Si atendemos a la respuesta del público en los últimos 25 años, encontraremos que el género de los First Person Shooters es, casi con toda seguridad, uno de los más exitosos. Su fórmula es sencilla y directa, porque remite a aquella esencia misma de los videojuegos que consiste en disparar a todo lo que se mueva. Si tomamos a Wolfenstein 3D y Doom como los padres del género en formato tridimensional, y a la santísima trinidad formada por Unreal Tournament, Counter Strike y Medal of Honor como los responsables de su popularización global, no queda otra opción que colocar en el siguiente puesto de la lista, el de su explosión y consagración definitiva en la actualidad, a la saga Call of Duty. Durante la última década no hay saga más exitosa ni rentable, que cuente con una comunidad online mayor o más ansiosa del siguiente juego, y todo ello a pesar de que tras la piedra angular que supuso Modern Warfare (2008) no se ha producido realmente el salto cualitativo que, quizá, el género necesite para entrar en una cuarta fase de su propio y particular desarrollo.

A pesar de que Advanced Warfare (2014) estableció algunas interesantes premisas, inspiradas seguramente por aquel fenomenal ciclón pasajero llamado Titanfall (ambientación futurista, grandes robots, exoesqueletos, saltos imposibles, etc.), para muchos jugadores esta entrega no alcanzó el nivel que debía (y eso que veníamos de la decepción de Ghosts, lanzado un año antes en plena batalla intergeneracional). Por todo ello, cuando se anunció que el siguiente Call of Duty sería la tercera entrega de la sub saga Black Ops, muchos respiraron aliviados al presentir que volveríamos a ver una campaña elaboradísima, un multijugador más ajustado y el apasionante modo zombies marca del sello Treyarch, con un apartado técnico a la altura de la generación actual. Y esto, lamentablemente, no ha sido así. Pero vayamos por partes:

Black-Ops-3_SP_In-Darkness_WM

La Campaña

Si el año pasado comentaba que una de las mayores virtudes de Advanced Warfare era el hincapié de Sledgehammer Games por dotar al juego de una campaña intensa, interesante y con el ritmo suficiente como para justificar por sí sola la compra del juego, este año no puedo decir lo mismo. Es más, casi me atrevería a afirmar que estamos ante una de las campañas más flojas de toda la saga, y ello no solo se debe a una inexplicable libertad para jugar las misiones en desorden, que también, sino a la acumulación de despropósitos en forma de personajes de cartón piedra, diálogos infames y situaciones horrorosamente repetitivas, que ya he jugado veinte mil veces en otros juegos de la saga y que no me aportan nada en absoluto, por no mencionar el hecho de que Black Ops 3 está anclado en conceptos jurásicos que ya es hora de que cambien: personajes que nos van abriendo puertas según la conveniencia del guión, estructura lineal en extremos surrealistas, enemigos con una inteligencia artificial paupérrima, y un largo e infinito etcétera de desbarajustes.

Entiendo que ya nadie se compra este juego por una campaña que, curiosamente, está ausente en las versiones de PS3 y Xbox 360: tanto mejor para ellas. Desde luego, para hacer algo así es preferible hacer un breve tutorial por si acaso hay algún marciano que se enfrente por primera vez a estas archiconocidas mecánicas, y pasar directamente a la acción. Con diferencia, este es el peor apartado de un juego que no hace honor a las interesantes tramas que había ofrecido la saga hasta ahora. Y por cierto, tanto rollo con las cinemáticas de Kojima en sus Metal Gear, y todavía estoy esperando a que alguien critique de verdad que en este juego se interrumpe la acción cada dos por tres para soltarnos unos monólogos y unas cinemáticas aburridísimas que, francamente, no sé a cuento de qué están ahí. Con la de caminos que hay para innovar, y resulta que tenían que escoger este…

Black-Ops-Multiplayer

El Multijugador

La verdad es que este modo era complicado de superar, dado el altísimo nivel de la sub saga Black Ops. Tengo para mí que en Treyarch son muy conscientes de esto y por eso han decidido hacer el menor número de cambios posible, destacando únicamente el factor de los especialistas como elemento desequilibrante (cuyas armas especiales tienen un tiempo limitado, eso sí) en unas partidas muy ajustadas y, como siempre, abarrotadas de detalles. Es tal la posibilidad de personalizar nuestro personaje, con las ramas de habilidades, y son tantas las armas y variantes posibles, que veo complicado llegar a dominarlo (o incluso a conocerlo bien todo) de aquí al año que falta para la salida del siguiente juego de la serie.

