Después de algunos años complicados, parece que por fin Square-Enix vuelve por donde solía. Haciendo gala de un estado de forma excelente, y con A Realm Reborn viviendo una segunda juventud en Internet, pronto verán la luz la tercera entrega de Final Fantasy XIII, Lightning Returns (febrero), seguida del esperadísimo remake de Final Fantasy X/X2 (marzo), para Playstation 3 y  Ps Vita. A todo esto se suma el hecho de que hay muchas posibilidades de que 2014 se cierre con el estreno de la saga en la octava generación, si finalmente se confirma, como todo parece indicar, que en Navidades llegue a Japón Final Fantasy XV para Playstation 4 y Xbox One. De ser así, podemos afirmar sin rodeos que 2014 puede ser el año de Square-Enix.

Hay que recordar que estamos ante una compañía acostumbrada a arrasar desde finales de los 80 y durante toda la década de los 90 con unos productos sin mácula, ejemplos perfectos del rol clásico sin fisuras de ninguna clase. La mecánica básica de los juegos de estas dos décadas consistía en formar un un grupo de héroes que debía enfrentarse a una gran amenaza que había puesto en jaque su universo. Cada uno de ellos está ambientado en mundos completamente distintos, a pesar de los múltiples guiños de unos a otros que tienen en los simpáticos chocobos una seña de identidad propia.

El concepto de rol se basa en sistema de combate por turnos donde asumimos el papel de los soldados de nuestro equipo, a los que asignamos armas, hechizos u objetos que podemos ir mejorando conforme avanzamos. A mayor número de combates, más experiencia y posibilidades de llegar al enemigo final con opciones de plantarle cara.

ffvii

Los seis primeros juegos de la compañía llevaron, además, el distintivo de Nintendo, por lo que muchos llegaron a pensar que se trataba de un juego-franquicia como Mario o Zelda. Nada más lejos de la realidad. Por mucho que Final Fantasy I, II y III vieran la luz en NES (1987-1990) y Final Fantasy IV, V y VI hicieran lo propio en Super Nintendo (1994-96), lo cierto es que Square siempre quiso conservar su independencia y su obsesión por el detalle y la perfección al margen del sistema para el que aparecieran sus juegos, algo que quedó demostrado con el salto generacional siguiente.

El punto culminante de esta trayectoria podríamos fijarla en 1997 con el estreno de Final Fantasy VII, un juego que cautivó a toda la generación de Playstation 1 con su espectacular puesta en escena, en especial en unas secuencias CGI que a partir de entonces se convirtieron en marca de la casa. La importancia de este título es capital para entender la victoria de un sistema sobre aquel otro, de Nintendo, para el que Square siempre había programado en exclusiva pero que se negaba a incorporar el sistema de CD a su hardware. Esto dificultaba enormemente comprimir la cantidad de vídeos e información, por lo que finalmente el proyecto de llevar el juego a Nintendo 64 fue cancelado y, quizá, con ello se marcó el rumbo del éxito futuro de Sony.

final-fantasy

Sea como fuere, lo cierto es que con una periodicidad de dos años fueron apareciendo las siguientes secuelas (Final Fantasy VIII y IX (1999, 2000), que llevaron la consola a su límite. En 2001, Final Fantasy X acarició de nuevo las mieles del triunfo en la flamante Playstation 2, con una entrega que si bien dividió a su comunidad de fans más hardcore, seguía manteniendo el encanto de siempre y un elenco de personajes inolvidables. A ello se unió, claro, el bombazo inesperado de Kingdom Hearts, que propició una secuela poco después.

Los problemas para esta franquicia comenzaron con el estreno del multijugador masivo online Final Fantasy XI (2002), que nunca funcionó como sus desarrolladores esperaban y condicionó la salida de una secuela casi diez años. En ese lapso de tiempo, se lanzaron al mercado una meritoria segunda parte de Final Fantasy X-2, con muchas novedades en el apartado de combate, y el también magnífico Final Fantasy XII (2006), el último juego exclusivo para una consola de Sony y que ponía fin a diez años de intensa colaboración codo con codo. Marcado por la polémica enfermedad de su director, que obligó a la compañía a sustituirlo por otro que tomó drásticas decisiones en el tercer acto, este juego está llamado a ser uno de los más grandes misteriosos desarrollos de Square-Enix, algo que, no obstante, no impidió disfrutar de un espectáculo audiovisual absolutamente sensacional. Polémicas finales al margen, se trata de uno de nuestros favoritos de la saga, con diferencia.

Image converted using ifftoany

De ahí pasamos directamente al desarrollo del siguiente juego, y de nuevo, a la controversia. Y es que a pesar de que la entrega número 13 estaba pensada también como exclusiva, problemas con las licencias obligaron a romper el acuerdo y a convertir el título en multiplataforma, algo que benefició a los usuarios de Xbox 360. Lanzado al mercado occidental en marzo de 2010, Final Fantasy XIII fue recibido con frialdad por parte de una comunidad global de jugadores que no entendió los motivos de la excesiva linealidad del título, y que no terminó de empatizar con su grupo de protagonistas como sí había hecho con juegos anteriores. Este hecho fue determinante para que el título no terminara de funcionar correctamente en ventas (a día de hoy sus ventas se cifran en torno a los 6 millones, por debajo de lo que seguramente esperaba su compañía).

El problema es que el motor gráfico Crystal Tools Engine, creado específicamente para este juego,  tenía tal potencial que sus creadores no se resistieron a darle alas a la fábula Nova Crystalis, en la que está ambientado el juego. Así, se anunciaron varios títulos para PSP y Playstation 3, el último de los cuales, Versus XIII, fue la gran esperanza exclusiva hasta que finalmente pareció caer en el olvido. La saga XIII recibió, eso sí, una muy digna segunda parte que trataba de mejorar los aspectos criticados en el anterior, dando un mayor peso a la libertad de exploración y optimización de los personajes, y fue anunciada la llegada de una tercera entrega para 2014. La situación de la franquicia se complicó aún más con la salida al mercado de Final Fantasy XIV, de nuevo como multijugador online para PC, y que hubo de ser reinventada de nuevo bajo el título de A Realm Reborn dadas las escasas cifras de ventas y jugadores del título.

final-fantasy-13

Toda esta situación cambió radicalmente en el pasado E3, cuando se anunció la reconversión de Versus XIII en Final Fantasy XV, así como el lanzamiento del esperadísimo Kingdom Hearts III. Ambos títulos son la punta de lanza, junto con el remake de la décima entrega, que pueden devolver a esta saga, y a su compañía, al puesto de honor que quizá nunca debieron perder. La expectación que gira en torno a ellos es muy grande, y son muchas las ganas de ver de lo que es capaz Playstation 4 y Xbox One en manos de unos desarrolladores que, al fin, parecen haberse quitado de encima la larga sombra del antiguo director de su franquicia estrella, Hironobu Sakaguchi, en aquellos tiempos de gloria que, esperemos, se vuelvan a vivir pronto.

Para celebrar este 2014 de Square-Enix, El Rincón del Píxel irá publicando análisis de todos los juegos que hemos completado de sus franquicias más consagradas. Mes a mes, podréis leer los análisis de los siguientes juegos:

  • Final Fantasy IX
  • Final Fantasy X
  • Kingdom Hearts
  • Final Fantasy XII
  • Final Fantasy XIII
  • Final Fantasy XIII-2
  • Lightning Returns (*)

final-fantasy-xv-21314-1920x1080