Dos años después de Batman Arkham City en Playstation 3 y Xbox 360, y uno después de su revisión para Wii U, aparece Batman Arkham Origins, la precuela de la saga Arkham donde jugaremos con el Batman más joven, furioso y fuerte. 

Allá por el 2009 apareció en las estanterías de las tiendas un título que, lejos de seguir la estela de anteriores videojuegos de Batman, creaba su propio estilo de juego. Se trata, claro, de Batman Arkham Asylum, desarrollado por los británicos Rocksteady, con la difícil misión de crear un producto de calidad para los fans del murciélago después del éxito de la segunda entrega en el cine de Christopher Nolan (The Dark Knight, 2008). Ya no solo se trataba de crear un buen producto de entretenimiento para los fans, sino también un gran videojuego. Y a fe que se logró.

Después de ganarse el reconocimiento de la crítica y el favor de los usuarios, en 2011 apareció la continuación de la saga, Arkham City. A diferencia de Asylum, esta segunda entrega ofrecía un escenario mucho más amplio que el primero y reforzaba las buenas ideas de su predecesor como los gráficos espectaculares, una atmósfera oscura y un buena historia.

De nuevo, Arkham City se ganó el reconocimiento de todos, servidor incluido, y nos dejó literalmente con la boca abierta. Por fin teníamos un videojuego de Batman a la altura de los mejores juegos de la consola y además con una historia que recordaba a los mejores cómics del Caballero Oscuro.

Convencidos por el buen hacer de la compañía, Warner Bros. Interactive compró el estudio de Rocksteady, y les dio un plazo para que trabajaran en la nueva generación de consolas. Mientras tanto, una nueva división con profesionales del primer nivel crearon Warner Bros. Montreal, el estudio que llevaría Arkham City a Wii U y además que crearía la precuela de la saga: Batman Arkham Origins.

El argumento de esta entrega es el mejor de la trilogía. En este caso, Máscara Negra (Roman Simone) es uno de los peces gordos del hampa de Gotham y ha puesto precio a la cabeza de Batman, en concreto, 50 millones de dólares. Para conseguir su objetivo, contrata a 8 asesinos para que durante la noche del 24 de diciembre den caza al murciélago. El primero de los enemigos al que nos tendremos que enfrentar será Killer Croc, seguido de Deathstroke, Deadshot, Copperhead, Luciérnaga, Lady Shiva, el Electrocutor y Bane, todos ellos secundados por tres clásicos, como son los ya míticos Joker, Pingüino y Sombrerero Loco.

Esa noche transcurre unos años antes de los sucesos de Arkham Asylum, donde ha tenido lugar una fuga en la cárcel de Blackgate que pretende causar el caos en Gotham. En esta entrega jugaremos con un Batman más joven, que tan solo lleva dos años luchando contra el crimen organizado en la ciudad y ya se ha ganado el temor de Máscara Negra. Además, no contará con la ayuda de Gordon porque este aún no es jefe de policía y tanto el SWAT como la policía verán a Batman como una amenaza. Los únicos aliados a lo largo de todo el juego serán el mayordomo Alfred y Bárbara Gordon.

Este Batman tendrá dudas sobre lo que hace y cómo lo hace, y en un punto del juego incluso se planteará dejarlo. Es este mismo el dilema que ya se repite en los cómics del Caballero Oscuro en sus años más tempranos.

Después de una breve introducción del juego y un tutorial camuflado en Blackgate, Batman estará preparado para luchar contra todos, y digo todos, porque todo el mundo que aparece en el juego es enemigo del murciélago.

Todos aquellos que ya hayan jugado a Arkham City verán que Origins es, en esencia, más de lo mismo: todas las dinámicas se repiten y los combates serán de nuevo los protagonistas. Warner Montreal ha decidido jugar sobre seguro y no innovar en ningún aspecto, solo mejorar los que ya existían. Por ejemplo, han añadido nuevos combos de combate que buscan aportar mucho más dinamismo. También han rescatado la idea de la Armored Edition de Wii U, esa de tener unos guantes eléctricos, y se los han puesto de nuevo al murciélago. Estos guantes son de agradecer ya que después de 15 horas de liarte a mamporros con todo el personal alegra al menos ser un poco más fuerte y terminar los combates antes.

Una novedad que nos gustaría ver en siguientes títulos del murciélago es la posibilidad de escanear el escenario de un crimen y reconstruir la historia con las pruebas que se van recogiendo de la escena. Eso nos devuelve al Batman más detective de la saga.

El escenario en este título es el más grande de toda la trilogía. Esta vez no estaremos solo en Arkham Asylum como en el primero, ni en una parte de Gotham como en el segundo, sino que dispondremos de Gotham en su totalidad, con sus barrios y fachadas. Aún así, el escenario está vacío: no hay personas caminando por la calle un día 24 de diciembre, solo hay malos a los que noquear. Esa es una pega muy grande que se puede poner a un título que cierra los lanzamientos de generación de una consola.

Los gráficos de la consola son realmente espectaculares y lleva al límite al motor gráfico Unreal Engine 3. Las cinemáticas del juego son de sobresaliente y nos invitan a soñar cómo puede ser una nueva entrega de Arkham en la nueva generación de consolas. En este aspecto han realizado un gran trabajo, ya que los edificios son imponentes y hay cientos de detalles muy curiosos como los graffiti, los póster y el diseño general de escenario y personajes.

Versión de Wii U y utilización del Gamepad.

Para este análisis decimos jugar a la versión de Wii U ya que funciona a 1080p y 60 fps, además de haber jugado recientemente a su predecesora, la Armored Edition.

