Ha llegado la hora de descansar, tras una dura lucha cazando innumerables bestias en la lúgubre Yharnam…

Hace poco tiempo, en algún que otro análisis hablábamos sobre lo lento que ha comenzado esta nueva generación. De si merece la pena o no dar el salto. En este mismo año la PlayStation 4, alardeaba de exclusivos “ para vosotros jugadores”. Pero tras el fracaso que supuso The Order 1886, la burbuja explotó.

En este contexto, Sony se jugaba, sólo un mes después, su último as con Bloodborne.

From Software tenía la oportunidad de encumbrarse de nuevo. A priori, era una apuesta segura. Una nueva IP, basada en la aclamada saga Dark Souls. Bajo la batuta de Miyazaki, quien ha resucitado un género casi extinto, pero que siendo tan particular, no parecía el vende consolas que Sony necesitaba.

Y la oportunidad… No se desaprovechó.

Bloodborne-featured

Bloodborne llega sin generar ningún tipo de hype, dando muestras de su calidad y posibilidades, pero sin suponer ninguna sorpresa, posiblemente por asemejarse demasiado a sus predecesores. Pero lo que nos encontramos va mucho más lejos de cualquier continuación.

Miyazaki ha querido dar una vuelta de tuerca y ha pasado a la acción. Partiendo de una base conocida, ha cambiado por completo el concepto de juego, de manera que resulta mucho más atractivo. Sin perder de vista todo lo que hizo grande a sus sagas, ha apostado por realizar una serie de cambios que suponen una evolución evidente.

Partiendo del combate, en las entregas de los SOULS, nuestro personaje se veía obligado a defenderse de los ataques como punto de partida: planteamiento totalmente contrario a Bloodborne. Ahora nuestro personaje cambia el escudo por un arma de fuego unido a una mejorada agilidad para el esquive, nos convierten en un auténtico “cazador”. A esto hay que añadirle un cambio de localización muy efectivo, al traslada la acción a la gótica y oscura ciudad de Yharnam, dejando a tras la estética medieval. Pero por supuesto, la esencia de Dark Souls sigue ahí, y veremos muchas, muchas veces la ya famosa frase de “has muerto”.

En la pantalla del título, tendremos que elegir si jugar de manera online o por el contrario de forma offline. Si elegimos la primera opción tendremos la oportunidad de acudir a ayudar o molestar en partidas de otros jugadores o lo que es más relevante, jugar con algún amigo. Nuestros primeros pasos, como buen Action RPG, será la creación de nuestro personaje. Estéticamente nuestras elecciones no afectarán al cazador, pero sí que podremos elegir alguna pequeña variante en cuanto a más fuerza, salud, daño etc. Sin tampoco ser nada relevante.

bloodborne-gamescom

Con ese peculiar estilo narrativo de Miyazaki, comenzamos nuestra andadura un tanto desconcertados. Tumbados en una vieja clínica a punto de recibir una transfusión de sangre. Supuestamente estamos malditos, y ese intercambio de sangre es nuestra salvación. Y desde el principio el juego nos deja claro que la muerte va a ser una constante más. Ya que nada más empezar a controlar al personaje, con nuestro primer enemigo… moriremos.

En este caso, de manera forzada, ya que acudiremos por primera vez al “sueño del cazador”. Una especie de nexo entre la ciudad de pesadilla. Podremos elegir zonas, subir de nivel o mejorar las armas y comprar objetos. El juego nos presenta como un “Cazador” elegido para acabar con las bestias, que salen a las calles una noche al año. Por lo que el transcurso del mismo será siempre bajo la luz de la luna.

La peculiar forma de narrar el juego hace que tengamos que investigar todos los recovecos de la ciudad, buscando objetos que a través de sus descripciones nos cuenten la historia, o llamando a las puertas de las casa cerradas, en busca de alguna voz que nos explique lo que sucede.

Siguiendo el estilo del Zelda, donde nuestro “cazador” no habla, rápidamente nos identificamos con nuestro personaje. Me atrevería a decir que mucho mejor implementado, tal vez por tener conversaciones, totalmente en castellano con los npc’s del juego.

La trama nos irá introduciendo poco a poco en un mundo que es infinitamente más profundo de lo que aparenta. Tal vez el hecho de obligar al jugador a investigar y descubrirla pueda generar confusión, y desorden en la historia. Pero estar, está.