Dentro de los modos, me gustaría destacar el de proteger al robot, que me ha parecido el más interesante. Me pesa el factor de que los androides tengan tantísimo peso en la campaña (más que nada porque su inteligencia artificial es, directamente, inexistente). Sin embargo, meterlo aquí un poco al modo del asalto AT AT de Battlefront me parece una idea brillante, que da algo de variedad a un sistema de modos donde están todos y cada uno de los que ya nos sabemos de memoria: bandera, defensa de posiciones, etc. Nada nuevo bajo el sol, en este sentido, por lo que lo último que queda por destacar es un excelente diseño de mapas, muy en la línea de juegos anteriores, con un soberbio uso de los diferentes niveles y opciones de mecánicas, como la de correr por las paredes. Sobra decir que este modo, ya en líneas generales, será el motivo principal por el que muchos compren el juego, y desde luego la diversión (y la comunidad masiva de usuarios) la tienen garantizada.

1767348

Modo Zombies

A modo de guinda del pastel, Treyarch ha completado un modo de zombies que, desde que hiciera su debut en el primer capítulo de la saga, no ha hecho sino crecer en interés. En este caso tenemos dos modos historia alternativos, uno que continúa el modo zombies de Black Ops 2 y otro nuevo ambientado en una versión alternativa de Morg City. Se nota que hay más presupuesto metido aquí que en otras ocasiones (con voces de actores famosos, como Jeff Goldblum), y que no se ha escatimado a la hora de incluir curiosidades como algunos minijuegos arcade. Un motivo más para hacerse con el juego, por la posibilidad de jugar a cuatro jugadores que le da, sobra es decirlo, un punto más de variedad y diversión.

Aspectos técnicos

Black Ops 3 presenta una factura visual notable, aunque no sobresaliente. Si bien sus efectos de iluminación, las texturas y la fluidez de sus 60 fps estables son una excelente señal, no llega en ningún momento a sorprender. Seguimos perfeccionando con mínimos retoques cosas ya vistas, y es curioso que, por ejemplo, no haya momentos tan impactantes en este juego, a nivel visual o sonoro, como sí los hubo en Advanced Warfare o, incluso, en Killzone Shadowfall. Y ya empieza a llover de aquello.

En cuanto al apartado sonoro, debo decir que estoy cansado de que se confunda el estruendo con la calidad. Todo en Black Ops 3 suena potente hasta el punto de hacer reventar tímpanos, eso nadie lo duda, pero ni la banda sonora tiene absolutamente nada reseñable ni sus efectos de sonido se distancian cualitativamente de lo ofrecido en otros juegos de corte similar, más allá de ese gusto por la acumulación de explosiones y el desenfreno permanente en que parece vivir instalada esta saga. Las armas y sus sonidos de recarga siguen siendo, como era de esperar, de lo mejor de un juego discreto, cuando menos, en este sentido.

call-of-duty-black-ops-3-xbox-one-beta-code-issue-solved-via-workaround-490110-2

Conclusiones

Si hace unos días comentaba que el estancamiento en ventas de la saga Assassin’s Creed había llevado a sus responsables a darle la pausa necesaria para impulsarla en un futuro lejano con más garantías de éxito, es evidente que a Call of Duty le sucede justo lo contrario, a pesar de sufrir de síntomas muy parecidos. Este juego no aporta absolutamente nada a quien haya jugado a cualquiera de los trescientos títulos anteriores, es un más de lo mismo (y sin el más grande o mejor) que se juega todo a una baza, la de apabullar por contenido a su aturdido cliente, al que solo se le puede reprochar una deplorable campaña principal, muy por debajo del nivel de calidad que se le presupone a Treyarch. Todo lo demás es de sobra conocido y sus novedades, tan justas que hay que buscarlas como agujas en un pajar, no hacen innovar la franquicia en absoluto, aunque quizá eso es precisamente lo que sus desarrolladores buscan y, con ello, la fidelización de un público que cada año los corona en ventas en todas y cada una de sus (muchas) plataformas de lanzamiento. Y por cierto, a modo de corolario: a mí la ambientación futurista ya me empieza a resultar tan repetitiva como en su momento lo fueron la Segunda Guerra Mundial en la sexta generación o el conflicto de Oriente Próximo en la séptima. A este paso va a costar diferenciar juegos de unas franquicias y otras, con tanto dron y tanto robot clónico…

