xbox-one-vs-ps4-580-75
Después de la presentación de Microsoft el pasado martes, y que nos haya enseñado (o no) el futuro de los videojuegos, la web se ha llenado de rumores y especulaciones sobre la potencia y capacidad de PS4 y Xbox One.

Nintendo lanzó el año pasado su Wii U abriendo así paso a la nueva generación de consolas. Dentro de unos meses, Nintendo no será la única que esté en el mercado y tendrá dos enormes competidoras.

Mientras los de Nintendo siguiente utilizando una arquitectura basada en el PowerPc, Sony y Microsoft utilizarán un procesador de 8 núcleos x83 y una GPU de nueva generación AMD. La de PS4 de 1,84 Tflops. Sin duda, la consola de Nintendo se queda técnicamente muy atrás respecto a las de Microsoft y Sony.

Aún así, hoy Nintendo debe estar celebrando la controvertida presentación de Xbox ya que las ventas de la Wii U han aumentado un 875% en Amazon.com después de la presentación de su competidora. Otro tanto ocurre en Sony, que vio cómo sus acciones subían a su máximo histórico tras conocerse algunos detalles sobre lo nuevo de Microsoft.

En cualquier caso, la siguiente tabla que os ofrecemos nos permite sacar dos conclusiones provisionales, a falta de especificaciones técnicas definitivas por parte de las respectivas compañías. En primer lugar, la igualdad entre Xbox One y Playstation 4 es casi total a día de hoy. Sabemos que la idea original de Microsoft era que su consola tuviera un procesador de cuatro núcleos, dato que modificó tras el Playstation Meeting donde Sony presentó su nuevo hardware. Al margen de eso, hay pocas diferencias: son dos auténticos prodigios tecnológicos, a la altura de los PC’s de última generación. Wii U, por su parte, está muy por debajo a nivel técnico, con un procesador de dos núcleos. Es evidente que respecto a Wii supone una mejora, pero para hacernos una idea clara de la diferencia, Wii U está más cerca del hardware de una Playstation 3 o de una Xbox 360 que de las consolas de octava generación.

De nuevo, volvemos a la distancia que ya hubo en la generación pasada, y que ha conllevado anuncios de compañías declarando que no están desarrollando juegos para este sistema, que al margen de sus limitaciones técnicas exige un plus de esfuerzo para sacar partido de las funciones propias del mando de control de Wii U. Que juegos como Fifa 14 no vayan a salir para este sistema (y veremos qué pasa con Call of Duty Ghosts), cuando sí están saliendo para los sistemas de Sony o Microsoft de séptima generación, es bien significativo. Puede que Nintendo tenga razón en que los aspectos técnicos no determinan una buena experiencia de juego, pero desde luego ayudan, y mucho.

xbox_one_ps4_wii_u_compared