2770513-9749382040-blood
Hemos tocado un poco por encima la jugabilidad, pero entrando en materia descubrimos que Bloodborne es un digno hijo de la saga Souls, eso sí, con suficientes diferencias, como para que te enamore uno y no te guste otro. La mecánica es sencilla. Tendremos un arma de fuego y otra arma para combinarlas, en combates donde la defensa siempre será un buen ataque.

Nuestro cazador será muy hábil para esquivar, y a diferencia de otros juegos, será vital, para conocer las estrategias de los enemigos. En el caso de sentirnos acorralados, es cuando podremos usar nuestra arma de fuego, para distrare, o debilitar el ataque.

Subir de nivel es fundamental. A cada muerte que provoquemos, recogeremos ecos de sangre. Estos ecos los podremos administrar, para evolucionar al personaje. Desde la barra de vida, fuerza o habilidad, hasta el uso arcano, cada muerte vale para ser el cazador perfecto.

Es evidente que no es un juego fácil, donde cualquier enemigo, por mucho nivel que tengamos, puede acabar con nosotros en cualquier momento. Pero es igual de cierto que es muy justo con el jugador.

Gracias al sistema de combate, si un enemigo es demasiado fuerte, podremos compensar esa diferencia con nuestra habilidad para esquivar ataques. Y a poco que exploremos zonas, o “farmeando” al personaje, podremos tener opciones de ganar.

BB_Messengers
Las armas, como hemos comentado, son otro de los cambios más notables. Las armas de fuego son más un complemento donde apoyarnos en caso de necesidad, muy útil para parar embestidas, pero que se quedan insuficientes frente a los jefes finales. A excepción eso si, del cañón.

El arma principal, que tendremos en la mano derecha, es otra cosa. Muy contundente y agradecida con las subidas de nivel, aportan un componente estratégico, al poder transformarla y pudiendo encadenar una serie de combos que resultan devastadores. Tanto unas como otras se pueden mejorar independientemente del nivel del personaje, recogiendo fragmentos de sangre, o sus evoluciones, como los bloques de sangre.

Es muy de agradecer que desde la primera elección hasta la última pueden equipararse, pudiendo decantarse desde el comienzo por un arma hasta el final. Y sea más cuestión de gustos usar una u otra. Y no hay mejor forma de ponerlas a prueba que con los jefes finales. Auténticos colosos, detallados al milímetro, cada uno con sus mecánicas distintas y capaces de quitarnos media vida con un golpe. Es difícil describir la sensación de miedo a morir, sobretodo cuando llevas muchos ecos de sangre, y de ganas de volver a enfrentarse a ellos para disfrutar del trabajo realizado.

Entrando en materia audiovisual, el juego es impresionante. Tanto por la potencia gráfica, que sí que se distancia de la anterior generación, con reflejos, efectos de partículas y una gran solidez, pero sobretodo por su increíble apartado artístico, Yharnam es una auténtica locura, repleta de detalles, muy sobrecargada, estatuas, edificios, enemigos, bosques , pantanos, ciudades, castillos , catedrales y un sin fin de localizaciones, totalmente recreadas a la perfección. Volveremos una y otra vez a revisitar zonas, sólo por disfrutar de su estética.

Bloodborne-Gets-Leaked-Gameplay-Alpha-Details-Report-460117-3

Cierto es que el juego corre a 30 fps justitos, y que en contadas ocasiones, notaremos tirones. Pero en líneas generales el trabajo es muy notable y los 1080p le van como anillo al dedo.

Por otro lado, el juego viene completamente traducido y doblado al castellano, pero la sincronización labial deja mucho que desear. Por su parte, la banda sonora está a la altura de cualquier superproducción, encajando perfectamente con la ambientación del juego y llegando por momentos a ponernos la piel de gallina.

La duración del juego, tan cuestionada en estos tiempos, es abrumadora, casi infinita. Pero sobre todo, justificada. La cantidad de sorpresas, zonas ocultas, detalles, subtramas, armamento etc que esconde es tan inmenso que en mi primera partida, jugando 56 horas, no lo he visto todo.

Por ejemplo, OJO A SPOILERS. Hay una zona en la catedral, donde te encuentras una especie de vieja con una túnica, escondida en una esquina y que si vás rápido ni la ves, pero si te mata te lleva a una zona oculta del juego hasta con su jefe final.

bloodborne-yharnam
Pero es que el juego va más allá. Desde el sueño del cazador, tendremos acceso, si recogemos los objetos pertinentes, a las “mazmorras del caliz”. Son independientes de la trama principal, y nos permitirán saciar nuestras ganas de seguir jugando. Cada una es distinta a la otra, con jefes que no aparecen en el juego principal.

