiento de equipo. Lo que hace que haya mucho espacio entre jugadores defendiendo, y en el momento que movemos alguno para presionar se generan demasiados huecos.

Defender es bastante frustrante, ya que el botón para quitar el balón de manera “suave”, no sirve para nada, lo que obliga a realizar tacling con demasiada frecuencia. De la misma manera, al atacar los jugadores no nos siguen, no se desmarcan y no crean espacios, tenemos que acercarnos mucho a ellos para que reaccionen, salvo que queramos utilizar el desmarque manual. En cualquier caso el balón sigue siendo uno de los puntos fuertes del juego, con una física realmente creíble, a excepción de los tiros que son verdaderos misiles, por alto, y tortugas por raso.

pes2012 2012-03-08 15-04-02-41

A todo esto se le pueden añadir pequeños fallos, como las redes de la portería que parecen de piedra, jugadores que no reaccionan al pasar el balón a su lado, entradas exageradas, una ia contraria altamente entrenada que no hace faltas, el sistema de puntitos para tirar a balón parado etc

Por todo esto es difícil creer que haya sido nombrado el mejor juego deportivo de la Gamescom. A no ser que no llevaran ni FIFA ni NBA 2K15. Durante los partidos de PES no dejaba de repetirme las palabras de Adam Bhatti de Konami, definiendo a FIFA como “jugar al Ping Pong”. No encuentro ninguna definición mejor para su propio juego.

En conclusión y a falta de la versión final, PES ha mejorado de manera estratosférica con respecto a las anteriores entregas, volviendo a la fórmula que le dio el éxito. Pero a pesar de lo divertido de la propuesta, está obsoleta.

Lo que antaño se consideraba simulación, se ha quedado en arcade, más aún viendo la competencia, que ha aprovechado la pájara y cada año se reinventa. Es una buena base para comenzar, pero tienen que recortar muchos años de estancamiento y multitud de pequeños detalles que marcan claramente la diferencia y que están ausentes o mal implementados en el juego.

No nos queda claro del todo que el motor FOX Engine sea el más adecuado para un juego de futbol, tiene animaciones muy realistas, pero otras terribles. De cualquier manera, PES se convierte en un buen juego de fútbol, que ya es mucho decir, viendo como estaba la saga.