Si atendemos a la respuesta del público en los últimos 25 años, encontraremos que el género de los First Person Shooters es, casi con toda seguridad, uno de los más exitosos. Su fórmula es sencilla y directa, porque remite a aquella esencia misma de los videojuegos que consiste en disparar a todo lo que se mueva. Si tomamos a Wolfenstein 3D y Doom como los padres del género en formato tridimensional, y a la santísima trinidad formada por Unreal Tournament, Counter Strike y Medal of Honor como los responsables de su popularización global, no queda otra opción que colocar en el siguiente puesto de la lista, el de su explosión y consagración definitiva en la actualidad, a la saga Call of Duty. Durante la última década no hay saga más exitosa ni rentable, que cuente con una comunidad online mayor o más ansiosa del siguiente juego, y todo ello a pesar de que tras la piedra angular que supuso Modern Warfare (2008) no se ha producido realmente el salto cualitativo que, quizá, el género necesite para entrar en una cuarta fase de su propio y particular desarrollo. A pesar de que Advanced Warfare (2014) estableció algunas interesantes premisas, inspiradas seguramente por aquel fenomenal ciclón pasajero llamado Titanfall (ambientación futurista, grandes robots, exoesqueletos, saltos imposibles, etc.), para muchos jugadores esta entrega no alcanzó el nivel que debía (y eso que veníamos de la decepción de Ghosts, lanzado un año antes en plena batalla intergeneracional). Por todo ello, cuando se anunció que el siguiente Call of Duty sería la tercera entrega de la sub saga Black Ops, muchos respiraron aliviados al presentir que volveríamos a ver una campaña elaboradísima, un multijugador más ajustado y el apasionante modo zombies marca del sello Treyarch, con un apartado técnico a la altura de la generación actual. Y esto, lamentablemente, no ha sido así. Pero vayamos por partes: La Campaña Si el año pasado comentaba que una de las mayores virtudes de Advanced Warfare era el hincapié de Sledgehammer Games por dotar al juego de una campaña intensa, interesante y con el ritmo suficiente como para justificar por sí sola la compra del juego, este año no puedo decir lo mismo. Es más, casi me atrevería a afirmar que estamos ante una de las campañas más flojas de toda la saga, y ello no solo se debe a una inexplicable libertad para jugar las misiones en desorden, que también, sino a la acumulación de despropósitos en forma de personajes de cartón piedra, diálogos infames y situaciones horrorosamente repetitivas, que ya he jugado veinte mil veces en otros juegos de la saga y que no me aportan nada en absoluto, por no mencionar el hecho de que Black Ops 3 está anclado en conceptos jurásicos que ya es hora de que cambien: personajes que nos van abriendo puertas según la conveniencia del guión, estructura lineal en extremos surrealistas, enemigos con una inteligencia artificial paupérrima, y un largo e infinito etcétera de desbarajustes. Entiendo que ya nadie se compra este juego por una campaña que, curiosamente, está…
Gráficos - 81%
Banda Sonora - 68%
Sonido - 85%
Mecánicas / Jugabilidad - 96%
Duración - 97%
Argumento - 38%
Originalidad - 45%

73%

Black Ops 3 es un juego directo y lleno de contenido que satisfará a los fans de la saga y del género, si bien es cierto que su campaña está varios puntos por debajo de lo deseable. No innova en prácticamente nada ni aporta las suficientes novedades para justificar ese sonoro 3 a la espalda, lo que quizá lo convierta en el peor de la serie Black Ops, pero a pesar de ello presenta unas mecánicas refinadísimas, un apartado jugable a prueba de bombas y contenido para meses.

User Rating: Be the first one !
73