Y aún así, todo este contenido te sabe a poco.

Se puede evaluar a Bloodborne con una nota objetiva, basándonos en todo lo anterior, pero me parecería injusto no destacar algo que no se puede evaluar si no se juega.

Es un compendio total y completo de detalles. Un trabajo realizado por un estudio con tanto mimo y cariño que se nota desde el comienzo. Miyazaki, que comenzó su andadura con un Demon´s Souls, por el que casi ni Sony apostaba, sacándolo sólo en Japón, ha demostrado una vez más que es un genio a tener en cuenta en la industria.

Ha llegado la hora de descansar, tras una dura lucha cazando innumerables bestias en la lúgubre Yharnam… Hace poco tiempo, en algún que otro análisis hablábamos sobre lo lento que ha comenzado esta nueva generación. De si merece la pena o no dar el salto. En este mismo año la PlayStation 4, alardeaba de exclusivos “ para vosotros jugadores”. Pero tras el fracaso que supuso The Order 1886, la burbuja explotó. En este contexto, Sony se jugaba, sólo un mes después, su último as con Bloodborne. From Software tenía la oportunidad de encumbrarse de nuevo. A priori, era una apuesta segura. Una nueva IP, basada en la aclamada saga Dark Souls. Bajo la batuta de Miyazaki, quien ha resucitado un género casi extinto, pero que siendo tan particular, no parecía el vende consolas que Sony necesitaba. Y la oportunidad… No se desaprovechó. Bloodborne llega sin generar ningún tipo de hype, dando muestras de su calidad y posibilidades, pero sin suponer ninguna sorpresa, posiblemente por asemejarse demasiado a sus predecesores. Pero lo que nos encontramos va mucho más lejos de cualquier continuación. Miyazaki ha querido dar una vuelta de tuerca y ha pasado a la acción. Partiendo de una base conocida, ha cambiado por completo el concepto de juego, de manera que resulta mucho más atractivo. Sin perder de vista todo lo que hizo grande a sus sagas, ha apostado por realizar una serie de cambios que suponen una evolución evidente. Partiendo del combate, en las entregas de los SOULS, nuestro personaje se veía obligado a defenderse de los ataques como punto de partida: planteamiento totalmente contrario a Bloodborne. Ahora nuestro personaje cambia el escudo por un arma de fuego unido a una mejorada agilidad para el esquive, nos convierten en un auténtico “cazador”. A esto hay que añadirle un cambio de localización muy efectivo, al traslada la acción a la gótica y oscura ciudad de Yharnam, dejando a tras la estética medieval. Pero por supuesto, la esencia de Dark Souls sigue ahí, y veremos muchas, muchas veces la ya famosa frase de “has muerto”. En la pantalla del título, tendremos que elegir si jugar de manera online o por el contrario de forma offline. Si elegimos la primera opción tendremos la oportunidad de acudir a ayudar o molestar en partidas de otros jugadores o lo que es más relevante, jugar con algún amigo. Nuestros primeros pasos, como buen Action RPG, será la creación de nuestro personaje. Estéticamente nuestras elecciones no afectarán al cazador, pero sí que podremos elegir alguna pequeña variante en cuanto a más fuerza, salud, daño etc. Sin tampoco ser nada relevante. Con ese peculiar estilo narrativo de Miyazaki, comenzamos nuestra andadura un tanto desconcertados. Tumbados en una vieja clínica a punto de recibir una transfusión de sangre. Supuestamente estamos malditos, y ese intercambio de sangre es nuestra salvación. Y desde el principio el juego nos deja claro que la muerte va a ser una constante más. Ya que nada más empezar a controlar al personaje, con nuestro primer…
Gráficos - 90%
Sonido - 85%
Jugabilidad - 90%
Duración - 100%

91%

Hay juegos que te divierten sin más, pero Bloodborne hace que una vez que termines de jugar, te quedes pensando cómo acceder a esa zona donde no llegamos, para qué sirve ese objeto , o cómo matar a ciertos enemigos, ver gameplays de otros jugadores, recordar momentos complicados y escribir en los foros para ayudar a otros jugadores. Es una obra maestra, que no importa si se ve mejor o peor, o si es de Ps4 o de One. En cuanto comienzas a jugar, te darás cuenta de que es algo único.

User Rating: 4.85 ( 1 votes)
91