Para esta versión, Warner Bros. Montreal se han ahorrado muchas molestias eliminando el multijugador online y funciones del Gamepad que sí vimos en el anterior juego. Por ejemplo, a la hora de hackear un equipo en el anterior juego Armored Edition empleabas la pantalla táctil para hacerlo, en este, es igual que en la versión de PS3 o Xbox 360, moviendo los joysticks hasta encontrar la clave.

Los bugs del juego llegan a desesperar (y si no, pasen y vean el MiiVerse porque está que arde): por ejemplo, en la batalla con Deathstroke al realizar una combinación de Batarangs y Batgarra, el enemigo se queda bloqueado y sin defenderse de los siguientes ataques por lo que puedes vencerle sin hacer prácticamente nada. Eso sí, la historia se queda parada y no avanza.

Hay casos de usuarios a los que se les ha bloqueado la partida después de 15 horas de juego debido a un bug.

Estos fallos suponemos que se deben a las prisas de terminar el juego en un año, pero que resultan inadmisibles en una nueva generación de consolas.

En definitiva, Origins es el broche de la trilogía Arkham para la generación anterior de consolas con las mismas dinámicas que su predecesora, con el mismo ambiente y con la misma sensación de juego. No innova, no arriesga y no molesta en el catálogo, por lo que supone una buena ampliación de niveles de Batman Arkham City, pero poco más.

 

Valoración.

Jugabilidad: 6,5. Las dinámicas se repiten hasta el exceso, los combates se vuelven tediosos ya que son repetitivos y abundantes. La historia, las cinemáticas y el mapa ampliado salvan al juego de convertirlo en un DLC de su precursor.

Gráficos: 9. Lleva al límite la potencia de Unreal Engine 3. Los tiempos de carga de todo el escenario son increíblemente rápidos y el nivel de detalle de cada zona del mapa es espectacular. Las cinemáticas son realmente espectaculares y hacen sentirse a uno orgulloso de haber adquirido el juego.

Sonido: 7. La banda sonora del juego es buena, muy en la línea de la anterior entrega, pero el sonido general es muy pobre. En la versión en castellano, hay personajes que hablan casi susurrando y otros que gritan. El sonido está desajustado.

Duración: 8. Una duración correcta para este tipo de aventuras. Aún así, esta duración de la historia principal se debe en muchos casos a que te piden que recorras la ciudad de norte a sur varias veces y los excesivos combates. A su favor, están las horas extra que se le pueden echar al juego después de jugar a la campaña principal para resolver los retos del Acertijo o Anarchi, y el minijuego de Alicia.

Dos años después de Batman Arkham City en Playstation 3 y Xbox 360, y uno después de su revisión para Wii U, aparece Batman Arkham Origins, la precuela de la saga Arkham donde jugaremos con el Batman más joven, furioso y fuerte.  Allá por el 2009 apareció en las estanterías de las tiendas un título que, lejos de seguir la estela de anteriores videojuegos de Batman, creaba su propio estilo de juego. Se trata, claro, de Batman Arkham Asylum, desarrollado por los británicos Rocksteady, con la difícil misión de crear un producto de calidad para los fans del murciélago después del éxito de la segunda entrega en el cine de Christopher Nolan (The Dark Knight, 2008). Ya no solo se trataba de crear un buen producto de entretenimiento para los fans, sino también un gran videojuego. Y a fe que se logró. Después de ganarse el reconocimiento de la crítica y el favor de los usuarios, en 2011 apareció la continuación de la saga, Arkham City. A diferencia de Asylum, esta segunda entrega ofrecía un escenario mucho más amplio que el primero y reforzaba las buenas ideas de su predecesor como los gráficos espectaculares, una atmósfera oscura y un buena historia. De nuevo, Arkham City se ganó el reconocimiento de todos, servidor incluido, y nos dejó literalmente con la boca abierta. Por fin teníamos un videojuego de Batman a la altura de los mejores juegos de la consola y además con una historia que recordaba a los mejores cómics del Caballero Oscuro. Convencidos por el buen hacer de la compañía, Warner Bros. Interactive compró el estudio de Rocksteady, y les dio un plazo para que trabajaran en la nueva generación de consolas. Mientras tanto, una nueva división con profesionales del primer nivel crearon Warner Bros. Montreal, el estudio que llevaría Arkham City a Wii U y además que crearía la precuela de la saga: Batman Arkham Origins. El argumento de esta entrega es el mejor de la trilogía. En este caso, Máscara Negra (Roman Simone) es uno de los peces gordos del hampa de Gotham y ha puesto precio a la cabeza de Batman, en concreto, 50 millones de dólares. Para conseguir su objetivo, contrata a 8 asesinos para que durante la noche del 24 de diciembre den caza al murciélago. El primero de los enemigos al que nos tendremos que enfrentar será Killer Croc, seguido de Deathstroke, Deadshot, Copperhead, Luciérnaga, Lady Shiva, el Electrocutor y Bane, todos ellos secundados por tres clásicos, como son los ya míticos Joker, Pingüino y Sombrerero Loco. Esa noche transcurre unos años antes de los sucesos de Arkham Asylum, donde ha tenido lugar una fuga en la cárcel de Blackgate que pretende causar el caos en Gotham. En esta entrega jugaremos con un Batman más joven, que tan solo lleva dos años luchando contra el crimen organizado en la ciudad y ya se ha ganado el temor de Máscara Negra. Además, no contará con la ayuda de Gordon porque este aún no es jefe…

Valoración

Jugabilidad - 6.5
Gráficos - 9
Sonido - 8
Duración - 7

7.6

Entretenido

Origins es el broche de la trilogía Arkham para la generación anterior de consolas con las mismas dinámicas que su predecesora, con el mismo ambiente y con la misma sensación de juego. No innova, no arriesga y no molesta en el catálogo, por lo que supone una buena ampliación de niveles de Batman Arkham City, pero poco más.

User Rating: Be the first one !
8