Entre todo el catálogo de juegos descargables de Nintendo 3DS me llamó la atención Attack of the Friday Monsters! A Tokyo Tale, un juego de Level-5 con unos gráficos que a simple vista nada tenían que envidiar a los escenarios del Studio Ghibli y su increíble Ni no Kuni.

El juego, que aterrizó en la eShop occidental a finales de julio venía acompañado de dos títulos más: Bugs vs. Tanks y The Starship Damrey. Ambos salieron junto a Attack of the Friday Monsters en un cartucho como parte de Guild02, un proyecto de Level-5 en el que colaboran otros estudios, como son este caso Millennium Kitchen y su creador Kaz Ayabe.

Attack of the Friday Monsters! A Tokyo Tale está ambientado en las afueras de Tokyo en el año 1971. Nuestro personaje, Sohta, es un niño de 10 años que se acaba de mudar a la pequeña ciudad con sus padres dueños de una lavandería. La pequeña ciudad tiene una peculiaridad: todos los viernes aparecen unos monstruos a las afueras y empiezan a luchar entre ellos.

A lo largo de esta aventura gráfica tendremos que hablar con todos los habitantes de la ciudad para descubrir el misterio de los monstruos y qué se esconde tras ellos. Poco a poco Sohta irá ganándose el respeto de los otros niños de la ciudad y también del resto de los adultos gracias a sus averiguaciones.

Dentro de esta aventura gráfica se desarrolla también un pequeño minijuego de cartas. Los niños de esta ciudad son aficionados a un juego de cartas de monstruos muy del estilo “piedra, papel o tijera”. Si pierdes al jugar contra otro pasarás a ser su esclavo y no te dará la información que necesitas para que la historia avance. Personalmente no soy muy fan de los juegos de cartas y este caso tampoco es una excepción, pero por lo menos para que la historia de Attack of the Friday Monsters avance no es necesario jugar más que un par de veces a este minijuego. Realmente, se nota demasiado que recoger los fragmentos de cartas y jugar después con ellas es un intento de alargar la duración del juego.

Como decíamos al principio del artículo, es un juego que a nivel gráfico resulta muy bonito, hasta que descubres que no tiene más de 20 escenarios pintados totalmente estáticos (avanzas de forma lateral por ellos) y que las posibilidades del juego son realmente muy lineales. Además, el punto fuerte de  este tipo de juegos suele ser también la historia, y ahí es otro punto en el que falla. La trama es bastante simple: aparecen unos monstruos cada viernes, luchan y después desaparecen. El protagonista debe descubrir qué hay detrás de este extraño suceso, pero aparte de eso, no se puede destacar mucho más.

 

Entre todo el catálogo de juegos descargables de Nintendo 3DS me llamó la atención Attack of the Friday Monsters! A Tokyo Tale, un juego de Level-5 con unos gráficos que a simple vista nada tenían que envidiar a los escenarios del Studio Ghibli y su increíble Ni no Kuni. El juego, que aterrizó en la eShop occidental a finales de julio venía acompañado de dos títulos más: Bugs vs. Tanks y The Starship Damrey. Ambos salieron junto a Attack of the Friday Monsters en un cartucho como parte de Guild02, un proyecto de Level-5 en el que colaboran otros estudios, como son este caso Millennium Kitchen y su creador Kaz Ayabe. Attack of the Friday Monsters! A Tokyo Tale está ambientado en las afueras de Tokyo en el año 1971. Nuestro personaje, Sohta, es un niño de 10 años que se acaba de mudar a la pequeña ciudad con sus padres dueños de una lavandería. La pequeña ciudad tiene una peculiaridad: todos los viernes aparecen unos monstruos a las afueras y empiezan a luchar entre ellos. A lo largo de esta aventura gráfica tendremos que hablar con todos los habitantes de la ciudad para descubrir el misterio de los monstruos y qué se esconde tras ellos. Poco a poco Sohta irá ganándose el respeto de los otros niños de la ciudad y también del resto de los adultos gracias a sus averiguaciones. Dentro de esta aventura gráfica se desarrolla también un pequeño minijuego de cartas. Los niños de esta ciudad son aficionados a un juego de cartas de monstruos muy del estilo “piedra, papel o tijera”. Si pierdes al jugar contra otro pasarás a ser su esclavo y no te dará la información que necesitas para que la historia avance. Personalmente no soy muy fan de los juegos de cartas y este caso tampoco es una excepción, pero por lo menos para que la historia de Attack of the Friday Monsters avance no es necesario jugar más que un par de veces a este minijuego. Realmente, se nota demasiado que recoger los fragmentos de cartas y jugar después con ellas es un intento de alargar la duración del juego. Como decíamos al principio del artículo, es un juego que a nivel gráfico resulta muy bonito, hasta que descubres que no tiene más de 20 escenarios pintados totalmente estáticos (avanzas de forma lateral por ellos) y que las posibilidades del juego son realmente muy lineales. Además, el punto fuerte de  este tipo de juegos suele ser también la historia, y ahí es otro punto en el que falla. La trama es bastante simple: aparecen unos monstruos cada viernes, luchan y después desaparecen. El protagonista debe descubrir qué hay detrás de este extraño suceso, pero aparte de eso, no se puede destacar mucho más.  

Valoración

Jugabilidad - 5.5
Gráficos - 8.5
Sonido - 6
Duración - 5
Diversión - 6

6.2

Mediocre

Breve, limitado y demasiado simple en su estructura, seguramente nos falten referentes de la cultura japonesa para poder apreciar esta historia, pero sus muchos defectos y su escasa capacidad de diversión restan demasiados puntos al juego como para tomarlo realmente en serio. Y el hecho de que sea descargable no debería ser excusa, ni justificación, del corto alcance de este título.

User Rating: Be the first one !
6